Con este primer post sobre acuariofilia quiero llamar la atención sobre un tema preocupante. Comprar una mascota ha de ser siempre un acto de amor y respeto a la naturaleza y a los seres vivos, y no un acto compulsivo consumista e irresponsable. Normalmente el mantenimiento de mascotas requiere una serie de conocimientos y no todas las mascotas son igualmente faciles de mantener.

El pez payaso «» se ha hecho tan popular gracias a la película de animación de Disney «Buscando a » que está especie está siendo esquilmada en sus lugares de origen para atender a la gran demanda.
http://www.terra.com.pe/noticias/articulo/html/act1310840.htm

En general, los peces marinos son difíciles de reproducir, si bien el pez payaso no es uno de los más difíciles, la reproducción en cautividad no está suficientemente extendida como para atender toda la demanda actual. Comprar una mascota que está siendo cazada en sus lugares de origen, y que no seremos capaces de reproducir no es precisamente un acto de amor a la naturaleza. Hay que saber lo que se compra.

En el caso de los peces se requiere tener un mínimo de conocimientos básicos. Sobre este particular hay unos artículos excelentes en Mundo acuariofilo. Es una web que está desatendida y que tiene problemas relativos a una reciente migración, pero los artículos que contienen siguen siendo de lo mejorcito que podais encontrar, y en concreto para los principiantes teneís dos pequeñas joyas

El pez payaso de ficción ‘Nemo’ podría ser un Amphiprion ocellaris., o un Amphiprion percula.

Dado que empezamos a hablar del pez payaso, también tenemos un artículo en el cual se describe pormenorizadamente la reproducción de un pez de la misma familia que el pez payaso.

Reproducción en cautividad, del Amphiprion claarki

Los avances en acuariofilia han servido para desarrollar técnicas de reproducción en cautividad y en el caso de muchos peces de agua dulce, lo que se comercializa son peces criados en cautividad. Esto ha permitido la aparición de razas o variedades artificiales que son de interés comercial para el aficionado. Belleza, facilidad de mantenimiento y facilidad de reproducción son mejoras buscadas por los criadores profesionales y suelen lograrse mediante cruces de distintas variedades.

Todo esto suena a excusa, pero la afición a la acuariofilia no es necesariamente destructiva de la misma manera que el que compra un canario no está atentando contra la naturaleza. Sabiendo lo que se compra se puede evitar comprar un animal salvaje que esté en peligro de extinción, y la acuariofilia no es solo una afición. Es una técnica en continuo desarrollo que cumple un papel muy importante en ictiología.