Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

Etiqueta: copyright Página 2 de 3

Amazón da un paso importante en favor de la cultura.

Amazón ya no sólo se ve capaz de competir con los libreros, sino que podría hacerlo con los editores. Probablemente muchos editores han estado frenando la popularización de libros electrónicos que les obligaba ha cambiar demasiado su modelo de negocio. Los que han visto en los cambios un problema en lugar de una oportunidad,  se han resistido por todos los medios a los mismos, y podrían tener en el futuro un problema aún mayor por no acompasar sus pasos a los nuevos tiempos.

Amazon quiere prescindir de las editoriales y publicar libros directamente
De acuerdo a lo que señala el New York Times, Amazon estaría en conversaciones con autores para publicar 122 libros en los próximas meses, sin pasar en ningún momento por alguna editorial, sino que revisando los libros ellos mismos y lanzándolos como “editados por Amazon”. Estos libros saldrán al mercado tanto en formato de eBooks como en papel.

De resultar exitosa esta primera experiencia de Amazon como editorial, podrían ir aumentando la cantidad de libros publicados por ellos mismos.

Para los autores en general es una noticia positiva, pero para los autoeditores la noticia es doblemente esperanzadora, porque se avanza poco a poco en la línea de la supresión de los intermediarios entre creadores y consumidores.

Estamos cada vez más cerca de un cambio de modelo cultural:
Lo que ha estado haciendo la Industria del Copyriht para prolongar de forma forzada la supervivencia de modelos de negocio obsoletos, ha sido beneficiar a un reducido número de autores de enorme éxito, en perjuicio de toda la cultura en general. Eso se ha hecho por motivos de rentabilidad económica, y supone una enorme distorsión de la cultura.

El aspecto monetario en la cultura siempre la ha perjudicado, porque la condiciona comercialmente. Convertir a la cultura en un mero negocio es una prostitución de la misma.

Esta forma de entender la cultura nos ha robado la mayor parte de la misma. Las demandas por infracciones de copyright, pueden costar más de lo que se puede ganar con ellas, y por esa razón, mucho antes de que expire su copyright, el 98%  de las obras registradas quedan huérfanas. Es decir, inaccesibles al gran público.

Esto significa que se ha estádo legislando desde hace muchos años únicamente para ese 2% de obras de gran éxito que tanto interesan a la industria por su enorme rentabilidad.

En el caso de la literatura, son los editores los que han condicionado comercialmente a la cultura.

Por poner algún ejemplo: Una persona con una cara conocida, por aparecer en televisión, no garantiza la calidad literaria de su obra, pero sí un resultado comercial, y eso no beneficia a la cultura. Los editores también han usado los premios literarios como instrumento de promoción al servicio de la industria y por ello no siempre se ha buscado la calidad en estos premios.

El negocio de los editores es crear autores con buenos resultados comerciales, no hacer llegar muchas obras de calidad al gran público. Es de agradecer que los editores descubran de vez en cuando algún talento desconocido y que lo promocionen, pero trabajando como lo hacen, me temo que es más el talento que se pierde, que el que se aprovecha.

Todo lo que sea acercar directamente y sin intermediarios el gran público a los autores, me parece muy positivo.

El Canon, La Ley Sinde, y otras pestilencias.

La lobbycracia apesta.

La lobbycracia apesta.

La ley para algunos es un pequeño inconveniente que puede saltarse de mil formas:

Llama la atención las feas relaciones entre la justicia y el lobby de la Propiedad Intelectual en España. Una mala relación que ha culminado con una Ley Sinde que ha escorado a la justicia, dejando a los ciudadanos en situación de desamparo ante las actuaciones arbitrarias del ejecutivo contra páginas de descargas. Por eso algunas noticias sonaban inicialmente a música celestial.

La Audiencia Nacional anula la orden que regula el canon digital
Considera que es un reglamento y su aprobación requeriría determinados trámites y un dictamen del Consejo de Estado que no se hicieron.
La Audiencia Nacional ha declarado hoy nula la orden ministerial sobre el canon digital que regula desde 2008 una tasa aplicada sobre los soportes digitales susceptibles de almacenar contenidos sujetos a derechos de autor. El impuesto pretende compensar así a la industria cultural por la distribución o copia no autorizada de sus creaciones.

El artículo parece redactado en clave de pataleta.

No os hagáis ilusiones. ¿Acaso no conocéis a la ministra? La señora Sinde ya se ha apresurado a decir que el canon continua en vigor. ¿Acatarán alguna vez alguna sentencia?

Sinde sostiene que el canon sigue vigente, pero con la norma anterior a la sentencia
La ministra de Cultura reconoce que la resolución de la Audiencia Nacional dice que la orden de 2008 no se tramitó adecuadamente y tiene defectos de forma

Al desacato de la sentencia dictada por el tribunal europeo habría que añadir este otro desacato. El Zapaterismo viene haciendo un uso repugnante de la justicia en su propio provecho en todos los frentes.

Esto de tomar a los ciudadanos por idiotas, y de reírse en nuestra cara, se ha convertido en una fea costumbre.

La presencia de esa ministra en ese ministerio descalifica totalmente a Zapatero. Está consintiendo un auténtico expolio a la ciudadanía y un nefasto recorte de libertades.

La Asociación de Internautas ve incongruente que si el canon es nulo no se devuelva dinero

Víctor Domingo, presidente de la AI, ha hablado sobre el canon digital.
Dice que «no puedes hacer a un país pagar 150 millones de euros al año por una tasa indebida sin que los responsables rindan cuentas».

No sólo no pueden seguir cobrando como afirma Sinde, es que deben devolver lo cobrado. Nos están robando y no son cuatro perras.

La Unión de Consumidores afirma que se puede exigir la devolución del canon
La asociación afirma que tras la sentencia de la Audiencia Nacional contra la orden del canon su cobro supondría un «enriquecimiento ilícito»

La Unión de Consumidores de España (UCE) ha acogido positivamente la sentencia de la Audiencia Nacional, ha considerado «injusta» la tasa del canon, ya que «actúa como compensación preventiva por si el consumidor decide cometer un delito que atente contra la propiedad intelectual».

Asimismo, la UCE exige que los importes cobrados en base a lo establecido en esa orden se reintegre a los consumidores. Al tratarse de una orden que se ha declarado nula por fallo en el procedimiento, «los importes cobrados en este concepto son susceptibles de devolución», tal y como ha asegurado el Departamento Jurídico de la organización.

¿Quién roba a quién?

El canon digital, según los últimos informes públicos de la SGAE, le proporcionaba unos ingresos anuales de unos 30 millones de euros, aumentando más de un 70% sus recaudaciones. En otras palabras. La base del negocio de la SGAE es un dinero recaudado de forma ilícita y repartido con total arbitrariedad en una institución con carencias democráticas clamorosas, que ningunean a la inmensa mayoría de los socios.

Por eso cuanto la ministra se refería a que la industria mueve en España el 4% del PIB, deben de referirse al negocio fraudulento que tienen montado.

El canon está aplicado de forma indiscriminada a casi cualquier cosa. Yo, soy muy feliz cuando uso mi linternita o mi avisador de cocina, porque creo que son aparatos que no pagan canon.

Fuera de coñas. Mira en tu casa y calcula el canon que llevas pagado. El volumen de la estafa que se nos está aplicando es brutal, y no se reparte de forma equitativa entre los creadores, sino únicamente entre una élite de ellos, que goza de éxito comercial.

El fondo de la cuestión:
Tanto el canon, que es un saqueo consentido por nuestros gobernantes, como la Ley Sinde, son atentados contra la ciudadanía fundados en un montón de mentiras repetidas incansablemente desde el poder, desde un montón de países, y desde hace mucho tiempo.

Todo ello conforma la base de una guerra declarada desde ese poder que a mí me gusta denominar lobbycracia, y que no se ha detenido a la hora de aplastar los derechos más elementales de los ciudadanos.

Estas mentiras vienen siendo ampliamente difundidas por los medios de comunicación con la malsana intención de distorsionar la realidad, y de atemorizar, y crear conciencia de falsa culpabilidad en los ciudadanos. Con ello se criminalizan acciones no sólo lícitas sino inofensivas. Confundir las descargas con la piratería es una barbaridad a la que ya estamos acostumbrados, pero no deberíamos acostumbrarnos a nada de eso.

Decir que las leyes actuales son insuficientes para la protección de los derechos de los creadores, también es mentira. Son obsoletas y en algunos casos excesivamente proteccionistas a favor de la industria.

Mentiras sobre la equiparación de la autoría con la necesidad de aludir a una propiedad intelectual:
Las leyes, salvaguardando los derechos fundamentales de las personas, han de ser dictadas conforme al interés general de toda la sociedad, y en una democracia esto se hace conforme a la voluntad popular.

La preservación de los derechos de la Propiedad Intelectual es algo que no existe como derecho fundamental. La autoría de una obra, sí es un hecho incontrovertible en una obra, y es lógico que conlleve ciertos derechos, pero la propiedad intelectual es un concepto artificial que hoy en día, de facto resulta insostenible, y que introduce toda clase de distorsiones de la realidad en favor de una industria obsoleta.

El derecho de acceso a la información como derecho inalienable:
Los ciudadanos, estamos inmersos en una contienda con estos lobbys de la propiedad intelectual, que tiene mucho que ver con lo que está pasando en los países árabes. Una de las cosas que allí reclaman con más fuerza es la libertad de acceso a la información. Nada que ver con la religión.

Allí, por fin, han catado Internet y han visto mundo, han percibido estilos de vida distintos, y quieren tener la libertad de acceso a la información que tenemos en occidente.

La información es percibida ahora como una amenaza para los poderosos porque han perdido su control absoluto sobre ella.

La información nunca ha sido ni buena, ni mala (sólo su uso puede serlo), y una vez que es publicada deja de ser propiedad de nadie. Puede gustar o no lo que acabo de decir, pero de facto es así. Es inevitable. Ya no se pueden poner esas cochambrosas puertas al campo que funcionaban en otros tiempos.

Se trata de un conflicto a escala internacional:
Pese al cabreo de la ciudadanía y las consecuencias electorales que pueda tener, el poderoso lobby ejerce su presión a nivel internacional. Aquí gracias a Wikileaks nos enteramos de presiones muy fuertes de EE.UU. para que se aprobara a cualquier precio la Ley Sinde, y otros países están en la misma línea.

Reino Unido le da forma a su “Ley Sinde”: ISPs e Industria podrían bloquear sin juez

El Reino Unido ha instado con urgencia el desarrollo de una medida similar a la Ley Sinde española con la que bloquear el acceso a tales webs sin necesidad de juez ni comisión alguna.

Son ataques tremendos a las libertades en Internet. Las constituciones tienen que ser cambiadas para evitar este tipo de tentaciones totalitarias de los gobiernos aliados con la industria de contenidos.
Se intenta criminalizar a espaldas de los jueces las páginas de enlaces cuya licitud en los tribunales ha sido confirmada hasta la saciedad. Es una guerra sucia contra la ciudadanía.

Estoy convencido de que algunos intelectuales hoy admirados, tendrán que reconocer su vergonzoso papel en todo esto dentro de unos años, porque esta es una guerra que no pueden ganar, y están siendo utilizados y comprados por la industria.

El éxito con alguna excepción, les ha convertido en ciegos. Están actuando contra sus potenciales clientes y la oferta cultural gratuita es demasiado amplia como para dedicarse a hacer esa contrapublicidad suicida. Algunos no serán recordados por sus creaciones, sino por sus complicidades y por sus actitudes egoístas.

Enlazar no es delito:

Continúan las sentencias en las que se confirma que enlazar no es delito.

Ley Sinde: La Audiencia de Madrid insta que enlazar no de es delito

Ni con publicidad es considerado delito, dado que no se llega a considerar plenamente como ” ánimo de lucro ” según recoge El Mundo en su edición de hoy.
IndiceDonkey lleva tres casos muy similares desde su salida alla por Abril de 2006 queda fuera de una Ley Sinde que se llega a desplomar por cada juicio que existe, entre ellos este.

Son medidas liberticidas cuyo resultado será según los expertos, no sólo inútil para la propia industria sino claramente contraproducente.

Sinde asiste a su propio hundimiento con los palos a su Ley
Esta misma semana, la Justicia dictaba otra sentencia contraria a los propósitos de la Ley Sinde, que podría suponer el cierre de numerosas webs. La Audiencia Provincial de Madrid resolvió archivar las causas abiertas contra Indicedonkey y Spanishare –que fueron clausuradas en 2006- ya que entendían que «los responsables de la página no realizan de forma directa actos de comunicación pública de obras protegidas por la LPI (Ley de Propiedad Intelectual) ya que no alojan en sus archivos los títulos descargados». Además, también descartaron que existiese delito porque no era posible demostrar un ánimo de lucro derivado directamente de la descarga del contenido audiovisual.

Ya en febrero, el Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol archivó la causa abierta contra los responsables de otras tres web -Estrenosdivx, Limitedivxs y Limitetracker- por considerar el juez que la actividad de ofrecer enlaces a descargas no supone una actividad delictiva.

Algunos creadores ven todo esto con preocupación y no es para menos. La neutralidad en un tema tan grave es imposible, y la red sabe quien está de parte de quien y lo tiene en cuenta.

La falacia de la propiedad intelectual:
La clave de la solución está en lo que los ciudadanos queramos hacer con las leyes proteccionistas para favorecer a los creadores, cosa que ha de decidirse de forma democrática entre todos, pero la industria ha malmetido para dar a entender que la información tiene propietario, y que todo es una cuestión de derechos inalienables. Naturalmente ellos son los administradores de esos derechos y viven muy bien de ello.

Esa y no otra es la gran mentira de la que nacen todas las demás. La Propiedad Intelectual, pese a quien pese, hoy en día se desvanece como un espejismo. No así la autoría ni los derechos de autor.

Está muy bien penalizar el plagio, y procurar el sustento de los creadores, pero el concepto Propiedad Intelectual ya no se sostiene. Las reglas de la propiedad de bienes materiales, no son aplicables a la propiedad intelectual. Copiar y robar nunca serán la misma cosa.

Las inconsistencias referidas a un término tan absurdo como Propiedad Intelectual, vienen de antaño. Por ejemplo: En literatura el plagio equivale a un robo, pero parece que el robo con asesinato está permitido, porque mejorar la obra plagiada siempre se consideró una gran virtud, y ¿dónde quedan entonces esos derechos inalienables a esa Propiedad Intelectual?

Apropiándose de lo inapropiable con la excusa de la sostenibilidad de los autores:
La Propiedad Industrial (patentes) lo mismo que los derechos de autor, han sido basados innecesariamente en el concepto de Propiedad Intelectual, y gracias a ello se han llegado a algunas situaciones absurdas, que son producto del Capitalismo Cognitivo.

Por ejemplo: Microsoft patentó el doble Click del ratón, y alguien patentó la rueda porque nadie había reclamado esa patente previamente.

Cuando una patente está próxima a extinguirse, se recurre en los países desarrollados a extender al máximo el tiempo de protección con distintos mecanismos como las patentes de segundo uso, que no añaden nada al invento original.

Mucha gente cree erróneamente que el personaje de Mickey Mouse está protegido solo por derechos de autor, pero en realidad Mickey, como la mayoría de los personajes de Disney, está protegido como marca registrada (™ o ®), y, como todas las marcas registradas, sus derechos son perpetuos siempre que el dueño las use comercialmente.

En otras palabras, la industria siempre logra perpetuar los derechos de explotación de cualquier obra cuando hay suficiente interés en ello, pero la excusa de la sostenibilidad de los creadores sólo es aplicable a los autores vivos, y Walt Disney no está congelado sino incinerado desde hace más de cuarenta años.

La sostenibilidad de los autores es algo muy beneficioso para la sociedad, y como tal conviene procurarla con las medidas legislativas adecuadas que la sociedad demande por cauces democráticos, pero que un creador tenga la posibilidad de hacerse millonario y crear un patrimonio familiar que dure varias generaciones, no ha de ser una prioridad, porque en nada se beneficia con ello a la sociedad. Sólo beneficia a la industria que se maneja mucho mejor con unos pocos autores muy famosos que con una amplia variedad de autores con independencia de su calidad.

La protección de los creadores no puede servir de falsa excusa para favorecer a la industria. Se necesita hacer un balance entre beneficios y perjuicios para toda la sociedad, y los autores deben ser protegidos en la medida en que a la sociedad le convenga, y nada más.

A la industria de contenidos bajo Copyright, ya no hace ninguna falta protegerla, porque no crea riqueza ni valor añadido. Además, tiene efectos muy destructivos sobre la cultura.

Muchas obras maravillosas, pero de escaso interés comercial, han quedado definitivamente sepultadas bajo la losa del miedo a los derechos de autor. Son las llamadas obras huérfanas y representa el 98% de la producción que se pierde por miedo a reclamaciones futuras, porque nadie sabe si están afectadas o no por derechos de autor. Un disparate que justifica la revisión de arriba abajo de todo el tema de la propiedad intelectual.

La falacia de los perjuicios ocasionados por las descargas:
El lobby de la propiedad intelectual, ha declarado la guerra a Internet, pero es que Internet somos todos. Parece que viven de las compensaciones sobre lo que supuestamente les estamos robando, pero es todo mentira y los ladrones son ellos.

Es todo MENTIRA: las descargas nunca perjudicaron a la industria de los contenidos.

Un estudio desarrollado en la London School of Economics analiza la evolución de las métricas de la industria en comparación con las descargas, y demuestra que todo lo que decía la industria era erróneo, una simple mentira. Que la industria no está tan mal como pretendían hacer ver, que las descargas no han provocado ningún efecto significativo (y que de hecho representan el futuro de la industria), y que los descensos en la facturación de la industria se deben, simplemente, a otros factores, tales como la crisis económica y la caída generalizada de la economía de consumo. Para un buen análisis, recomiendo este artículo de Ars Technica, “Did file-sharing cause recording industry collapse? Economists say no“.

Prioridades políticas y conclusiones finales:
La dedicación al parasitismo político y a las corruptelas deja tan poco tiempo a nuestros políticos.

Tanto es así que la ley más importante del año, la de los presupuestos del estado, no ha merecido la asistencia de casi ningún diputado. Estaban todos ocupados con asuntos propios.

Tenemos un arco parlamentario monopolizado por PP y PSOE, y va siendo hora de mandarles un recadito el 22 de mayo.

#NoLesVotes.

¿Es imprescindible mantener el concepto de propiedad intelectual?

La Propiedad Intelectual es un intangible.

La Propiedad Intelectual es un intangible.

Propiedad intelectual: Un modelo caduco
Junto a la panoplia de subvenciones y otras medidas proteccionistas, el Gobierno dio una vuelta de tuerca más a su intervencionismo a favor de los burócratas del cine con la denominada Ley Sinde.

19-02-2011 – Bajo la noble intención de proteger los derechos de propiedad intelectual, se esconde la defensa de los intereses de un grupo que aspira a lo imposible: forzar a los demás a pagar por ver cosas que no desean.

A diferencia del concepto de propiedad intelectual, existen otros conceptos relacionados mucho menos artificiales. Por ejemplo: el concepto de autoría de una obra, que es el que garantiza un reconocimiento a su autor como tal sobre su obra. El concepto de derechos de autor aparece vinculado al anterior, y sirve para establecer unos derechos de explotación de la obra en pago al trabajo que supuso su creación y a la sostenibilidad de las actividades creativas.

El concepto de ‘propiedad intelectual’ es un concepto que atribuye la condición de apropiable a algo intangible, que además puede ser copiado y multiplicado en lo que a su distribución se refiere. Por lo tanto, la apropiación por derecho de algo físicamente inapropiable, se convierte en un atributo muy discutible e imposible de llevar a la práctica de forma efectiva desde el momento en que todo el mundo puede copiar cantidades ingentes de información relativas a obras, y todo ello a un coste despreciable.

Estamos viendo lo complico que es controlar el movimiento de la información. 8 Gigas de información caben en una tarjetita minúscula de las que se usan en fotografía. Esta capacidad representa lo que ocupan miles de canciones en mp3, o una docena de películas adecuadamente comprimidas. Si alguien quiere sacar una tarjetita de esas de un país puede hacerlo sin dificultad dado su tamaño. Los gobiernos incluso controlando férreamente Internet, tienen serios problemas para evitar las fugas de información sensible.

Si yo quiero bajarme una película por Internet, ¿Quién me lo va a impedir? Si no pueden impedirlo que no digan que es algo ilegal.

La información ya no es algo apropiable, y quizás nunca lo fue, y eso es una gran noticia porque permite su acceso de forma universal.

Los negocios que se basaban en vender copias de obras intelectuales, han quedado obsoletos. Actualmente si una película destinada a salas de cine, no es capaz de arrasar en taquilla y generar ingresos cuantiosos en la primera semana, será un fracaso comercial. Esa es la situación y los creadores de obras cinematograficas tienen que adaptarse a ella mediante la incorporación de las estrategias comerciales y de distribución adecuadas.

La producción cinematográfica esta en auge. Hay series de televisión que han generado fortunas y el hecho de que la gente se descargue las series completas no afecta al negocio que solo va a depender de que a la gente le compense ver la serie en riguroso estreno, en directo, y tragarse los anuncios. Los que no lo vieron en directo no dañan el negocio con sus descargas, solo disfrutan de un producto muerto, porque el mundo ha cambiado y nada sobrevive a su estreno más allá de unos pocos días.

De hecho, el 80% de las obras quedan huérfanas y ya no se pueden ofrecer por miedo a que aparezca alguien inesperado reclamando derechos de autor. Es lo que hay. El sistema actual consigue que la mayor parte de las obras se tire a la basura por haber cosechado un cierto nivel de éxito en los primeros años, y por miedo a que alguien aún conserve los derechos de autor que expiran 70 años después de la muerte de su autor.

El concepto autoría tiene sentido, el concepto derechos de explotación, también, pero el concepto propiedad intelectual tal y como está ahora es una majadería culturicida que surgió para evitar que la obra termine siendo de dominio público a la muerte del autor. Esto beneficiaría a la cultura, y perjudicaría a los herederos del autor y a la industria. Gracias a Internet la producción cultural ha aumentado mucho y el acceso a la información también. El mundo ha cambiado.

Las obras, hace unos eran años tan longevas como los loros, y ahora comercialmente son tan efímeras como las mariposas, pero continúan viviendo de otra forma mucho más tiempo.

Posts relacionados en este Blog:

¿Quién empezó con el «Todo vale»?

Aunque no lo parezca, el canon de la SGAE fue declarado ilegal.

Aunque no lo parezca, el canon de la SGAE fue declarado ilegal.

Precedentes:

La sociedad ha venido denunciando situaciones de abuso de un lobby camuflado de defensores de la cultura, que jamás sintió respeto por la legalidad y que han funcionado amparados por coberturas políticas de distinto signo pisoteando los derechos más elementales de los ciudadanos.

La SGAE ha recaudado auténticas fortunas, actuando como jueces y como parte, con la aplicación de un canon (supuestamente compensatorio por copia privada) que ha medrado en los bolsillos de los consumidores y que ha perjudicado gravemente a una industria electrónica, a cuenta de los nuevos soportes digitales que cada vez son capaces de almacenar más información. Todo ello ante la inacción de unos políticos complacientes con ese lobby de autodenominados intelectuales. Se trata de una fortuna que debería ser devuelta a los ciudadanos porque el canon digital español es ilegal.

La abogada Verica Trstenjak del Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que el canon digital impuesto en España por la SGAE es considerado ilegal por realizarse de forma indiscriminada, tanto a empresas como profesionales para fines ajenos a la copia privada. Esto significa que la SGAE cobró de forma ilícita mucho dinero y por debería ser devuelto.

La SGAE actúa bajo la consigna de que toda la música está sujeta a derechos y que ellos pueden reclamarlos cosa que no es cierto:  El juez da la razón a un pub frente a la SGAE porque la música que ponía era ‘libre’

La SGAE es una entidad a la que nunca preocupó otra cosa que no fuera recaudar cuanto más dinero mejor para sus socios más importantes que ejercen un control totalitario sobre la asociación.

En lo personal, ya denuncié en su momento el intento de allanamiento de mi domicilio por la SGAE mediante coacción y amenazas y sin fundamento legal alguno.

El hecho reciente:

Resulta que tumbaron ayer las webs del ministerio de cultura y de la SGAE. ¿Pero como pueden ser tan malos malísimos? ¡Qué barbaridad! Eso además de ilegal debe de ser pecado mortal. Es sabido que los mindundis no tienen derecho a jugar sucio.

Pido perdón por ironizar con algo tan serio, pero algunos piensan exactamente así. Seguramente no se les pasó por la cabeza una reacción social de este tipo (a mí me parece que pudo ser peor).

Dudo que esas acciones resulten dañinas para unas entidades que no tienen una buena imagen que defender. Les viene importando una mierda las protestas masivas de los ciudadanos.

Un clamor constante en la red:

Recordemos como el clamor de la sociedad con el nombramiento de la ministra González Sinde fue impresionante. Yo me sentí traicionado por Zapatero.

Clamor en la red contra el nombramiento de la ministra Ángeles González Sinde.

Clamor en la red contra el nombramiento de la ministra Ángeles González Sinde.

Aquello no sirvió de nada, y nuestros peores augurios se hicieron realidad. Que los jueces nos dieran la razón tampoco sirvió porque sacaron la conocida como ley Sinde para escorar a la justicia para continuar con sus ataques a nuestras libertades y con sus saqueos.

Eso por no hablar del consabido SGAE=LADRONES que es un clamor que viene de antaño.

Nula capacidad de aceptación de críticas:

Para ejemplo un botón: http://www.cnt.es/sgae. La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE)  demandó a la Confederación Nacional del Trabajo, por una supuesta INTROMISIÓN ILEGÍTIMA EN EL HONOR DE LA DEMANDANTE. Cosa que molestó a algunos de sus propios socios, pero la capacidad de autocrítica también esta muy limitada en el seno de esta atípica asociación.

Conclusiones:

Son unos caciques odiosos, unos prepotentes consentidos desde el poder que criminalizan a la sociedad y que no confían en la justicia (¿No serán ellos los criminales?)  Recaudan fortunas mediante un canon declarado ilegal.

A mí no me parece que su modelo asociativo cumpla los requerimientos de democracia interna establecidos en la ley de asociaciones. Espero que algún letrado me lo pueda aclarar, porque por su funcionamiento interno parecen una secta, que es una de las cosas que más persigue dicha ley. Por otra parte,  ni soy socio ni nunca lo seré, así que no podría demandarles. Quizás un grupo de socios si pueda hacerlo.

Ellos, la SGAE y compañía, empezaron el «Todo vale» incluyendo en destacado lugar una ley para escorar a los jueces en su propio beneficio y en perjuicio de los derechos fundamentales de los ciudadanos.

El ataque a sus webs que recibieron ayer es una reacción puntual, un intento vano de una sociedad totalmente  desamparada y traicionada, para tomarse quizás una justicia por su mano, pero los que llevan en las venas el todo vale son ellos.  Me uno al clamor popular.

¡YA VALE!

Página 2 de 3

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén