Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

Persiguiendo páginas de enlaces.

Poner puertas al campo es absurdo.

Poner puertas al campo es absurdo.

La Ley Sinde permitirá páginas de enlaces, pero esta estrategia representa un daño injusto e inútil. Esta ley es el resultado de una vulgar pataleta, que pretende simplemente crear un clima de miedo entre los usuarios de Internet. Llevan años infando una falacia que consiste en hacer creer que los que no apoyamos la Ley Sinde, estamos condenando al planeta la extinción de la cultura, algo indefendible por varios motivos:

  1. En primer lugar, porque se distorsiona el concepto de cultura cuando lo que se habla es del negocio de la cultura. La cultura se ha beneficiado muchísimo de Internet. El perjuicio se limita a la industria de distribución y ventas de copias físicas de obras, por ser algo cada vez menos necesario
  2. En segundo lugar, hay que comprender como evoluciona el acceso a la información. Lo ilustraré con un ejemplo. Hoy en dia gracias a Internet todo el mundo tiene una estupenda enciclopedia en casa, gratis con imágenes, y permanentemente actualizada. Por buena que sea la Espasa Calpe, o La Gran Enciclopedia Larousse, no nos la vendan ustedes, ni menos aún nos obliguen a comprarla, ni nos cierren nuestra enciclopedia gratuita Wikipedia, fruto del altruismo que emana de la red, ni nos criminalicen por todo ello. Yo he de decir que tengo La Gran Enciclopedia Larousse. He de admitir que con sus 24 tomos queda preciosa en la estantería. Está llena de sabiduría, de magníficas ilustraciones y de fotos, pero ya no recuerdo cuando la consulté la última vez. El problema es que es una obra de la editorial planeta de 1987 y estamos en 2011. (24 años). Por su parte, La Enciclopedia Espasa fue el proyecto más ambicioso de la Editorial Espasa (fundada por José Espasa Anguera en 1860). La obra principal se publicó entre 1908. El problema de un proyecto tan ambicioso que necesita de tantos años es que el tiempo no se detiene y el progreso tegnológico tampoco. La acción del tiempo sobre todas las cosas es implacable, y los usuarios de internet no somos culpables de ese drama. Las enciclopedias tradicionales no merecía morir, simplemente han muerto, y con otros negocios ocurre exactamente igual.
  3. En tercer lugar, no criminalicen a los usuarios llamándoles piratas. Reducen el problema a una falsa dicotomía Autores vs. Piratas. Se trata de un tipo de engaño burdo pero muy eficaz y muy conocido. Según la wikipedia «La falacia lógica del falso dilema (también conocida como dilema falsificado, falacia del tercero excluido, falsa dicotomía, falsa oposición, falsa dualidad, falso correlativo o bifurcación) involucra una situación en la que se afirma que dos puntos de vista son las únicas opciones posibles, cuando en realidad existen una o más opciones alternativas que no han sido consideradas.»
  4. En cuarto lugar, y el que más me interesa resaltar en este artículo consiste en la inutilidad de combatir las páginas de enlaces porque en Internet todo son páginas de enlaces y por el mero hecho de suprimir una que moleste no significa que el acceso quede cortado.
    Creo que analizar lo que está pasando con la presencia de censura en Google puede resultar bastante útil para ilustrar la inutilidad de poner puertas al campo.

Google colabora con la censura a ciertas búsquedas:

Es sabido que Google dejó de mostrar los resultados de páginas de descargas como Rapidshare, Gigasize, BitTorrent o Megaupload en el autocompletado de búsquedas. Después de las presiones de los lobbies americanos –entre ellos la MPAA y la RIAA–,  censuran palabras clave que lleven a webs de descargas. En un principio la censura se limitó a las búsquedas desde Estados Unidos pero ya es general.

Google también sabe que es una medida ineficaz para combatir las descargas, y que es una medida injusta para muchos usuarios que no intentan hacer nada ilícito. Es una censura que perjudica algunas búsquedas no tienen nada que ver con los contenidos protegidos por copyright. La arbitrariedad de esas penalizaciones que son perjudiciales para el propio Google y para sus usuarios es un signo de debilidad ante el poderoso lobby que ni siquiera conseguirá un beneficio de estas medidas ya que los que realmente descargan con cierta asiduidad no tienen el menor problema en usar para ello buscadores alternativos.

Queda demostrado que hoy en día es absurdo intentar combatir el acceso a la información.

Reacción defensiva de la propia red:
La red en su conjunto posee una inteligencia propia. Siempre que se siente atacada reacciona para defenderse. Estas estrategias defensivas son siempre enormemente imaginativas y eficaces. Ir en contra de los derechos de los intrernautas siempre pasa una factura que supera el beneficio pretendido y eso se debe a la propia naturaleza de la red.

Conclusiones:
Lo único que está haciendo el lobby, es vivir de un retraso en el progreso de las nuevas tecnologías para mantener el mayor tiempo posible con vida un negocio obsoleto, en el cual el papel de los intermediadores de la cultura entre autores y consumidores finales se está reduciendo cada vez más.

A los únicos que se les puede reconducir y convencer es a los propios creadores. A sus supuestos representantes hay que considerarles representantes de la industria. Si los autores no reaccionan entrando en razón, de la forma en que lo ha hecho Alex de la iglesia, lograrán que se aprueben leyes que además de inútiles para sus intereses, son liberticidas y causaran un enorme daño a sus potenciales clientes, porque internautas y potenciales clientes somos la misma cosa.

Anterior

La crisis ha sido una gran estafa.

Siguiente

Número 0 de la revista de Escritores Independientes.

1 Comentario

  1. Todo es injusto en este mundo, y eso es porque lo permitimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén