Todos los países han infravalorado el Covid19 en algún momento, España no ha sido la excepción.

China solo infravaloró el Covid inicialmente. Poco después de admitir que tenían un problema serio China reaccionó de forma contundente.

A partir de ese momento se ha tomado el Covid19 muy en serio y con una contundencia que debería haber servido de referencia a otros muchos países  de Europa y América. Véase la Estrategia Covid Cero seguida por China, Taiwan, Nueva Zelanda, Corea del sur, Singapur y Vietnam, etc.

Salvo en el este de Asia, la mayoría de los países sistemáticamente han infravalorado esta amenaza con graves consecuencias.

Evolución de la pandemia Covid19

El virus se está adaptando y su peligrosidad está aumentando

El mayor problema de no haberse tomado en serio la Pandemia es que la cantidad de virus en circulación en todo el planeta aumenta sin control y con ello aumentan las probabilidades de mutaciones adaptativas que aumentan cada vez más su capacidad de propagación.

De hecho, la mutación que está arrasando en Gran Bretaña y que España ni siquiera intentó detenerla en las fronteras, consiste entre otros efectos, en hacer que las personas,  niños incluidos, desarrollen una mayor carga viral en su organismo convirtiéndolos en un vehículo de transmisión del virus mucho más efectivo.

Conocida como B117 (o también VUI-202012/01), la nueva cepa ha causado un aumento sin precedentes en el número de casos en Reino Unido y se ha convertido en la variante predominante en los últimos meses. Se caracteriza por la presencia de un conjunto de 14 mutaciones.  Una de ellas le permite al virus unirse mejor a una proteína en la superficie de las células humanas, facilitando así mayor tasa de infección a partir de una exposición al virus menor.

El efecto positivo de las vacunas puede tardar en llegar

Las vacunas no van a ser el fin de la pandemia. La vacunación se completará mucho antes en los países más desarrollados. Por ello el virus continuará adaptándose en los países donde las vacunas no lleguen. El virus va a tener años para continuar adaptándose.

Probablemente el virus siga mutando y se adaptará en la medida de lo posible a nuestras acciones defensivas mientras desgasta la economía y la resistencia del personal sanitario que ya acusa situaciones de estrés, que están derivando en problemas de salud mental. Es una situación preocupante.

Claves de la evolución adaptativa del Covid19

En esta evolución adaptativa del virus, su letalidad no tiene porque empeorar ya que eso no representa una ventaja para el virus. En todo caso, sería a revés. Es decir, una letalidad baja es ventajosa para el virus.

El problema es que en el caso del Covid19 esto no sería tan importante. El hecho de aumentar su contagiosidad sí será algo que el virus va a conseguir mucho antes de empezar a reducir su letalidad (porcentaje de muertes entre el número de casos diagnosticados). Esto será así porque la cifra actual de letalidad, se puede considerar muy baja en comparación con la de oros virus.

La Letalidad del Covid19 estaba en torno al 1% inicialmente y actualmente ha bajado al 0,4% gracias a la mejora de los tratamientos. En cualquier caso, decimos que es una letalidad baja porque hay algunos virus que tienen una tasa de mortalidad cercana al 100%.

Las mutaciones adaptativas del Covid19 ya son un problema grave que podría continuar empeorando. Hoy mismo mientras escribo este artículo leo lo siguiente:  Estados Unidos detecta dos nuevas cepas del coronavirus aún más contagiosas; reunión urgente de la OMS

La primera de estas dos cepas ha mutado de manera similar a la mutación que se ha extendido por el Reino Unido, pero la otra es una variante que no se había visto hasta la fecha y que en Columbus, capital del estado de Ohio, se ha convertido en la dominante en tan solo unas semanas. Es un dato muy malo.

Recomendaciones vs prohibiciones.

A la población no se la puede decir que con la vacuna estamos al principio del fin, porque su natural optimismo le llevará a bajar la guardia y el escenario de prudencia cambiará a peor. La prudencia en la población o en su defecto el miedo, es lo que hace que actuemos de forma responsable para contener el virus.

En ausencia de ese miedo, si algo no se prohíbe, se ignoran las recomendaciones incómodas.  Lo estamos viendo día tras día.

Se está asumiendo que lo que no se prohíbe está permitido haciendo oídos sordos de las recomendaciones. El número de insensatos que actúan de esa forma, justifica sobradamente los malos resultado del control de la pandemia. Es algo que tiene remedio, pero que tiene un coste político. No queremos ver que esto es parecido a una guerra.

Los políticos son expertos tirando balones fuera y sacudiéndose las responsabilidades de sus decisiones. Esto resulta especialmente fácil en un clima de crispación política brutal como el que padecemos.  Este es el caso de España donde la sanidad no tiene un único responsable sino que está transferida a las autonomías.

Ser realista no está de moda. Está de moda el autoengaño, y la autocomplacencia.

infravalorar el virus desde el momento cero y tratarnos como si la fragilidad emocional de la población fuera la de niños de 3 añitos solo es bueno para el virus.

Uno de los sectores perjudicados con graves consecuencias para el futuro es el de la educación.

Mirando al futuro postpandemia

Es difícil pronosticar cuando llegará eso, hay mucha incertidumbre todavía pese a la aparición de las prometedoras vacunas. No es el momento de triunfalismos  La OMS alerta que el segundo año de la pandemia «podría ser incluso más difícil»

Cuando la presión sobre las economías occidentales empiece a remitir estas habrán cambiado profundamente debido a la destrucción de los sectores más sensibles a los cambios derivados de esta crisis sanitaria y son muchos los sectores afectados.

A la hora de mirar hacia el futuro hay que hacerlo sin dar la espalda a las previsiones más desagradables. Hay que esperar lo mejor, pero siempre conviene estar preparados para lo peor. Esto es algo que los políticos no están haciendo. Se protegen a ellos mismos con la excusa de protegernos emocionalmente.

Hay un país que no actúa así. China continúa haciendo las cosas bien y la mayoría de los países continúan sin tomar las decisiones dolorosas que tienen que tomar para controlar el virus.

El modelo Chino dentro de unos años podría intentar imponerse en otros países debilitados en detrimento de la democracia.

Las tensiones políticas por la destrucción de los actuales equilibrios de poder entre superpotencia podrían llevarnos a un conflicto grave entre grandes potencias con consecuencias imprevisibles.

Si las consecuencias de la caída del muro de Berlín furon importantes, no quiero pensar cual puede ser el alcance de nuevos desequilibrios entre superpotencias en un contexto de mayor inestabilida política, social y económica.

Hablo de un escenario hipotético, pero podríamos llegar en algún momento a un conflico bélicto mundial.

Se infravalora constantemente la gravedad de las consecuencias de esta pandemia y del cambio climático. No se valora la estabilidad ni la sostenibilidad. La política solo se enfoca en la productividad y el crecimiento económico.

Hemos buscado el éxito sin sacrificios importantes y por los resultados que estamos teniendo es fácil comprender que deberíamos haber aceptado algunos sacrificios mayores a los que hemos aceptado.

Confinamientos domiciliarios totales.

Lo único que hasta la fecha ha demostrado una eficacia importante para controlar la Pandemia han sido los confinamientos domiciliarios totales con excepción de los servicios esenciales.

Hay que decir que poner como excusa el preservar la economía es ignorar que lo que mejor preserva la economía es llevar los niveles de contagio al mínimo y mantenerlos en esos niveles con unas medidas algo más suaves que no permitan retrocesos significativos.

En Irlanda, tras alcanzar los 250 casos por 100.000 habitantes y ante la ineficacia de medidas más laxas confinó a todos los habitantes en sus casas el pasado 21 de octubre. Solo tres semanas después los ha bajado a menos de la mitad, 120 casos.

No se está infravalorando el coste de los confinamientos. Lo que ocurre es que las muertes representan pérdidas irrecuperables. Cuanto antes controlemos la pandemia mejor en todos los sentidos.

Como salvaguardar la economía.

En esto hay que entender que determinadas actividades económicas por su especial interacción social resultan especialmente peligrosas en tiempos de pandemia y posiblemente, hagamos lo que hagamos, no se podrán salvar de un fuerte descalabro económico que costará bastante superar.

No se puede tratar a los sectores económicos con equidad cuando unos son totalmente inocuos y otros son todo lo contrario.

Dado que la apertura y cierre de los negocios conlleva gastos extra, lo que habría que diseñar son planes de actividad económica sostenibles. Me refiero a planes que permitan a los empresarios tener claro a que deben enfrentarse sin estar sujetos a una sorpresa desagradable tras otra y sin previo aviso.

Los cambios continuos de criterio son muy perjudiciales para la economía y está ocurriendo que las temporadas con oportunidades económicas están sirviendo de excusa para abandonar lo planes de contención de la pandemia.

El insuperable ejemplo del modelo Chino para enfrentarse a la pandemia

El mejor ejemplo de actuación correcta para la protección de la economía es el de China. La actividad económica en China viene totalmente condicionada por los niveles de infección y hasta que no se recuperan unos niveles aceptables no se da el siguiente paso.

Cada paso de apertura de la actividad económica se hace desde la prudencia absoluta y con un férreo control de la pandemia mediante un elevado número de Tests.

La actividad económica China al comienzo de la pandemia sufrió un durísimo golpe, pero el gobierno chino no se amedrentó.

Las durísimas medidas de confinamiento para controlar el virus, combinadas con algunos los estímulos del gobierno funcionaron.

La economía China ahora juega en una liga diferente a la del resto de países afectados severamente por el Covid19. Economía china: 4 claves del notable crecimiento del país asiático tras los cierres por la pandemia. No hemos aprendido absolutamente nada.

Covid 19 y la falsa dicotomía salud vs economía

Aquí las visiones simplistas y equivocadas no vienen ni de los grandes empresarios ni de los sanitarios. Vienen principalmente de los pequeños empresarios, de los ciudadanos, de los políticos y de un tratamiento informativo deplorable de la información sobre la pandemia. El Círculo de Economía reclama una inversión masiva en sanidad

El Círculo de Economía tiene claro que ahora lo prioritario y lo urgente, es una inversión masiva en los sistemas de salud, después de comprobar que la pandemia del Covid ha aflorado déficits estructurales.

La competencia por la atención en los medios de comunicación derivan en falta de rigor y amarillismo. Esto es un veneno para el control de la pandemia que depende en gran medida del grado de responsabilidad ciudadana.

El ciudadano necesita estar motivado para aguantar situaciones duras pero muy necesarias y se está consiguiendo lo contrario.

Los políticos intentan hacer un uso partidista de la crisis y fomentan estos falsos dilemas  Una pandemia de falsos dilemas que polarizan y confunden a la población

Poner límites a un derecho para salvaguardar otros, siempre ha sido problemático, pero la legalidad que es útil en tiempos de normalidad no lo es ni en tiempos de guerra ni en tiempos de grandes epidemias.

Lo digo de esta forma porque en muchos aspectos las pandemias de este calibre son una guerra totalmente asimétrica entre dos o más especies.

Yo creo sin ánimo de exagerar que conviene verlo así.

Claves políticas en España para una mala evolución de la pandemia

En mis artículos anteriores cargué contra Fernando Simón por su forma de infravalorar la pandemia sistemáticamente.

Ahora mismo creo que su papel ha sido el de funcionario obediente al servicio de las necesidades de un partido que ha mantenido oculto al equipo de técnicos en los que se escuda para tomar las decisiones potencialmente conflictivas.

Que descubramos que la cabeza de ese equipo de técnicos que están asesorando al gobierno sea el propio Fernando Simón, unido al tipo de decisiones que se han ido tomando en determinados momentos clave, hacen sospechar que la pandemia en realidad se gestionó con criterios más políticos y partidistas  que científicos.

Me temo que esto es lo que está pasando en la mayoría de las democracias.

Lo sensato habría sido optar por un equipo independiente de los mejores profesionales para asesorarse sobre la pandemia.

Hay que advertir que el caso español es uno de tantos ya que son muchos los países que han gestionado mal la crisis.

No sirve de consuelo que otros países también lo hicieran mal. Las responsabilidades son para unos gobernantes que les tocó bailar con la más fea de las situaciones y no estuvieron a la altura de las circunstancias. Ya sé que suena bastante duro pero hagamos un resumen.

Primera ola:

La primera ola nos llegó desde Italia, tuvimos tiempo de pararla y no se quiso hacer alegando motivos de obediencia a Bruselas. Las consecuencias fueron inmediatas.

También se alegó desconocimiento. Las cifras reales de muertes por Covid19 superaron en mucho las admitidas oficialmente. Se puso fin a la primera ola con una contención domiciliaria dura, que más tarde fue dilapidada en la segunda ola.

Segunda ola:

En la segunda ola teníamos medios para hacer prevención, pero no solo no se hizo lo suficiente, sino que tampoco se quiso hacer lo que tocaba para mantener la pandemia bajo control para así no perjudicar al turismo en la época veraniega.

Así pues, se anticipó la llamada desescalada actuando con mucha precipitación. La prometida nueva normalidad quedó en nada, si acaso quedó en una nueva ola.

Tercera ola:

En España estamos ya en una tercera ola que empezó antes de que la segunda ola fuera doblegada totalmente.

En esta tercera ola, me temo que tampoco se ha querido hacer una contención adecuada a la situación de la pandemia.

El motivo esta vez es que se relajaron las medidas para no aguar las fiestas navideñas con consecuencias electorales nefastas que eso tendría en un contexto de precampaña electoral para las elecciones catalanas.

El propio ministro de sanidad decepcionó a sus votantes ya que su cartera de sanidad fue un mero ardid para ganar notoriedad y así preparar su candidatura a las elecciones catalanas.

Estamos actualmente en una situación en la que las comunidades autónomas tienen transferidas sus competencias para enfrentarse a la Pandemia mientras que el gobierno central desatiende sus requerimientos negándoles la capacidad de hacer un confinamiento total.

Es algo que las comunidades autónomas no pueden hacer hasta que no se cambie el estado de alarma actual por otro.

El gobierno central ha transferido las competencias para la gestión de la pandemia, pero lo hizo dejando las manos atadas a los gobiernos autonómicos para poder acometer las medidas más urgentes, más duras y necesarias.

No hemos alcanzado la cumbre de esta tercera ola y ya se anuncia que se colapsarán los servicios sanitarios lo que repercutirá en un aumento de la mortalidad.

No sabemos cuando terminará esta ola ni cuando lograremos vacunar a un 70% de la población para consiguir la inmunidad de rebaño y lograr contener la pandemia.

Actitudes irresponsables

El confinamiento nos afecta a todos de una forma muy dura, pero esto no puede servir de excusa para los desertores de las responsabilidades sociales en tiempos de pandemia. Estamos en guerra lo queramos admitir o no.

La legislación actual en materia de derechos humanos no contempla la excepcionalidad de una pandemia como el Covid19 aunque un poco de sentido común habría bastado para darse cuenta que garantizar una serie de derechos de las personas a costa de su derecho a la vida no tiene ningún sentido.

A una persona fallecida por no garantizarle su derecho a la vida le sobra cualquier otro derecho que se hiciera valer para justificarlo.

Creo que las personas que invocan esos otros derechos, (que son limitados en tiempos de pandemia), son personas egoístas, insensatas e irresponsables porque no se sienten amenazadas por la pandemia y defienden su parcela de derechos sin tener en cuenta lo importante.

Lo más importante es que la Pandemia, de una forma u otra, nos está afectando y no seguirá afectando gravemente a todos si no priorizamos el control absoluto de la expansión de la infección.

Los avances médicos no solo en materia de vacunas y en control pandémico está siendo espectaculares pero lo peor que podemos hacer es volver a infravalorar a nuestro enemigo por enésima vez.  Falta mucho por hacer.

El paralelismo bélico

Comprendo que este paralelismo sea muy impopular, pero a mí no me parece desacertado.

Yo en este artículo he preferido calificar esta crisis sanitaria mundial  de guerra. Lo hago así sin ánimo de exagerar, y más que nada por no infravalorar su peligrosidad.

El evitar usar la palabra guerra para esta terrible pandemia no va a suavizar sus efectos y haríamos bien en considerar que estamos siendo atacados sin cuartel por una especie de  Coronavirus denominada SARSCoV2.

No es una guerra de bombas y tiros, no es una guerra con barcos ni aviones, no es una guerra entre humanos, pero es una guerra terrible, que en este momento ha matado oficialmente a dos mil millones de personas en todo el mundo y a más de cincuenta y tres mil en España.

Es una guerra que está destruyendo nuestra economía. Es una guerra en la que hemos  pecado de confiados. Hemos pensado desde el primer que estábamos a punto de ganarla y seguimos haciéndolo.

Nota (22-enero-2021) Más comentarios desafortunados de Fernando Simón.

Aquí tenemos dos declaraciones contradictorias sobre la cepa británica de F.Simón con solo 8 días de diferencia:

  1. “… en caso de tener algún impacto será marginal, al menos en nuestro país”
  2. “Si se cumplen las expectativas estaríamos esperando que fuera una cepa dominante en el mes de marzo”

La consecuencia de esto es que no se hizo el esfuerzo debido por intentar contener en la medida de lo posible la entrada del Covid19 desde los países más afectados por esta nueva y peligrosa cepa.

Tampoco me parece casual que la población se desconecte de las recomendaciones del gobierno que se escuchan el televisión y en otros medios saliendo por boca de un incompetente que se presenta como experto diciendo toda clase de sandeces surrealistas y contradicciones flagrantes sin pudor ninguno.

Fernando Simón ha conseguido destruir la confianza de la gente en la gestión del Covid. Con ello la gente se vuelve más desconfiada, más irresponsable, más egoísta y más idiota. Las noticias de eventos y fiestas estúpidas que no respetan norma alguna ya han dejado de ser noticia por su frecuencia con consecuencias letales para muchas personas.

Este tipo de comentarios de Fernando Simón no es nuevo. La hemeroteca engorda con las frases de Fernando Simón que sigue en su puesto haciendo más mal que bien. Por poner algunos ejemplos.

Un tuitero hace un gráfico que relaciona las declaraciones de Fernando Simón con la evolución de la pandemia

Frases de Fernando Simón en su contexto cronológico de la pandemia

Frases de Fernando Simón en su contexto cronológico de la pandemia

Los datos de la incidencia acumulada a lo largo del tiempo no dejan en buen lugar las predicciones efectuadas en cada momento por el epidemiólogo.

La curva a día de hoy sigue subiendo casi en vertical y refleja una situación terrible, pero el gobierno no permite endurecer las medidas de confinamiento.

Para ilustrar la larga lista de frases recogidas por la hemeroteca incluimos un par de vídeo con una selección de frases desafortunadas:

Nota (24-febrero- 2021) cambios estratégicos prometedores en la lucha contra el Covid19.

Joe Biden se queja de la infravaloración de la pandemia por parte de su predecesor.

Estados Unidos supera las 500.000 muertes por la covid-19
“Más estadounidenses han muerto en esta pandemia que en la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Vietnam juntas”, dice Joe Biden en un mensaje desde la Casa Blanca.

Parte de la población ya se ha vacunado, y las estrategias anti-covid van siendo cada vez más enérgicas y rigurosas.  Bajar el nivel de contagio mucho más rápido empieza a ser considerado como algo muy necesario por la amenaza de la aparición de nuevas cepas.

La OMS establece las recomendaciones de desescalada necesarias para los países europeos
La pandemia se encuentra en diferentes puntos en los distintos países europeos y, ante el objetivo de muchos de ellos de inicia la desescalada, la OMS establece una serie de normas que todos deben cumplir.