Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

Se murió mi mascota.

Va a sonar raro, pero se trata de un pez, y lo extraordinario es su longevidad en mi acuario así como su notable inteligencia. Ha vivido en total unos 21 años. Se fue en silencio. Simplemente desapareció en alguno de los muchos escondrijos del gran acuario (de 750L).

Tuve la esperanza de reapareciera, y lo he ido posponiéndolo antes de comunicarlo, pero hace tiempo que perdí la esperanza de que apareciera. Los caracoles a buen seguro se ocuparon de los restos.

Lo tenía ya en casa de mis padres. Ha sobrevivido a un montón de incidencias, pero también es de condición mortal como todo ser vivo.

No cabe duda, no hay un riesgo mortal mayor que el de estar vivo.

No voy a decir nada sobre sus atípicas habilidades para procurase comida porque ya le dediqué un artículo con vídeo incluido. Si no lo habéis visto os gustará: El pez más viejo y más listo de mi acuario

Anterior

Responsabilidades lobbycráticas por orden de importancia.

Siguiente

Se entreabren las puertas del abismo en el 11m.

2 Comentarios

  1. furino

    Enhorabuena por mantener ese pez durante taaaantos años.
    Por cierto, creo que no era un ancistrus, sino un Chaetostoma

    http://completeaquarium.blogspot.com/2009/09/chaetostoma-sp-bulldog-catfish.html

  2. Antonio Castro

    Creo que tienes razón. Seguramente era un Chaetostoma. Me lo vendieron jovencillo como Ancistrus y ante la duda lo dejé así pero he visto fotos del Chaetostoma, y es clavadito. Los Loricáridos son un grupo muy amplio y hay especies muy parecidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén