Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

Etiqueta: homofobia

El papa Francisco: Cuestiones de forma y cuestiones de fondo sobre la homosexualidad.

El papa Francisco, ha sorprendido con unas declaraciones que para algunos son indicativas de cambio. Concretamente ha afirmado lo siguiente:

«Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticarlo? El catecismo de la Iglesia católica lo explica de forma muy bella. Dice que no se debe marginar a estas personas por eso. Hay que integrarlas en la sociedad».

Para empezar, lo de «de forma muy bella» es purito almibar. Yo lo veo como una cuestión de forma más que como una cuestión de fondo. El papa Benedicto XIV era más directo, más arrogante, más beligerante, más provocador. El papa Francisco me parece más… ¿diplomático?, ¿almibarado?, ¿hipócrita quizás?… El tiempo lo dirá, pero no hay nada que indique que la ideología de La Iglesia ha variado significativamente.

Yo no veo un cambio de fondo. Veo la misma ambigüedad calculada y la misma hipocresía de toda la vida, ya que  el daño que generan contra determinados colectivos es algo que las altas  jerarquías de La Iglesia procuran generalmente de forma muy sutil y edulcorada.

La postura de La Iglesia en relación a los homosexuales sigue las normas morales derivadas de su interpretación de las Sagradas Escrituras. Estas condenan los actos homosexuales e invitan a quienes poseen tendencias homosexuales a la continencia. También sugieren  a los demás a acogerlos con respeto, compasión y delicadeza…, salvo cuando deciden aplicar una vuelta de tuerca.

La Iglesia ha declarado alguna vez que los «deseos» homosexuales no son necesariamente pecaminosas en sí mismos, pero siempre los calificó de desviaciónes enfermizas antinaturales y otras veces directamente las calificó de pecaminosas.

Consideran los deseos homosexuales como  tentaciones que deben de ser superadas por el que las sufre, pero también asumen que el que cede a la tentación sufrirá algún castigo por su pecado. La Iglesia Católica oficialmente se ha mostrado opuesta a la persecución y la violencia contra ellos, pero los considera o bien pecadores (dependiendo de que cedan a sus supuestamente bajos instintos) o bien meramente desviados. Por desviación entienden una tendencia antinatural en el comportamiento humano que debe ser corregida.

Todo ello ha sido sufrido por el colectivo homosexual bajo veinte siglos de dominación católica pura y dura, sobre todo en toda Europa. Esto ha conformado un enrrarecido ambiente social para el colectivo homosexual, que así pues ha sido tradicionalmente percibido como socialmente dañino.

La Iglesia procura no actuar directamente contra ellos y se limita a situarles a los pies de los caballos, al tiempo que hipócritamente pide benevolencia para ellos sabedora de que algunos de sus fieles más fanáticos harán el resto sin apenas oposición social.

Esto es así salvo cuando deciden aprovechar los ambientes enrarecidos que ellos mismos han creado para pasar a la acción, impulsando legislaciones retrógradas en países proclives a ello:

El 2 de julio de 2009, la Corte de Nueva Delhi derogó la ley que consideraba ilegal todo acto homosexual. Los jueces sentenciaron que se debía de respetar a los homosexuales. Pero esta sentencia sólo es aplicable en Nueva Delhi. La Iglesia ha tenido mucho que ver en el trato que reciben los homosexuales en La India y continua teniendo mucho que ver en ello ya que se pronunció en sentido de continuar penalizando la homosexualidad.

La iglesia católica y líderes musulmanes también se oponen a que la India despenalice la homosexualidad

Gracias a La Iglesia la homosexualidad en India continua siendo un tabú social y gubernamental. Pensar que La Iglesia está cambiando es puro voluntarismo.

El Vaticano aún no ha firmado la Declaración Universal de Derechos Humanos y solo ha suscrito 10 de los 103 convenciones internacionales existentes, que reconocen y amparan los Derechos Humanos.

La Iglesia parece tener nostalgia de los tiempos de su omnímodo poder. Me refiero a los tiempos de la inquisición que conviene no olvidar, porque el fin del retrogradismo actual es exactamente ese.

La Iglesia con sus castigos es una fabrica mártires generalmente anónimos, pero históricamente algunos han tenido cierta relevancia.

Juana de Arco fue quemada viva en Rúan, los clérigos la condenaron por herejía. Según diversos testigos presenciales del juicio, fueron sometidos a multitud de correcciones por orden del obispo Cauchon, así como a la introducción de datos falsos. Finalmente, después de algunas revisiones, en 1909 fue beatificada y posteriormente declarada santa en 1920 por el Papa Benedicto XV.

Hubo a lo largo de la historia muchísimos supuestos herejes que fueron tratados como tales por la inquisición. No en vano se han manejado una cincuentena de diferentes categorías distintas de herejía, y todo ello obedece a La necesidad de la Iglesia de emitir juicios morales y de procurar castigos. Ahora La Iglesia ha perdido mucho poder para castigar, pero dentro de sus limitaciones continúa haciéndolo o procurando hipócritamente que otros lo hagan por ella. Les basta con sembrar la homofobia. A su vez las conferencias episcopales de otros países harán lo propio obedeciendo a su líder.

Mientras el Vaticano no firme la carta de la declaración de los derechos humanos, su moralidad ha de ser puesta en entredicho.

 

 

 

La UE debe elegir entre los derechos humanos y la moral católica.

La UE debe de poner fin a las ideas retrógradas heredadas de tiempos donde funcionaba algo totalmente distinto de la democracia y los derechos humanos.

La Iglesia se ha visto cuestionada y para reafirmarse como un poder superior, ha caído en el oscurantismo y el retrogradismo. Es sexista, homófoba, los colectivos de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales han sido convertidos por La Iglesia en pecadores merecedores del infierno, y muchos partidos que se nutren del voto católico han contribuido a violar los derechos fundamentales de estos colectivos negándoles los derechos de los que goza cualquier ser humano por el mero hecho de serlo.

La buena noticia es la siguiente:

La UE insta a los Estados miembro a legalizar el matrimonio homosexual

Mientras, en España, tercer país europeo en legalizarlo, el PP mantiene su recurso ante el Tribunal Constitucional

[…]

Los eurodiputados consideran que «es más probable que los derechos fundamentales de las personas LGTB sean protegidos si tienen acceso a instituciones jurídicas como la convivencia, la unión registrada o el matrimonio». Por ello, piden a los Estados miembros que no ofrecen estos derechos a los LGTB que «consideren la posibilidad de hacerlo».

El documento también reclama a la Comisión Europea que proponga medidas para que sean reconocidos recíprocamente los efectos de los documentos relativos al estado civil sobre la base del principio de reconocimiento mutuo.

La resolución fue presentada por los grupos populares (PPE), socialdemócrata (S&D), liberales (ALDE), Verdes/ALE y de izquierda (GUE/NGL), y ha sido adoptada por 430 votos a favor, 105 en contra y 59 abstenciones.

Ofender y dañar son cosas muy diferentes:

Ninguna práctica sexual por aberrante o repugnante que parezca y que busque satisfacción sexual, debería ser castigada salvo que cause un daño objetivo a otra persona. Por el contrario, la violación, sadismo, masoquismo, pederastia, son conductas perniciosas y por tanto punibles (aunque el que las cometa sea un santo varón).

El caso es que hay muchas conductas sexuales marginales que pueden ser repugnantes u ofensivas, pero que no causan un daño objetivo a nadie.

Los conceptos de contra natura, perversión, o parafilia son subjetivos, tienen carga ideológica y son dependientes del contexto social.

Se argumenta que la homosexualidad no va a favor de la especie porque no conduce a la reproducción y por lo tanto ha de ser visto como una disfunción. Vamos a intentar rebatir este punto con argumentos rigurosos basados en lo que la ciencia está descubriendo.

Argumentos pseudocientíficos para calificar a la homosexualidad de aberrante:

Si la homosexualidad fuera una disfunción importante, la naturaleza la habría evitado por selección natural.

La cosa no debe ser tan simple y algunos estudios han concluido que los genes que producen homosexualidad en un varón, lo que hacen es justo lo contrario si se presentan en el sexo opuesto.

El gen egoísta (como diría Richard Dawkins), es el que resulta seleccionado, porque es el que beneficia a la especie en su conjunto. La selección natural no selecciona individuos, sino sus genes. Los genes que favorecen la homosexualidad están ahí porque no son nocivos para la especie humana. Cumplen una función y la homosexualidad es en el peor de lo casos un precio asumible por la evolución a cambio de un beneficio superior que comportan esos genes.

Para algunos genes, la selección natural no parece comportarse de forma rígida. Un ejemplo es la cobardía y el valor. Lo mejor para una especie es que exista una mezcla de ambos tipos de individuos, valientes y cobardes, porque lo que es bueno en determinadas circunstancias, es desastroso en otras hacen falta ambos individuos en una población para asegurar su estabilidad. La especie debe de estar preparada para poder adaptarse a circunstancias diversas.

En cualquier caso, mas allá de argumentaciones científicas a favor o en contra, intentar unificar las conductas y las ideas humanas, es contrario a los derechos humanos y al espíritu de la democracia. Hay que recordar que La iglesia es profundamente antidemocrática tanto en su doctrina como en su estructura interna.

En mi opinión, las afirmaciones del tipo Dios quiere esto o Dios quiere lo otro, con independencia de una supesta veracidad incomprobable, son tendenciosas y manipuladoras.

Está costando poner a La Iglesia en su sitio porque llevamos 20 siglos de dominación católica:
La Iglesia se ha comportado durante siglos como un estado dentro de un estado. Ni los reyes se atrevían a contradecirla por miedo a la excomunión y tenían sus propias leyes y sus propios sistemas de recaudación, tales como diezmos (p. ej: la décima parte de las cosechas) las primicias que eran el primer fruto de cada cosa (p. ej: el primer cordero de una oveja, o el primer ternero de una vaca, etc.) Las herencias de los miembros de La Iglesia eran para La Iglesia. El derecho que se pagaba por los difuntos denominado lutuosa y la alaja que era la joya de personas con un nivel de renta importante. Todo esto se cobraba al que podía pagar y al que no podía pagar a La Iglesia, se le cobraba con su trabajo en obras de mantenimiento de las propiedades de La Iglesia. Además, algunas personas dejaban el encargo de que una vez fallecidos se rezaran misas por su alma con cierta periodicidad, a cambio de parte de su herencia (p. ej: Terrenos e inmuebles) que se quedaba La Iglesia.
Esto era posible porque durante siglos casi nadie cuestionaba abiertamente la religión oficial y el que lo hacia podía terminar en la hoguera como Giordano Bruno.

La ciencia con el tiempo avanzó hasta dar respuesta a temas trascendentes sobre quienes somos y de donde venimos. Después de eso, los textos sagrados, como el Génesis, han quedado reducidos a meros cuentos y el poder de La Iglesia y el temor a Dios, se ha ido perdiendo.

El problema es que La Iglesia no acepta su nuevo papel ni se moderniza. Juan Pablo I lo intentó y quizás por eso y por combatir la corrupción del Banco Ambrosiano lo envenenaron.

La Iglesia actualmente trata a los laicos como insumisos a la ley de Dios. En otras palabras, La Iglesia no se ha dado cuenta de que ya no puede continuar siendo un estado dentro de un estado y de que las leyes se deciden exclusivamente por los dirigentes elegidos de forma democrática. El poder político no emana de Dios sino del pueblo soberano.

La UE ha empezado a despertar gracias a un papa tan polémico como el actual, que condena a los homosexuales al infierno y pide comprensión para los curas pederastas y sus debilidades humanas.

Las trampas antidemocráticas del estado español:

En España y otros países (Francia no tiene concordato) tenemos un concordato con la Santa Sede que es pura cesión por motivos religiosos y que obedece al interés político por aprovechar la fuerza del voto católico. Esto atenta contra los derechos humanos de los que no comparten esta ideología.

La trampa principal está en la constitución. Al contrario de lo que la constitución afirma, España ni es un estado laico ni es un estado aconfesional.

Si la religión quedara relegada a un asunto personal y privado, sin derechos específicos ni posibilidad de presencia en el espacios públicos, hablaríamos de estado laico que es lo suyo en una democracia.

El problema es que el estado tampoco es imparcial en estos temas y promueve el catolicismo a través de un concordato con la Santa Sede. Por lo tanto, sí que es confesional.

La mención a un credo concreto como es el catolicismo en nuestra constitución por razón de su mayoría es una forma de privilegiar a un credo que precisamente por su condición mayoritaria no merece privilegio alguno como es el concordato. No hablamos precisamente un privilegio menor. Es una fuerte discrimimnación por razón de fe.

Conclusiones:

Nuestra tradición católica es el fruto de la dominación católica. Tuvimos un estado dentro del estado durante siglos, y aunque La Iglesia ya no tienen tanto poder como antaño, el poder que aún conserva es enorme gracias a la connivencia con un estado antidemocrático.

España dice que es un estado aconfesional pero la confesionalidad del estado español queda muy clara en el concordato con la Santa Sede.

Es bueno que desde la UE se empiecen a defender los derechos humanos que La Iglesia lleva siglos vulnerando.

Criminalización por motivos religiosos en España y en el resto del mundo..

Jóvenes gais ajusticiados en Irán.

Jóvenes gais ajusticiados en Irán.

Para decir que los gays son pecadores pervertidos hace falta tener valor de mirar cara a cara a sus consecuencias en otros países, donde el pecado es castigado con la ejecución.


«GAYS Y LESBIANAS EN EL MUNDO MUSULMÁN» Por Paco Ramírez y Rafael Salazar.

Una imagen vale más que mil palabras. Y una impactante foto de dos chicos jóvenes, casi adolescentes, colgados en una grúa en el Irán de los Ayatollahs dio la vuelta al mundo. De pronto se hizo explícito y notorio, algo que se está produciendo en muchos países islámicos, y que la opinión pública internacional se negaba a considerar.

Ya me pronuncié sobre la criminalización de la homosexualidad: Calificando la homosexualidad, expliqué lo absurdo que es calificar a los homosexuales de desviados, y por ello no considero necesario insistir, pero hay otros casos de criminalización por motivos religiosos igualmente sangrantes.

Para mí la condena del uso del preservativo entra en esa categoría, y sus efectos en la deficiente prevención del Sida en África son tremendos. Muchos males modernos derivan de un descontrolado crecimiento democrático, y recurrir a la abstinencia, al método Ogino y a la marcha atrás, no hace más que agravar el  grave problema demográfico que ya padecemos con consecuencias medioambientales, climáticas, sanitarias, sociales, energéticas, de vivienda, y de consumo de alimentos entre otros.

SIDA en África.

SIDA en África.

25 millones de muertos por HIV/SIDA … solo en África.
El Papa Benedicto XVI dijo a los periodistas que se encontraban a bordo del avión que lo trasladaba a África que “La epidemia de SIDA no puede ser vencida con la distribución de condones. Sólo aumenta el problema“. El Papa estimó que la solución pasa por un “despertar espiritual y humano” y por la “amistad a los que sufren“.

También la criminalización de la eutanasia, merecería que algunos tiranos religiosos acabaran sus días como algunos de esos enfermos que no soportan seguir viviendo. Veríamos si la fe les reconforta entonces.

Me parece igual de tremendo el derecho a matar como el derecho a obligar a vivir. Si hay algo que nadie debería cuestionar que nos pertenece plenamente, es nuestra propia vida.

El poder para castigar conductas no acordes a una ideología:

El poder del catolicismo carece en la actualidad de la facultad de llevar a cabo condenas de los actos que ellos consideran ilícitos, pero en otros tiempos si tuvieron esa capacidad. Usaron de la tortura, y de quemar vivas a las personas.

Por poner un ejemplo sacado de la Wikipedia, Juana de Arco fue quemada viva en Rúan, los clérigos la condenaron por herejía. Según diversos testigos presenciales del juicio, fueron sometidos a multitud de correcciones por orden del obispo Cauchon, así como a la introducción de datos falsos.  Finalmente, después de algunas revisiones, en 1909 fue beatificada y posteriormente declarada santa en 1920 por el Papa Benedicto XV.

Esa capacidad de torturar y matar que ha perdido La Iglesia Católica, se conserva en otras religiones que han usurpado el poder absoluto en algunos países. La tremenda imagen de la cabecera lo atestigua. En otros casos también hemos sabido de casos de lapidación de mujeres por adulterio. Las mujeres en algunos países gobernados por religiosos fanáticos viven en permanente esclavitud.

El fracasado intento de modernidad religiosa en el Concilio Vaticano II:
Para evitar la natural desconexión de la realidad, el Vaticano intentó adaptar la disciplina eclesiástica a las necesidades y métodos de nuestro tiempo. Dicho concilio concluyó en 1965, y ya se puede considerar caducado y obsoleto.

Benedicto XVI dice que el Concilio Vaticano II desató un «utopismo anárquico» en la Iglesia
De acuerdo al Papa, esto no pasó a mayores gracias a líderes como Juan Pablo II, que defendieron la novedad del concilio y la unicidad de la Iglesia.

Los errores que algunos ven en ese concilio son en realidad un intento de evitar el fundamentalismo en el cual otras religiones si han caído y que claramente es un problema mucho mayor. El precio para no caer en el fundamentalismo ha sido la debilidad de la doctrina que Benedicto XVI califica de «utopismo anárquico». Avanzar no les vale, retroceder tampoco, se han quedado sin camino.

Ahora andan muy perdidos y su forma de intentar salir de sus propios problemas, es haciéndose las víctimas y arremetiendo contra enemigos inexistentes. Son claramente víctimas de ellos mismos y de nadie más.

Conclusiones:

La conclusión es muy clara, nadie les ataca, se trata de legítima defensa, y cuanto menos poder tengan los líderes religiosos, mucho mejor para todos, porque la mayoría son enfermos peligrosos y fanáticos. Incluyo en esa condición no solo a los talibanes y otros fundamentalistas, sino al propio Benedicto XVI por haber sido capaz de disculpar la pederastia en el seno de la Iglesia pidiendo comprensión e indulgencia para esos sacerdotes pederastas. Todo eso, a la vez que condena cosas como la homosexualidad, y a los que practican el aborto de forma legal en España. Estas son algunas de las aberraciones morales de este papa, a las cuales no todo el mundo está dispuesto a acostumbrarse.

Con la doble moral de La Iglesia y la discreción con la que se tratan las faltas cometidas por los religiosos, se intenta evitar que se afee la imagen de una Iglesia que muchos tienen por santa y pura. Esta imagen inmaculada es en gran medida producto del tratamiento de permisividad e incluso impunidad que reciben continuamente por parte de las instituciones públicas. Nadie afea La imagen de La Iglesia. La Iglesia es mucho más fea de lo que aparenta. Sólo hay que fijarse un poco.

Noticia calentita para terminar:

Hallan 21.000 archivos pedófilos en una parroquia de Castellón.
Los archivos de contenido pedófilo ocupaban alrededor de 600 gigas.
La juez de guardia pone en libertad al párroco tras prestar declaración.

La Iglesia debería asumir sus errores, y además pagar por ellos como cualquier hijo de vecino, en lugar de ser tan dura con ciertos colectivos que a diferencia de ellos, no hacen daño a nadie. Van de víctimas de un supuesto clima laicista radical, cuando en realidad se trata de todo lo contrario. En España tenemos una situación de confesionalidad encubierta que favorece al catolicismo  con toda clase de privilegios. Lo que hay en España es una situación de creciente rechazo y hartazgo entre los ciudadanos y de crisis de fe entre los sacerdotes. El problema de La Iglesia es un problema interno.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén