Dado el comportamiento que están teniendo recientemente algunas entidades bancarias, no tengo más remedio que empezar comentando un caso muy cercano que creo ilustra la falta de ética de las grandes corporaciones.

Un reciente incidente con el Banco de Santander en mi familia:
Mi madre tiene 85 años, se dio cuenta de un cargo de 20.000 euros en su cuenta.

Por lo visto, había firmado un documento hacía muy pocos días, pero ya no se acordaba de nada. Lo grave es que cuando se personó en el banco la dijeron que ya estaba hecho el seguro de vida a su nombre (en realidad es un fondo que lo llaman seguro de vida. No tengo ni idea de lo que la hicieron firmar),  y que no se podía hacer nada, porque era una prima única, de 20.000 euros, no rescatable en dos años.

Mi Hermana llamó hecha una furia y amenazó con denunciarles y logró averiguar que había 30 días para rechazar el contrato. Cuando yo me enteré estaba todo solucionado.

Lo imperdonable es que mintieron a mi madre cuando se personó en la entidad. La obligación del banco era la de informar en ese momento sobre la posibilidad de cancelar la operación antes de que pasaran 30 días.

He detectado un aumento de incidencias con las grandes compañías. A mí, mi banco me ha dejado sin recibos de varios meses porque me cambiaron la opción de envío de la correspondencia sin mi autorización y sin previo aviso. Necesito los recibos originales y ahora tendré que dedicar tiempo a solucionar los problemas que me han causado por intentar ahorrarse ilícitamente unas cantidades ridículas. Y con Telefónica también tengo problemas, pero lo que más me preocupa son los abusos que estas compañías cometen con los ancianos.

Mi madre a sus 85 años ya ha perdido facultades, pero me alegra comprobar que todavía quedan ancianos con un nivel de lucidez digno de admiración. He disfrutado mucho de la entrevista realizada a Jose Luis Sampedro que tiene 94 años, y como estamos hablando de los reseño un párrafo de la entrevista que no tienen desperdicio.

«Somos naturaleza. Poner al dinero como bien supremo nos conduce a la catástrofe».

Jose Luis Sampedro

[…] Los Gobiernos no evitaron la financiera y los pueblos siguen votando a quien ha hecho las cosas mal. ¿Quiénes provocaron la crisis?: los banqueros. ¿Quiénes salieron antes?: los banqueros. ¿Quiénes siguen ganando mientras el resto está parado?: los banqueros. ¿Quiénes les manda?: el capital.
[…]

En el primer trimestre de 2011 algo más de 15.000 familias han perdido sus viviendas a manos de los bancos. Es una cifra escandalosa.

En primer lugar, el riesgo salía rentable porque cobraban intereses más altos a los deudores, y en segundo lugar lograban vender esos contratos de deuda basura a terceros para lograr liquidez y poder endeudarse hasta el infinito en condiciones de alto riesgo.

Decir que no puede haber solución a la crisis si no se mete en la cárcel a los criminales que nos han colocado en una de las posiciones económicas más lamentables de los últimos tiempos, es simplemente de sentido común :

  1. Porque en caso contrario seguirán haciendo lo que hacen,
  2. Porque en caso contrario otros criminales seguirán su ejemplo.
  3. Porque en un estado de derechos toda injusticia debe ser  castigada con arreglo a la ley y esta debe contemplar todas las situaciones injustas, y en especial las que causan gravísimo daño a toda la sociedad.

La actitud de permitir que los bancos se autorregulen es totalmente inadmisible. Supone una peligrosa dejación de las responsabilidades políticas más elementales.

Pondré un ejemplo: ¿Es legal que un banco acepte como garantía la única vivienda que posee una pareja de jubilados? A mí me parece que ese tipo de avales que pueden terminar en tragedia no deberían ser admisibles de ninguna forma. ¿Qué será lo siguiente? ¿poner como aval un riñón o un ojo?

La situación de los clientes de las grandes compañías es de absoluta indefensión, y ello se ha logrado de forma paulatina poniendo cada vez más trabas a los procedimientos que defienden los derechos de los consumidores.

La única forma de recuperar el terreno perdido, es meter en la cárcel a los responsables y así lo piensan personas, que economía saben un rato:

DOS PREMIOS NOBEL DE ECONOMÍA PIDEN QUE SE META EN LA CÁRCEL A LOS BANQUEROS.

Economistas como Joseph Stiglitz y George Akelof vienen diciendo durante los últimos meses y en repetidas ocasiones que “es imposible resolver la crisis económica sin que los criminales que cometieron el fraude estén en la cárcel”.El Nobel de economía George Akerlof ha criticado que no se castigue a los delincuentes de cuello blanco y que se facilite con las nuevas medidas económicas las condiciones para comenter este tipo de delitos, lo que provocará mayor destrucción de la economía en el futuro.