Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

Etiqueta: Ley Sinde Página 1 de 10

Con la libertad de expresión no se juega.

Con la libertad de expresión no se juega.

Con la libertad de expresión no se juega.

Lamento decirlo, pero creo que esto se podría haber evitado, si no hubiéramos votado a los que ya nos avisaron de su talante totalitario.

Tolerar aunque sea mínimamente la vulneración de la libertad de expresión es renunciar al derecho que nos separa de los regímenes totalitarios como China, Irán, Cuba, o Corea del Norte.

Pensar que la Ley Sinde era una simple ley antidescargas,  fue un error, y me atrevo a decirlo incluso antes de que la utilicen. Esta Ley dio origen a la iniciativa #nolesvotes, pero la gente no ha entendido su importancia, porque empezaron a meter en el mismo saco otros problemas políticos como la corrupción, calidad democrática, etc.

No digo que aquellos sean problemas menores. De hecho, son problemas que han conducido a una crisis económica brutal, pero el trasfondo de la ley Sinde, en mi opinión, dejar adivinar algo muy grave. Sin libertad de expresión estaríamos totalmente indefensos ante cualquier tipo de problema con el gobierno, y el caso es que tenemos varios.

Aquí no solo hay crisis, corrupción, etc. Aquí lo peor es que no dimite nadie y nadie va a la cárcel. Digo que es peor, porque así es imposible arreglar nada.

La gente no ha comprendido que para aprobar una ley como la Ley Sinde en la forma en que se hizo, se necesita una mentalidad totalitaria.

Esa mentalidad denota un absoluto desprecio a nuestros derechos.  Ahora dicen que si fue un lapsus lingüe calificar a los ciudadanos de enemigos, pero lo cierto es que sí lo somos, porque no nos representan y usan nuestros votos en nuestra contra.

Se pidió con #nolesvotes que no se votara ni al PP, ni al PSOE, ni a CiU, pero a algunos ni la Ley Sinde ni los años que llevan instalados en la corrupción, les pareció algo tan grave como para no merecer otra oportunidad. De hecho, se ha vuelto a votar mayoritariamente a todos estos partidos.

Se ve que queremos votar a partidos con mucha experiencia, pero con mucha experiencia de qué ¿De corrupción? Creo que lo mejor es votar a partidos inexpertos. Por desgracia, estos también aprenderán, pero hay que saber cambiarlos a tiempo.

Unos políticos que escoran el Estado de Derecho para favorecer a una poderosa industria, lo que hacen es demostrar una arrogancia peligrosa. De hecho, se están situando por encima de la voluntad de sus ciudadanos e incluso por encima de unos jueces que no les favorecieron con sus sentencias.

Estar gobernados por gente así es un disparate. Creen que se les ha concedido en las urnas un cheque en blanco durante cuatro años. Creen que el mandato del pueblo les faculta para no tener que rendir cuentas a nadie hasta cuatro años más tarde.

Estoy tan seguro de que son así de totalitarios porque, están reprimiendo manifestaciones pacíficas a porrazo limpio y metiendo en la cárcel de forma arbitraria a quien les parece, y lo hacen con el único objetivo de intimidar los ejercicios de libertad de expresión que resulten incómodos a sus intereses.

Es normal. Esto es lo que ocurre cuando metes cualquier cosa en una urna con absoluta imprudencia, porque…  ¿puede haber democracia sin libertad de expresión?

La próxima vez creo que convendría estar todos más atentos a las agresiones a nuestras libertades en Internet, porque lo siguiente es el porrazo en la cabeza. Tenemos que tomarnos los avisos totalitarios más en serio.  La próxima vez #nolesvotes.

Alguno dirá que eso está muy bien, pero por desgracia falta mucho para las próximas elecciones así que la pregunta es … ¿Y ahora qué?

Ahora hay que seguir luchando por la libertad de expresión, no sólo en la calle, sino también en Internet. Hay tendencia a minimizar la importancia de la Ley Sinde, pero tenemos que derribarla, porque es la equivalencia en Internet de los porrazos en la calle.

Enrique González Macho y su sesgada visión del papel de Internet en la cultura.

Enrique González Macho

Enrique González Macho

El discurso:
Enrique González Macho, presidente de la Academia de Cine, en la reciente gala de los Premios Goya 2012, dejó claro una vez más sus ideas sobre Internet. Concretamente afirmo lo siguiente:

«Internet, desgraciadamente, todavía no es alternativa ni sustituto ni tan siguiera un complemento al enorme esfuerzo económico que supone producir cine. Prácticamente toda nuestra economía procede de las salas, la televisión, el DVD y otras formas de comercialización».

Pero se le olvidó comentar que esto es así, no por casualidad, ni porque se esfuercen en abrir nuevas vías de comercialización haciendo uso de Internet, sino exactamente por todo lo contrario. Luego hablaré de ello.

gonzalez_macho_discurso

Premios Goya 2012: Discurso de González Macho: "Internet todavía no forma parte de la actividad económica del cine"

Por la boca de González Macho, no habla un defensor de los intereses ciudadanos, sino valedor de un poderoso lobby industrial con proyección internacional.

Un lobby que gracias a la permisividad de los políticos, está recortan los más elementales derechos humanos, con la excusa de combatir lo que ellos llaman piratería.

Para ello meten en el mismo saco a las descargas lícitas por no existir afán de lucro, y a las páginas de enlaces que son legales, junto  a los negocios de piratería que se lucran de las descargas de material protegido.

Internet es visto por los poderosos intermediarios como una seria amenaza:

Los negocios de distribución en Internet no están compitiendo en condiciones de equidad contra los poderosos intermediarios de la industria del cine, ni estos están intentando abrir esas nuevas vías.

Como ejemplo tenemos el caso de Netflix, que es una plataforma de vídeo que de forma  legal comercializa en streaming películas y series de televisión, a cambio de una cuota de suscripción mensual. Llegó a 25 millones de usuarios. A la pregunta de si es un tipo de negocio viable hay que responder que los Usuarios de Netflix consumieron dos mil millones de horas de vídeo en tres meses.

El problema es que para poder entrar en este negocio, Netflix necesita negociar con el lobby de la distribución, porque este tiene el monopolio de la explotación de los derechos de autor.

A Netfix apenas le conceden derechos de contenidos interesantes y ha de contentarse con lo que ya dejó de ser rentable para la industria de la distribución tradicional. Netfix no está presente en todos los países, y aquí en España tampoco está porque intentó negociar con A3 sin lograr ningún acuerdo.

Decir que el lobby cultural representa a la cultura, a los artistas, o a los creadores es más que cuestionable. Más bien creo que los utiliza, los fideliza con jugosos premios, y los lleva por el camino que a la poderosa industria de la distribución le interesa.

¿Es casualidad que Megaupload fuera intervenida en vísperas de tratar directamente con los artistas y creadores? Mi impresión es que no.

¿Dónde nos llevaría un cambio de modelo?
En mi humilde opinión, la estructura basada en el marketing de importantes bestselers, también podría verse afectada con los nuevos modelos basados en Internet, porque la oferta cultural sería mucho mayor en un sistema de distribución menos piramidal. La tarta estaría repartida entre muchos más creadores y artistas por la facilidad de acceso directo entre el negocio de los creadores y su público. Todo esto sería muy beneficioso para la cultura.

Lo peor de todo, es que el precio que el lobby quiere hacer pagar a los ciudadanos para combatir la obsolescencia de sus modelos de distribución, representa un ataque frontal a las libertades más importantes de que gozan los internautas por su condición de seres humanos.

Si algo tienen en común los regímenes totalitarios que resisten en la actualidad, tales como: Cuba, Iran, China, Corea del Norte, etc. es su férreo control sobre la libertad de expresión.

Algunos regímenes totalitarios que descuidaron ese control han sucumbido recientemente, o están en vías de sucumbir.

Internet es un bastión de la defensa de las libertades y de la libertad de expresión, y a lo largo de la historia son muchos los gobiernos que derivaron en dictaduras y que empezaron recortando la libertad de expresión mediante leyes tan liberticidas como la Ley Sinde.

Síntesis de la Ley Sinde

La industria del copyright movió un dedo y se enviaron cartas advirtiendo de acciones legales. Cuando las cartas se ignoraron, la industria movió un dedo y se interpusieron las acciones judiciales. Cuando los jueces resolvieron en favor de denunciados y demandados, la industria movió un dedo y se recurrieron las resoluciones. Cuando volvieron a perder en los juzgados, la industria movió un dedo y desaparecieron los jueces.

Que el lobby pretenda recortarnos nuestros derechos fundamentales alegando perjuicios a una industria obsoleta que se niega a evolucionar, es inadmisible. Lo único que separa a un pueblo del totalitarismo, es su derecho a la libertad de expresión.

No es una ley antipiratería, es una trampa para cerrar cualquier web

La Asociación de Internautas acaba de dar un paso hacia adelante en su lucha contra la ley Sinde. Su presidente, Víctor Domingo asegura que el objetivo de esta normativa no es simplemente terminar con la piratería informática. –Defienden que el cierre de webs es competencia de los jueces, ¿qué puede ocurrir si lo hace la comisión prevista en la normativa? Sería como recuperar el comité de censura de otras épocas, es decir, alegando que vulneran derechos de autor podría cerrarse cualquier web desde un blog, la página de un ayuntamiento…

Conclusión:
El señor Enrique González Macho ha ofrecido una visión muy sesgada de la realidad. Me parece más exacto decir lo siguiente respecto al papel de Internet:

Los recursos de los poderosos intermediarios del cine, no provienen, ni provendrán jamás de Internet, y por eso ellos, los intermediarios, niegan a los creadores la prometedora vía de Internet, donde ellos, los intermediarios, carecen futuro.

Un futuro que movería mucho menos dinero, porque se ahorrarían los descomunales costos que se imponen desde la obsoleta industria de la distribución de contenidos.

¿Seguro que eso será malo para los creadores y artistas? Para nada, pero sí que será nefasta para ellos, ya sabéis para quién.

Los hosts españoles sí que están en el punto de mira de la Ley Sinde.

Respetarán a los hosts siempre que hagan exactamente lo que se les diga…

Los ‘hosts’ no están en el punto de mira de los creadores… siempre que colaboren

«Si lo retira la diligencia se acaba, pero de lo contrario se abriría un procedimiento por desacato a la autoridad»

… y yo añado, que lo pueden hacer, con independencia de que lo que exijan esté ajustado a derecho o no.

¿Cabe mayor prepotencia? ¿Sirve de algo la constitución, la democracia y el estado de derecho, cuando los políticos se inventan las leyes inconstitucionales que consideran oportunas, o cuando directamente modifican la constitución sin consulta previa?

Una mirada retrospectiva:

Este lobby ya arruinó a todo un sector industrial español. El de la fabricación de CDs vírgenes. Estos se vieron obligados a colaborar en la recaudación de un canon indiscriminado que finalmente el Tribunal Europeo ha sentenciado que es ilegal por indiscriminado.

La empresa de distribución de CDs que no colaboraba, sufría una inspección igualmente ilícita por carecer de orden judicial, y con la excusa de inspeccionar los libros de contabilidad y los stocks de la empresa, paralizaban toda la actividad de la misma causando importantes pérdidas. Esas distribuidoras temían más a la inspección de la SGAE que la inspección de hacienda, porque eran inspecciones con muy mala leche. Así las cosas, la industria de fabricación y distribución de CDs vírgenes española, intentó competir en franca desventaja con el mercado internacional, pero se hundió rápidamente y desapareció.

Si se hubiera procedido a la suspensión cautelar de aquella medida arbitraria e injusta, se habrían salvado muchas industrias y muchos puestos de trabajo.

Ahora van a por los hosts con las mismas malas artes de siempre:

Mientras un Tribunal Europeo no declare que La Ley Sinde viola derechos fundamentales de los ciudadanos, se dedicarán a machacar a una industria que consideran enemiga de sus intereses.

Nada de esto sería posible sin la colaboración de los políticos, y fue el motivo inicial de la propuesta #nolesvotes. Se trata de una traición a la ciudadanía, con la excusa de defender unos derechos de rango inferior.

Atacar a Internet en la forma que lo están haciendo es una involución fascista.  Estamos llegando a esto porque a los políticos que se están dedicando al mercadeo de favores y a negocios corruptos, tampoco les gusta Internet.

Recordemos de qué se trata esta Ley:

Esta infame Ley Sinde, que los políticos han impuesto a una ciudadanía que se ha manifestado clamorosamente en contra, se podrá usar contra cualquier responsable de un servicio de la sociedad de la información que haya sido llevado ante la Sección Segunda por alguien que crea que se están vulnerado sus derechos de propiedad intelectual, con independencia de que el denunciado gane dinero con ello o no.

Será la Sección Segunda (es decir, una comisión adscrita al Ministerio de Cultura) la que decida si existe o no una infracción de derechos de propiedad intelectual por parte de responsables de servicios de la sociedad de la información, y será esa Sección Segunda y no los jueces los que procedan a dar la orden de cierre.

El papel de los jueces quedará muy limitado ya que no podrán decidir si existe una infracción de un derecho de propiedad intelectual ni si la decisión de cierre de la Sección Segunda es o no ajustada a derecho. En otras palabras. Es una ley para dejar al margen a un justicia que no les estaba dando la razón.

Es curioso, tendremos una SS (Sección Segunda) al servicio de una política fascista.

La ciudadanía ha sido muy contundente en el rechazo social a esta Ley, pero ya se avisó del peligro con la campaña #nolesvotes de que hay que combatir a todo el lobby y sus cómplices políticos, porque están infiltrados en los más importantes partidos. Ahora que no tenemos a Sinde tenemos a Wert y mirar como piensa.

¿Quién es el nuevo ministro de Cultura y Educación?
José Ignacio Wert es favorable a los toros, cree que el 15M es «una papilla de anarco-comunismo iletrado», y asegura que los usuarios de webs de descargas son «bárbaros»

Una parte importante del mundo cultural tiene mucha culpa de todo esto, y los muy egoístas ya lo están pagando. La gente que se siente criminalizada, está desviando su demanda cultural al mundo de Internet y a modelos culturales alternativos alejados de la pompa glamurosa de la industria cultural que cada vez es más comercial, más falsa, y más corrupta.

La ley Sinde es una amenaza muy seria a las libertades:

La Ley Sinde, vulnera de una forma muy directa el principio constitucional de separación de poderes.

Proporciona al ejecutivo unas facultades sin precedentes en la democracia Española para cerrar la publicación de contenidos. Es una censura arbitraria ejercida desde el estado, comparable a la censura franquista.

Si alguien cree que una cosa así, puede no ir a mayores, es que no entiende lo importante que es la libertad de expresión, ni la función que tiene para servir de garantía al ciudadano frente a cualquier abuso de poder.

En nuestro caso, se trata de una garantía doblemente importante porque la clase política que nos ha tocado padecer, lleva años instalada en la corrupción y la prepotencia.

O la gente reacciona y tumbamos esta asqurosa ley, o lo vamos a pasar cada vez peor. Para empezar la Industria Española de Proveedores de servicios de Internet lo pasará muy mal. Puede sonar exagerado, pero la gente necesita la libertad, y si no se la ofrecen moverá sus contenidos a países donde se respeten los derechos fundamentales de los ciudadanos.

El presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, lo tiene claro.

«La ley Sinde supone crear un comité de censura»

Lo que representa no sólo para los internautas sino para la ciudadanía, y para cualquier persona con un mínimo de sentido de la democracia y del estado de derecho, es una agresión. Porque aquí yo creo que se nos ha engañado, se ha echado humo de colores para justificar esta acción antidemocrática y de lo que aquí se trata no es de ir en contra de páginas de descargas o enlaces, como se ha venido diciendo, sino lo que se ha implantado es una comisión que nos retrotrae a los tiempos del franquismo.

Puedes unirte a la petición de suspensión cautelar de la Ley Sinde: La Asociación de Internautas impugna la Ley Sinde Wert y pide su suspensión cautelar

Acatar leyes vs. colaborar con la censura.

¿Acatar la ley es un principio irrenunciable?

La censura siempre se implementa mediante la imposición de leyes injustas que recortan la libertad, así que no se puede reducir todo el, problema al acatamiento de unas leyes en los diferentes países con diferentes legislaciones, tal y como dice que va a hacer Twitter, que además está en su legítimo derecho de hacerlo.

Ni siquiera nos ofrecen total garantía el hecho de que las leyes sean dictadas por regímenes democráticos. Los ciudadanos no tenemos el control de la democracia y existe un claro corporativismo entre partidos que finalmente se ponen de acuerdo en lo que les beneficia a ellos en perjuicio algunas veces del interés general.

Por eso algunas leyes traicionan el espíritu democrático recogido en la carta magna de esos países donde lo que en realidad termina imponiéndose son partitocracias, lobycracias y corruptocracias.

No acatar una ley conlleva pagar un precio, y pagarlo es una opción.

El estado de derecho es lo que nos separa del caos, y no existe una alternativa al estado de derecho, pero eso no implica que tengamos que ser obedientes con todas las leyes, que en teoría serían de obligado cumplimiento.

La esencia de la desobediencia civil consiste precisamente en el hecho de asumir el riesgo de no obedecer normas que se consideran injustas.

La industria de los contenidos viene imponiendo por la fuerza, y tiene muchísima, sus intereses que a pesar de ser lícitos chocan frontalmente contra una serie de derechos fundamentales.

Vivimos unos tiempos en los cuales los ciudadanitos obedientes estamos siendo premiados con una crisis brutal. Somos borreguitos conducidos a palos al matadero. No están los tiempos como para jugar con las libertades de los ciudadanos.

El ciudadano podría optar por pagar el precio de no obedecer la ley si el acatamiento de la ley resulta desastroso.

¿Puede alguien poner en duda los frutos que a lo largo de la historia nos ha proporcionado la desobediencia civil?

La desobediencia civil no es algo que pueda exigirse a nadie, porque no sale gratis. Al contrario es una heroicidad que nos sitúa, salvando las distancias a la altura de personajes como Nelson Mandela, Mahatma Gandhi o Martin Luther King.

Se ha criticado mucho a Twitter por su anuncio de acatar la leyes de los diferentes paises donde opera, pero no podemos exigir a ninguna persona  ni a ninguna empresa que sean unos héroes y que se autoinmolen por el bien de la sociedad.

La censura actualmente recae sobre medios de comunicación, y sobre todo en Internet donde la libertad es mucho mayor. Ello afecta a la oferta de servicios de redes sociales, buscadores, blogs, etc.  y como es lógico la desobediencia civil resultaría especialmente dura para aquél que tenga mucho que perder como es el caso de Twitter.

Para el propietario de una gran empresa, mandar a la porra todo el trabajo de toda tu vida por no acatar una ley, no es una opción muy razonable.

Oskar Schindler fue un industrial alemán que salvó a 1100 judíos del holocausto Nazi, pero no se enfrentó a cara descubierta al poder establecido, sino que los engañó corriendo un riesgo considerable. Aquello le costó la bancarrota.

Las heroicidades no son algo exigible, pero la libertad se pierde por culpa, no solo de los opresores, sino de los que consienten la opresión, que pese a eso deben ser tratados como víctimas, nunca como verdugos opresores. En el caso de Twitter y de los que opten por ceder a las presiones, poner en duda el derecho a la propia supervivencia sería ir demasiado lejos.

Los que tenemos tanta culpa o más somos todos los internautas, porque no hemos sido capaces de parar esto a tiempo.  Hemos infravalorado nuestra libertad y por eso la estamos perdiendo. En España la mayoría de la gente que critica a Twiller habrá votado al PP al PSOE o a CiU que nos colocaron la Ley Sinde. Da igual lo que haga Twitter si cada uno no hace lo que está en su mano.

¿A quién pertenece Internet?

Si tuviéramos un mínimo de espíritu democrático nos daríamos cuenta de que Internet pertenece a los internautas y son los internautas los que de facto deberían dictar las normas.

Internet necesita de una regulación global en base a una redefinición más amplia de la carta de derechos humanos donde se contemplen los ciberderechos demandados por la inmensa mayoría de los internautas y que como tales no existen, pero que son muy necesarios.

Los internautas estamos defendiendo estos ciberderechos de forma global, porque parcelar Internet políticamente, o de cualquier otra forma, es completamente absurdo.

Las leyes en Internet, se quiera o no, las dictarán los internautas, porque de otra forma Internet será ingobernable.

Internet no pertenece ni a los mercados ni a los políticos. Internet pertenece a de los internautas que es como decir a todos los ciuddanos.

PD (1-feb-2012):
Sin duda lo más importante de todo este asunto, al margen de otras cuestiones, es que se está produciendo una involución muy peligrosa en los derechos humanos:

Censura en Twitter: un baño de realidad
Toda censura, sin importar quién ni el lugar desde el cual se ejerza, siempre será negativa, porque cercenar el derecho a la libertad de expresión suele funcionar como punto de partida para limitar otros derechos fundamentales que tenemos como ciudadanos. Sin perjuicio de esto, la decisión de Twitter de bloquear selectivamente los contenidos que se consideren ilegales en determinados países, se ha convertido en un triste baño de realidad sobre lo que ocurre hoy tanto en la red como fuera de ella.

PD (1-feb-2012):

Ricardo Galli, al cual no he mencionado en este post, publicó un artículo muy polémico que le valió un bonito flame. Mitos y leyendas de la “censura Twitter”

Lejos de amilanarse y sabedor de sus poderosas razones para decir todo lo que dice, se vuelve a meter en ese bonito jardín que debe emanar un perfume irresistible para él.  😉

La libertad de expresión, y las imposturas

Creo que en este segundo post queda aún más claro que Ricardo no defiende para nada la censura. Defiende los derechos de cualquier negocio y añade algo muy importante relativo a lo complicado que es ofrecer un servicio en Internet de cierto éxito, por el acoso legal de cierta gente.

Yo creo coincidir bastante con este planteamiento, pero tampoco debemos olvidar que todo esto es así, porque estamos inmersos en una guerra de intereses declarados contra Internet. Algunas veces hay que distinguir entre lo importante y lo más importante.

Yo a pesar de estar de acuerdo con lo que dice Ricardo (no sobra absolutamente nada), y por poner una pega, algo a lo que no me resisto,  echo en falta una mención más contuntente para lo que nos estamos jugando todos. Nuestra libertad.

Por otro lado, en lugar de atacar a Twitter o a Ricardo deberíamos haber pensado en lo que votamos en las últimas elecciones, porque es la forma de cambiar las cosas. #nolesvotes y por coherencia #silesvotastenollores

Las libertades en Internet no son un asunto menor.

Página 1 de 10

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén