Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

Un par de socios del club de los ambiciosos.

Ya estamos acostumbrados a ver, a todo tipo de ambiciosos  alcanzar toda clase de puestos de relevancia donde ejercen su desmedida ambición.

La Ministra Ángeles González Sinde, el señor Teddy bautista, y el señor Cesar Alierta, son buenos ejemplos de ello. De Ángeles ya he hablado bastante últimamente, para no ser demasiado cansino hablaremos de los otros de los cuales también tenemos que defendernos.

¿Cómo consiguen los ambicioso hacerse con tanto poder?

Puede que alguien tenga la respuesta, yo no. La valía, tal como yo la entiendo, no parece que tenga que ver. Para mí una persona arrogante y prepotente renuncia a los valores más importantes de los que puede hacer gala una persona. Estos indivíduos, son hábiles manipulando a otros, y acumulando poder, pero eso no dice mucho a favor de la sociedad que les consiente hacer eso ¿verdad?

Autoritarismo, mentira y opacidad, son las herramientas favoritas de este tipo de gente que son capaces de casi todo sin apenas un alarde de inteligencia o de valía personal.

Estamos transmitiendo valores equivocados. Tanto tienes, tanto vales, es el peor de todos. En España tenemos un sistema educativo dominado por la banderita ideológica de la disciplina cero, y la falta de exigencia, eso no ayuda a fomentar buenos valores.

Eso no es todo, España es víctima de un retraso tecnológico en el cual, tiene bastante que ver nuestro retraso en la oferta de conexiones rápidas a Internet a precios asequibles como en otros países.

Unos países han comprendido que abaratar el acceso a Internet aumenta la productividad, y otros países como España han comprado la propaganda de los ambiciosos, y sólo han visto la oportunidad de negocio para los amiguetes de turno.

Alimentar a los ambiciosos es una mala práctica porque estos son insaciables. Estos ambiciosos no se cortan un pelo en hacer propuestas esperpénticas. A fin de cuenta, cuando hablan con la gente no ven personas. Imaginan que somos todos unos cabezas huecas con una calderilla en nuestros bolsillos a la que creen tener derecho.  Supongo que cuando un pastor mira a su rebaño cargado de una hermosura de lana siente lo mismo. La diferencia es que las personas no necesitamos ser esquiladas.

Hablamos de gente que prospera relacionándose con otra gente tan ambiciosa como ellos. Me refiero a los políticos, a los grandes financieros, y gente así, que son los que nos han llevado a la actual, y todos ellos nos ven de la misma forma.

El esfuerzo para salir de la crisis no lo van a pagar ellos. Ellos, aunque pierdan algo, aumentarán el diferencial de riqueza que es lo que les pone cachondos.

Para ellos somos como borregos, o como  mindundis a los cuales se les puede meter la mano en el bolsillo con cualquier pretexto estúpido.

Se trata de un duelo entre unos pocos poderosos y una multitud impotente que paga los excesos de los primeros. Siempre ha sido así, pero antes se hacía con más disimulo para evitar la reacción de la plebe. Ahora ya no hay disimulo que valga.

Un primer retrato de un personaje de estos lo ofrece Enrique Dans:

Alierta y la neutralidad de la red (E.Dans)

 

César Alierta

 

César Alierta ha manifestado su absoluto desprecio por el concepto más importante de Internet: la neutralidad de la red. Reconocida hasta por el propio presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, como la piedra angular que define la naturaleza de Internet, la neutralidad de la red ya no es un concepto sujeto a discusión, sino una palmaria evidencia, un axioma fundamental: sin neutralidad, Internet deja de ser Internet, y pasa a ser otra cosa. La pretensión de Alierta de “cobrar a los motores de búsqueda” como si eso fuese posible sin desnaturalizar completamente la esencia de lo que Internet es y representa solo puede explicarse recurriendo a la ignorancia – o a la estupidez.

http://www.enriquedans.com/2010/02/alierta-y-la-neutralidad-de-la-red.html

Enrique lo peor de todo es que son los estúpidos los que dominan siempre, porque no les interesa aprender nada, ni ser útiles. Solo les interesa poseer, y eso les hace asociarse en un club de estúpidos demasiado poderoso. La Wikipedia también deja una interesante entrada sobre el personaje: http://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A9sar_Alierta

El segundo retrato podéis verlo en Internautas.org.

La ambición de Teddy
(LA OTRA CARA DEL HOMBRE MÁS IMPOPULAR DE ESPAÑA)

Teddy Bautista

Teddy bautista

TRAS ARRASAR CON LOS CANARIOS, se reinventó como prestigioso gestor cultural. Sin embargo, su endiosamiento ha hundido a la SGAE en su peor crisis. Reconstruimos el auge y caída de Teddy Bautista, el ogro de los internautas.

A Teddy siempre le ha gustado verse como el Mesías que rescató de la ruina a la industria cultural española. Pero, a la vista de los acontecimientos, parece inevitable que pase a la historia como el Judas que hundió la reputación de los artistas.

http://www.internautas.org/html/6000.html

Estos personajes se van convirtiendo en caricaturas de sí mismos a medida que se hacen poderosos, y haremos mal en no pararles los pies, porque como ya dije alguna vez, toda mala situación es susceptible de empeorar.

Anterior

¿Cómo obtener con Gimp una ilustración artística partiendo de una foto? (tutorial)

Siguiente

Político + vaso de agua + aparato enchufado = peligro.

2 Comentarios

  1. La fábula de Uguel y Fónico en el Reino de Weblandia http://wp.me/pNhN0-4R

  2. admin

    http://www.venturatis.com, estuve a punto de valorar tu comentario como Spam. Suerte que decidí leer la fábula, que por suerte me interesó. Este tipo de comentarios sin una relación fehaciente con el artículo suelen ser acertadamente tratados como Spam. Yo no tengo problema alguno en regalar enlaces a otros sitios si el tema tratado tiene relación con los temas tratados en este Blog.

    Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén