Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

Etiqueta: propiedad intelectual Página 2 de 4

Leyes para protección de la propiedad intelectual, con capacidad de destruir la biodiversidad.

El disparate es tan descomunal que cuesta creer que sea verdad. En Meneame existe un importante debate sobre la interpretación y el alcance de la noticia.

Francia restringe el derecho a cultivar las propias semillas

Esta ley quiere obligar a los agricultores a comprar semillas protegidas por los derechos de propiedad al impedir que utilicen las semillas producidas a partir del cultivo (semilla guardada). El texto propone que se permita el cultivo de semillas de 21 especies sólo a cambio del pago de regalías a la industria, y para prohibir la práctica de todas las demás especies.

La gente en Meneame no tienen claro que se trate de transgénicos, pero ni los híbridos ni las razas artificiales obtenidas por selección, como las razas de perros, gatos o las variedades artificiales de flores, o peces ornamentales, se pueden patentar. Si son patentables son transgénicos.

La única duda que tengo es ¿A qué se refieren con semilla guardada? yo creo que si no se añade nada en el texto hay que entenderlo en su sentido más amplio. Cualquier tipo de semilla guardada.

Compruebo que varios de los artículos que están saliendo para denunciar esta barbaridad, abordan el tema desde el punto de vista de los derechos de los agricultores, y de la avaricia de la industria de los derechos de la propiedad intelectual.

Cualquiera de esos dos puntos de vista bastaría para calificar el asunto como extraordinariamente grave que denota que las democracias funcionan como cleptocracias al servicio del gran capital, pero no tengo la menor duda de que existe un punto de vista que es incluso más importante que este, por su efecto destructivo de forma irreparable sobre la biodiversidad.

Esta ley es producto la cretinez infinita de algunos políticos con delirios de grandeza, y del afán de latrocinio con igual medida de los mismos. Una cosa no está reñida con la otra.

Intentaré ser menos visceral y más didáctico.

Explicando el daño a la biodiversidad:
Las semillas tradicionales son fruto de una selección secular y empírica realizada desde los comienzos de la agricultura. Gracias a ella se han ido eligiendo las variedades que daban mejor resultado en detrimento de otras variedades naturales, (cosa ya constituye un nivel de perjuicio importante para la biodiversidad). Pero las VAR, sujetas a derecho de propiedad intelectual, son semillas modificadas genéticamente (transgénicos) para dar un rendimiento mayor en cualquier sistema ecológico.

Sin embargo, para que esas semillas tan especiales den ese máximo rendimiento, se necesitan unas condiciones muy especiales para su cultivo: abonos químicos especiales nada baratos, pesticidas concretos nada baratos, y herbicidas también concretos y nada baratos. Esto crea unas necesidades de inversión muy importantes en los agricultores que optan por estas modalidades de cultivo.

Si falta alguno de esos requisitos, la cosecha cae por debajo del rendimiento habitual. Esto implica que la producción agrícola con esas semillas necesita grandes inversiones.

Por si fuera poco, se sabe que la naturaleza ha reaccionado creando cepas de malas hierbas que son resistentes a esos herbicidas de uso imprescindible. Ya hay países que han prohibido el uso de transgénicos porque estos habían dejado de funcionar y estaban creando pérdidas inmensas al campo. También han aparecido fenómenos alérgicos en la población y otra serie de problemas nuevos desconocidos en la agricultura tradicional.

Recientemente denuncié el riesgo del uso de transgénicos tanto para la salud de los que los consumimos, como para los ecosistemas naturales, y para la agricultura.

Los transgénicos. Una tecnología peligrosa.
Me entero de que China va a interrumpir durante cinco o diez años cultivos de transgénicos de trigo, arroz, y soja. Los resultados de los transgénicos no han sido los esperados.
[…] Uno de los principales argumentos que da esta industria es el hecho de que basta usar un solo herbicida. Las ventas del herbicida Round Up subieron estrepitosamente, pero la aplicación masiva de un solo herbicida está conduciendo a la aparición de malezas resistentes que terminan apoderándose del cultivo, perdiendo el transgénico su mayor ventaja.
[…] Jugando a la ruleta rusa con los efectos colaterales:
Nos comportamos como aprendices de brujos cuando menospreciamos la sabiduría que encierra el patrimonio genético de nuestro planeta, adquirido durante millones de años de evolución. Jugamos a ser dioses, y de vez en cuando nos damos cuenta de que una especie, o toda una familia de ellas, empieza a sufrir problemas de enfermedades, por hongos, o virus, etc. Me estoy refiriendo a algunas pandemias graves que han aparecido en todo el planeta, y que ocurren sin un motivo claramente identificado pero que podrían tener relación con nuestra industria y la forma agresiva de usarla en los ecosistemas.

Desde organismos como la ONU se trabaja por paliar los enormes peligros derivados de los continuos ataque a la naturaleza por parte del hombre.

Conferencia sobre Biodiversidad de ONU finaliza con acuerdo.

“Este acuerdo reafirma la necesidad fundamental de conservar la naturaleza como la base de nuestra economía y nuestra sociedad”, dijo Jim Leape, director general de WWF Internacional.

“Los gobiernos enviaron un fuerte mensaje de que proteger la salud del planeta tiene un lugar en la política internacional y que los países están listos para unir fuerzas para salvar la vida en la Tierra”, añadió.

El próximo encuentro de los 193 países que firmaron la Convención de la ONU para la Biodiversidad será en 2012 en India.

Esto es una buena noticia pero si luego cada país hace lo que le da la gana, no servirá de nada. Si los ciudadanos queremos que quede algo para nuestros nietos, tenemos que estar muy pendientes de controlar el nivel de cleptocracia y de corrupción de nuestros gobiernos porque el daño que pueden llegar a ocasionar a toda la humanidad puede ser enorme.

En este momento  la industria de copyright no es menos que las restantes, y como todas ellas tienen una capacidad de ingerencia política enorme, y nulo sentido común.

Tratándose de biodiversidad tengo que decir que cierto tipo de pérdidas son totalmente inasumibles por su carácter irreversible, y que a los políticos o a las industrias que causan tanto daño, habría que aplicarles el máximo castigo posible.

Monsanto, un precedente muy grave:

Es una empresa colosal estadounidense, que en 1976 se introdujo en el negocio de los herbicidas y en 1981 lo hicieron en biotecnológica.

Uno de sus productos, el Agente Naranja, es una mezcla de dos herbicidas hormonales: el 2,4-D y el 2,4,5-T. Fue usado como defoliante por el ejército estadounidense en la Guerra de Vietnam.

Monsanto ha sido y sigue siendo una de las empresas que ha creado más controversia a nivel mundial debido a sus chanchullos, sus sobornos, sus mentiras, al peligro de sus productos para la salud humana, animales, plantas y sobre el medioambiente en general.

Existe un famoso documental inspirado en el libro del mismo nombre: El Mundo según Monsanto (Documental subtitulado en español) El documental, de casi dos horas de duración, viene precedido de dos minutos de comentarios doblados al frances.

Me parece que se trata de monopolizar con malas artes el negocio de la alimentación de toda la humanidad.

El cultivo de los alimentos transgénicos es prácticamente inexistente en el territorio de la Union Europea con la única excepción de España y Rumania.

El terreno perdido en biodiversidad es irrecuperable:

En la naturaleza hay cientos de miles de especies vegetales de las cuales unas 25.000 son comestibles pero en agricultura se usan apenas 1000, y las que ya no se usan van desapareciendo rápidamente a medida que los ecosistemas naturales se destinan a campos de cultivo. Las plantas que no tienen el máximo aprovechamiento económico están siendo eliminadas a favor de las que producen beneficios.

Cada especie encierra un tesoro genético. Las especies que menos tiempo llevan con nosotros, llevan millones de años sobre el planeta, y las que desaparecen lo hacen para siempre y se llevan consigo esos tesoros genéticos que en un momento determinado pueden marcar una gran diferencia en la historia de la humanidad.

En este estado de cosas promover la desaparición de las pocas especies aptas para el consumo humano que han quedado, a favor de especies transgénicas, y por lo tanto artificiales y muy inseguras por su carácter experimental, constituye una de las mayores estupideces que cabe imaginar a nivel de civilización humana.

Lo que hay que hacer es justo lo contrario. Es decir, prohibir el uso de especies transgénicas, y ello por doble motivo. En primer lugar, por su enorme peligro intrínseco para humanos y para ecosistemas, y en segundo lugar, porque sirven a la proliferación de intereses políticos y económicos de tipo mafioso, que nunca miden las consecuencias de sus actos.

ONU: “Las leyes contra el intercambio de archivos violan los derechos humanos”

ONU vs. ciberderechos

ONU vs. ciberderechos

EE.UU, Inglaterra, Francia, España entre otros países han dictado leyes que violaban los derechos humanos en contra del clamor popular de una ciudadanía que protestaba en Internet para hacer valer sus derechos.

Esta es la clase de artículo que a medida que lo escribo, me produce hinchazón venoso y rubor de pabellón auricular.

Resulta ofensivo que se pretenda hacer creer a la ciudadanía que está obligada a obedecer unas leyes que protegen derechos industriales y que violan otras de rango superior, tales como los Derechos y Libertades de ámbito público recogidas en nuestra constitución (Derecho a una comunicación libre y derecho de acceso la información).

No se trata de simples errores legislativos o de gestión, sino un ataque indecente a nuestros derechos. Si nuestros representantes se pasan por el forro de los cojones nuestros derechos fundamentales recogidos en la constitución, la respuesta ciudadana será la desobediencia civíl y el ciberactivismo.

Ahora es la ONU la que advierte de la gravedad de negar derechos fundamentales a los ciudadanos.

Concretamente la ONU se expresa en estos términos:

Si bien las propuestas en marcha bloquean y filtran a los usuarios de contenido específico en la red, los estados también han adoptado medidas para cortar el acceso a Internet por completo. Cortar a los usuarios este acceso, independientemente de la justificación que se presente, ya sea por derechos de autor u otras causas similares, es una medida desproporcionada y por lo tanto una violación del artículo 19, apartado 3, del pacto internacional sobre los derechos civiles y políticos.

Estas medidas también están incluyendo una legislación basada en el concepto de “respuesta gradual” (Hadopi o la Ley de Economía Digital) que impone sanciones a los infractores de derechos de autor, dando lugar a la suspensión del servicio de Internet

Instamos a los estados a derogar o enmendar las leyes de derechos de autor intelectual que permiten a los usuarios su desconexión y que se abstengan de adoptar dichas leyes.

Lo que afirma la ONU no es nada nuevo. La declaración de Derechos en Internet del Senado español de 1999, ya contemplaba estos derechos que jamás han sido derrogados.

Declaración de Derechos de Internet del Senado español (9-12-1999)“:

El ordenador personal y el domicilio electrónico son inviolables. Ninguna entrada o registro podrá hacerse sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito.

Aquí estamos tratando de la impunidad de legisladores irresponsables que tomando el pelo a los ciudadanos y mofándose de sus justas reivindicaciones, hacen un daño tremendo a la ciudadanía para procurarse su propio beneficio y el de sus amiguetes de la industria.

Lo que hace la señora Sinde puede que no esté tipificado como delito, pero eso se debe a que los políticos actúan desde la más absoluta impunidad. De esa forma resulta fácil ser corrupto, faltón, mentiroso, arrogante y prepotente.

No somos iguales. No todos gozamos de impunidad. Por eso esto es una lucha de clases, y lo que se pretende es rebajar la impunidad de los políticos y sus privilegios, para someterlos a un mínimo control ciudadano que está brillando por su ausencia.

Una página de un ciudadano lo mismo que cualquier periodista, puede ir en contra de intereses de terceros, porque tales intereses no tienen categoría de derecho fundamental, y la Libertad de Expresión sí lo tiene.

Garantizar la supervivencia de una industria por medio de leyes liberticidas es algo intolerable, y así lo entiende la ONU.

Querido blogger, has de saber que tu sitio es tu domicilio electrónico. Quizás no tenga un valor comercial tremendo, pero eso no importa, tus contenidos son tan tuyos, como suyo es lo que escribe un bestseller de la literatura, y eso por alguna extraña razón, nadie lo discute.

Tu cuenta de Twitter, de Facebook, de Gmail, etc… También eso es tu domicilio electrónico porque son tus datos, tu información, tu libertad de expresión. Si tú no lo defiendes ¿Quién lo hará?

¿Es imprescindible mantener el concepto de propiedad intelectual?

La Propiedad Intelectual es un intangible.

La Propiedad Intelectual es un intangible.

Propiedad intelectual: Un modelo caduco
Junto a la panoplia de subvenciones y otras medidas proteccionistas, el Gobierno dio una vuelta de tuerca más a su intervencionismo a favor de los burócratas del cine con la denominada Ley Sinde.

19-02-2011 – Bajo la noble intención de proteger los derechos de propiedad intelectual, se esconde la defensa de los intereses de un grupo que aspira a lo imposible: forzar a los demás a pagar por ver cosas que no desean.

A diferencia del concepto de propiedad intelectual, existen otros conceptos relacionados mucho menos artificiales. Por ejemplo: el concepto de autoría de una obra, que es el que garantiza un reconocimiento a su autor como tal sobre su obra. El concepto de derechos de autor aparece vinculado al anterior, y sirve para establecer unos derechos de explotación de la obra en pago al trabajo que supuso su creación y a la sostenibilidad de las actividades creativas.

El concepto de ‘propiedad intelectual’ es un concepto que atribuye la condición de apropiable a algo intangible, que además puede ser copiado y multiplicado en lo que a su distribución se refiere. Por lo tanto, la apropiación por derecho de algo físicamente inapropiable, se convierte en un atributo muy discutible e imposible de llevar a la práctica de forma efectiva desde el momento en que todo el mundo puede copiar cantidades ingentes de información relativas a obras, y todo ello a un coste despreciable.

Estamos viendo lo complico que es controlar el movimiento de la información. 8 Gigas de información caben en una tarjetita minúscula de las que se usan en fotografía. Esta capacidad representa lo que ocupan miles de canciones en mp3, o una docena de películas adecuadamente comprimidas. Si alguien quiere sacar una tarjetita de esas de un país puede hacerlo sin dificultad dado su tamaño. Los gobiernos incluso controlando férreamente Internet, tienen serios problemas para evitar las fugas de información sensible.

Si yo quiero bajarme una película por Internet, ¿Quién me lo va a impedir? Si no pueden impedirlo que no digan que es algo ilegal.

La información ya no es algo apropiable, y quizás nunca lo fue, y eso es una gran noticia porque permite su acceso de forma universal.

Los negocios que se basaban en vender copias de obras intelectuales, han quedado obsoletos. Actualmente si una película destinada a salas de cine, no es capaz de arrasar en taquilla y generar ingresos cuantiosos en la primera semana, será un fracaso comercial. Esa es la situación y los creadores de obras cinematograficas tienen que adaptarse a ella mediante la incorporación de las estrategias comerciales y de distribución adecuadas.

La producción cinematográfica esta en auge. Hay series de televisión que han generado fortunas y el hecho de que la gente se descargue las series completas no afecta al negocio que solo va a depender de que a la gente le compense ver la serie en riguroso estreno, en directo, y tragarse los anuncios. Los que no lo vieron en directo no dañan el negocio con sus descargas, solo disfrutan de un producto muerto, porque el mundo ha cambiado y nada sobrevive a su estreno más allá de unos pocos días.

De hecho, el 80% de las obras quedan huérfanas y ya no se pueden ofrecer por miedo a que aparezca alguien inesperado reclamando derechos de autor. Es lo que hay. El sistema actual consigue que la mayor parte de las obras se tire a la basura por haber cosechado un cierto nivel de éxito en los primeros años, y por miedo a que alguien aún conserve los derechos de autor que expiran 70 años después de la muerte de su autor.

El concepto autoría tiene sentido, el concepto derechos de explotación, también, pero el concepto propiedad intelectual tal y como está ahora es una majadería culturicida que surgió para evitar que la obra termine siendo de dominio público a la muerte del autor. Esto beneficiaría a la cultura, y perjudicaría a los herederos del autor y a la industria. Gracias a Internet la producción cultural ha aumentado mucho y el acceso a la información también. El mundo ha cambiado.

Las obras, hace unos eran años tan longevas como los loros, y ahora comercialmente son tan efímeras como las mariposas, pero continúan viviendo de otra forma mucho más tiempo.

Posts relacionados en este Blog:

¿Es lo mismo hablar de propiedad intelectual que de derechos de autor?

OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual)

OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual)

¿Debe mantenerse el concepto de propiedad intelectual?

Suponiendo que el concepto de propiedad intelectual deba ser mantenido (cosa que yo niego, luego explicaré por qué),  una protección en base a un tiempo más razonable establecido actualmente si sería admisible. En ese caso estaríamos hablando de derechos de autor. Por lo tanto, los derechos de autor no son un concepto obsoleto. Lo que ocurre es que están pensados para el lucro de una industria caduca y ello no beneficia ni a los autores en su conjunto ni a la cultura. Beneficia a una élite de los autores más rentables, y a la industria que comercializa esas obras culturales.

Niego que el concepto de propiedad cultural deba ser mantenido, porque propiedad es un concepto que indica otra cosa muy distinta y las palabras no son inocentes, no se pueden utilizar de esa forma torticera y tendenciosa. Si a mí me copian una obra en formato electrónico o en cualquier otro formato, no me roban la obra porque conservo lo mismo que tenía antes. Lo que si puede ocurrir es que estén haciendo un uso ilegítimo de esa copia privándome de una oportunidad de negocio que en virtud de derechos proteccionistas me correspondía en primer lugar a mí como autor. Aquí es donde entran los derechos de autor que han de calificarse siempre como medidas proteccionistas y que precisamente por ello nunca van a quedar obsoletos aunque dependiendo de como sean pueden resultar más o menos adecuados a los fines que yo acabo de señalar como importantes.

Lo que ocurre es que los derechos de autor en la actualidad están todavía pensados para proteger una industria que cada día es menos necesaria. El mantenimiento del copyright hasta 70 años después de la muerte del autor es una medida que no beneficia en nada a la cultura. Todo lo contrario. Se están perdiendo muchas obras por ese motivo simplemente porque no eran comerciales.

Si de verdad pretendemos defender con ello a la cultura, hay que olvidarse de los aspectos de negocio, y centrarse en acercar las obras al máximo número de personas y compatibilizar este acercamiento con medidas de protección para los autores que no sirvan para que estos alcanzado el éxito rivalicen en riquezas con los más poderosos hombres del planeta, sino para ayudarles a poder vivir de su trabajo de una manera digna y para fomentar la sosteniblidad de un amplio conjunto de autores.

¿Qué es la OMPI?

 

Logo de la OMPI

Es la Organización Mundial de la Propiedad intelectual. Es un organismo de Naciones Unidas. Las casi totalidad de los estados son socios de esta organización,  que a diferencia de otras organizaciones no resulta cara de mantener porque es sostenida en un 90% por el servicio de registro que paga la propia industria. No es de extrañar el enorme peso de la industria en esta organización.

Finalidades de la OMPI:

  • Armonizar legislaciones y procedimientos nacionales en materia de propiedad intelectual;
  • Prestar servicios de tramitación para solicitudes internacionales de derechos de propiedad industrial;
  • Promover el intercambio de información en materia de propiedad intelectual;
  • Prestar asistencia técnico-jurídica a los Estados que la soliciten;
  • Facilitar la solución de controversias en materia de propiedad intelectual en el sector privado, y
  • Fomentar el uso de las tecnologías de la información y de Internet, como instrumentos para el almacenamiento, el acceso y la utilización de valiosa información en el ámbito de la propiedad intelectual.

En mi humilde opinión la totalidad de los estados están enfocados en modelos de negocio que han de ser redefinidos y su visión de la cultura es muy pobre y está excesivamente condicionada por su vertiente comercial.

Uno de los problemas que hacen improbable un cambio en la OMPI es su misión, fijada en el convenio que la creó en 1967. Si bien en el preámbulo las partes firmantes declaran un interés por “estimular la actividad creadora,” tanto los fines como las funciones fijadas por el convenio sólo le permiten actuar en el sentido de fomentar la “protección de la propiedad intelectual”, no de reflexionar sobre ella, ni de abogar en ningún caso por su reducción.

Los resultados de una OMPI controlada económicamente por la industria son los siguientes:

  • Extiende los plazos de derechos de autor.
  • Universaliza el régimen de patentes.
  • Privatiza conocimiento.
  • Consolida monopolios de explotación.
  • Limita la innovación.
  • Promueve la concentración de la riqueza.
  • Promueve la concentración del conocimiento.

¿Se basa el trabajo creativo siempre en lo que ya existe?
Este es un argumento que se usa con frecuencia para rebatir la inexistencia de derechos de autor. Si toda obra deriva de otra, todos los autores son deudores de autores anteriores, pero esto es cierto solo en parte. Precisamente la originalidad es uno de los aspectos mejor valorados en la creación artística porque sirve para ampliar nuestras mentes. Es evidente que la obra 100% original es imposible pero no todo se basa en lo que ya existe. Otra cosa es que el trabajo creativo tenga además de autor, dueño y que la obra por lo tanto sea propiedad de su autor. Esto último cada vez resulta más difícil de sostener. Yo creo que el autor  solo es propietario de los derechos de su obra, pero que la obra no es de su propiedad porque es un bien inmaterial.

Para que esto se vea claro pensemos que pasaría si un grafitero pintara una auténtica obra de arte en un muro que no es suyo. ¿No estaría el propietario del muro legitimado para lavarlo? El concepto propiedad en mi opinión debe ir ligado a cosas materiales y por tanto apropiables.

¿Es bueno que la cultura produzca cuantiosos beneficios económicos?

Admito que ser capaz de producir un negocio millonario tiene premio siempre, pero eso no es cultura. Eso es negocio y mientras no aprendamos a separar ambas cosas estaremos contaminando la cultura con uno de los contaminantes más peligrosos que existen. El dinero.

No digo que el dinero no sea importante y necesario. Muchos autores han de hacer importantes apuestas personales para que su obra pueda ver la luz adquiriendo con ello un importante riesgo que ha de tenerse en cuenta a la hora de recompensar su éxito, pero también hay que tener en cuenta que las obras rinden beneficios importantes durante un tiempo limitado y luego lo que se produce es un goteo de ingresos. No conviene rebañar hasta la última gota de los beneficios que pueda producir esa obra a costa de limitar su accesibilidad durante una cantidad de años desproporcionada.

Tampoco tiene sentido mantener la protección al autor después de muerto. Eso no es protección ni beneficia a la cultura. Eso sería en todo caso proteger un negocio. Quizás, para evitar perjuicios a una familia que hubiera invertido mucho en la creación de una obra, podría resultar admisible mantener esos derechos un par de años más, pero conservarlos 70 años  después de la muerte de un autor o incluso 50 me parece un despropósito.

Podéis imaginar lo que opino de que la Ministra de Cultura Ángeles González Sinde apoyara la extensión del Copyright a 95 años.

Perjuicios derivados del uso abusivo del copyright:

El Copyright usado abusivamente tiene un efecto muy perjudicial. Ya me pronuncie sobre el grave problema de las obras huérfanas causado por el Copyright. Nadie las usa porque suponen el riesgo de ser demandados y no hay forma de garantizar el contacto con todos los propietarios de los derechos intelectuales. El 98% del caudal cultural en España se pierde mucho antes de que expire su Copyright.  Se está legislando únicamente para ese 2% de obras de gran éxito que tanto interesan a la industria.

Conclusiones:

Creo que hay que ver las obras como algo inapropiable, un cuadro o una estatua es un objeto y si es apropiablle, pero otras obras que mantienen todo su valor al ser copiadas, tales como la música, el  cine, y la literatura, pertenecen a la humanidad, y los derechos de autor deben entenderse como una norma protectora dirigida exclusivamente a lograr que el oficio creativo sea razonablemente lucrativo para que los autores puedan vivir de ello y nada más.

Página 2 de 4

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén