Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

La veneración de la figura de Hugo Chávez por parte de ATTAC.

Todas las ideologías esclavizan y aborregan. Sirven para uniformar el pensamiento de grupos sociales que intentan acoger en su seno un mayor número de seguidores. En otras palabras son instrumentos de poder al servicio de los mesías iluminados y salvadores de la patria que a lo largo de la historia fueron.

Uno de esos líderes carismáticos ha sido el recientemente fallecido Hugo Chávez.

ATTAC ha dedicado numerosos elogios a su figura:

Comunicado de ATTAC España ante el fallecimiento de Hugo Chávez.
ATTAC España comparte con el pueblo de Venezuela, y con otros pueblos de América Latina y del mundo, el pesar por el fallecimiento del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías.

La declaración de ATTAC vino acompañada de los aportes de varios de sus colaboradores habituales. Suelo seguir estos comentarios e incluso suelo tuitear los enlaces de algunos artículos que considero interesantes para ayudar a aumentar su difusión, por lo que tienen de crítica al modelo económico actual. Ello no implica que comparta algunas ideas que considero bastante equivocadas.

La demonización de Chávez:
(Por Vicenç Navarro)
«El sesgo conservador de tales medios –incluso de aquellos que se consideran de centro o centroizquierda- es muy acentuado en España». 

Don Vicenç, habla de sesgo, incluso se lamenta de que El País no publicara un solo artículo favorable a Hugo Chávez y sí muchos artículos críticos. ¿No será que usted tiene un sesgo de extrema izquierda? Solo pregunto. Yo califico de extrema izquierda toda corriente izquierdista que no de el valor que merece a la democracia y el chavismo, quitando sus jornadas electorales, de democracia tiene muy poco.

Nuestros demócratas y Chávez. ¿Por qué no se callan?:
(Por Luis García Montero)

«Durante el mandato de Chávez se ha reducido la pobreza en Venezuela por encima del 20 %, según los datos más objetivos.»

En mi opinión es una afirmación bastante demagógica. Las cifras macroeconómicas de Venezuela solo reflejan el boom del petroleo. Venezuela pese a su inmensa riqueza natural y a sus impresionantes cifras macroeconómicas, continua siendo un país con un desarrollo muy descompensado. Venezuela es ahora la quinta economía de América Latina, después de Brasil, México, Argentina y Colombia, pero no gracias a Hugo Chavez sino gracias a su petróleo.

Baste decir que Chávez no se fiaba de la medicina de su propio país por lo que hizo que le trataran de su enfermedad en Cuba. Yo creo que ese detalle dice mucho del tipo de desarrollo económico de Venezuela.

Don Luis, seguramente las críticas a España que usted hace, sí son justas. No en vano hemos pasado de tener un superavit y de la champions league de la economía, a estar con una deuda brutal y un nivel de paro insoportable y sin perspectivas cercanas de recuperación, pero olvida usted que todo eso viene acompañado, como no podía ser de otra forma, de un fuerte deterioro de algo esencial como es nuestra calidad democrática, algo de lo que Venezuela tampoco puede presumir.

ATTAC lamenta la pérdida de un líder de los pueblos de américa:

 «ATTAC España recordará durante mucho tiempo la figura de Hugo Chávez, un convencido altermundialista que ayudó mucho a difundir por el planeta la idea de que Otro Mundo es Posible.»

Me parece sano tener esa visión altermundista, pero si para frenar al neoliberalismo se van a usar esas recetas vamos muy mal. Yo dudo que para ese viaje hagan falta las alforjas del chavismo arrogante, basado en una demagogia populista estupidizante, y antidemocrática.

Hugo Chávez en mi recuerdo:

(Juan Torres López) 

«No le perdonarán que ganase una elección tras otra y sin que en ninguna se pudieran descubrir irregularidades de las que incluso hay en los países que alardean de democracias asentadas.»

[…]

«Pude comprobar en Venezuela cómo lo querían las gentes sencillas.»

Volvemos a confundir la calidad democrática con la calidad de las jornadas electorales. Las gentes sencillas, son las más manipulables su voto puede ser fácilmente controlado.  A lo largo de nuestra reciente historia, las elecciones fueron la clave tanto para la consolidación de las democracias más sanas como para el afianzamiento de regímenes extremadamente autoritarios. Es un hecho que no se debería olvidar.

Don Juan sí creo que tiene usted razón cuando habla del sincero amor de ese líder a las gentes sencillas, pero también haría lo mismo un pastor con sus ovejas y eso no significa que esa sea la mejor forma de tratar a la ciudadanía. La forma paternalista de Chávez de proteger a las clases bajas no fue la de darlas una buena educación, sino la de fomentar en esas sencillas gentes un seguidismo borreguil y estupidizante. Se hizo adorar y venerar como un Dios y ahora sus herederos políticos aprovecharán su muerte para que la gente continúe venerando su cadáver embalsamado para mayor gloria del chavismo.

¡Gloria al bravo Chávez!:

 (Atilio Borón)

«La historia dará su veredicto sobre la tarea cumplida por Chávez, aunque no dudamos que será muy positivo.»

Tengo que elogiar la forma comedida de expresarse de Don Atilio Borón. No comparto su opinión sobre la valoración tan positiva del chavismo, pero por lo menos, no cae en la idolatría ni en la veneración.

Es evidente que Chávez hizo algunas cosas buenas y no tengo ningún problema en reconocerlo.

Este artículo menciona sin exageraciones los hechos históricos de esta figura carismática que indudablemente dejará huella en toda latinoamérica, y no se pronuncia sobre las sombras del chavismo que otros se empeñan en despejar como si fueran meros inventos. Cada cual tiene derecho de hablar o de callar lo que le apetezca en función del momento y de las circunstancias, pero tengo la sensación de que no se ha atrevido a decir todo lo que piensa para no desentonar de la línea ideológica de ATTAC.

Valoración de las ideología de izquierdas de ATTAC:

Intento no prejuzgar a nadie por sus ideas, y tampoco suelo molestarme demasiado en averiguar que ideas defiende el que publica un artículo con un titular que despierte mi curiosidad. Es mi forma de evitar prejuicios y de dar valor a los contenidos prescindiendo de quienes sean sus autores. De todas formas, reconozco que leo los contenidos de ATTAC desde la prudencia. Al leer alguno de sus artículos, más de una vez he dudado del rigor científico de ATTAC. De ahora en adelante con mayor motivo. Deberían ser más celosos de su objetividad y no tanto de sus ideologías.

ATTAC se define como un movimiento independiente y contrario al neoliberalismo, (lo cual me parece perfecto). En ese sentido sus críticas al sistema económico actual, avaladas con informes económicos interesantes, permiten ver que el modelo económico en el que nos encontramos es un modelo económico injusto que contribuye gravemente al empobrecimiento de las clases trabajadoras. Yo no creo ser menos antiimperialista ni menos anticapitalista que el señor Chávez o que ATTAC. Lo que ocurre, es que a diferencia de ellos, yo soy un demócrata convencido. No creo en la utilidad de ciertos atajos políticos para imponer ideas maravillosas.

Me parece normal que un movimiento como el de ATTAC mire más para la izquierda que para la derecha. Esto no sería un problema si no fuera porque cuándo se desvía en exceso la mirada del frente, es más fácil tropezar. Cualquier fanatismo ideológico, ya sea de derechas o de izquierdas hace que se pierda la visión de la realidad.

A ATTAC le digo que ser un prestigioso e inteligente economista no es incompatible con el hecho de ser además de ello un fanático ciego a cualquier razón que escape del propio paquete ideológico. ATTAC no puede presumir de rigurosidad científica, como hace en muchas ocasiones, y al mismo tiempo caer en la defensa de líderes autoritarios.

Todos hemos visto y escuchado a Hugo Chavez haciendo exibición de su demagogia populista. Un personaje dedicado cansinamente a edificar su propia imagen de héroe nacional, un excéntrico con afán de protagonismo. Un líder ególatra solo se representa a sí mismo.

La calidad democrática de un régimen como valor irrenunciable:

He de admitir que Hugo Chavez se mostró como un encarnizado enemigo del neoliberalismo y muy en especial del capitalismo Yanqui, algo respetable, pero eso no basta para convertirlo en un Buen Líder. Un Líder que se dedica a recortar libertades y a acumular poder, puede permitirse convocar elecciones sin miedo a perderlas, pero eso no es democracia. Ganar elecciones en un país donde no hay una efectiva separación de poderes, donde el estado de derecho se desvanece bajo la sombra de un todo poderoso líder que presume airadamente de su totipotencia y donde a muchos medios de comunicación se les acusa de formar parte de la oposición, no tiene mérito alguno.

Nada de eso es democracia sino un sucedaneo de un régimen teocrático con un Dios encarnado por su venerado líder. Para mí el chavismo es una forma de teocracia más arrogante y nociva que la que la del lamaísmo o budismo tibetano, aunque menos prepotente que ciertas formas de islamismo donde existe un Líder Supremo. Estóy hablando de la República Islámica de Irán, gobernada por un una autoridad máxima en términos políticos y religiosos.

Hugo Chávez y Ahmadinejad, presidentes de Venezuela y de Irán respectivamente, formalizaron su alianza contra el » imperialismo de EE.UU. » Creo que salvando las distancias, en su forma de entender el poder, son tal para cual. La forma de entender el poder es esencial. Para mí las diferencias de los personajes anteriores con por ejemplo Silvio Berlusconi son mínimas y las disparidades de ideas entre ellos son mucho menos importantes que su forma de entender el poder.

El embalsamamiento del líder venezolano, para que el pueblo pueda adorar su cadáver me parece una forma de culto estupidizante que convierte a los ciudadanos en leales siervos del chavismo. Parece que el todo poderoso y venerado Líder, será capaz de gobernarlos desde más allá de la tumba como corresponde a esa condición casi divina de la que gozó en vida. Mi intención no es ofender, pero no creo que esto sea democrático, esto es, con perdón, una fábrica de borregos que está muy cerca a las estrategias del fanatismo religioso.

El punto de equilibrio político:

Creo que la virtud política está en un punto de equilibrio nada sencillo de conseguir y que el simplismo fanático de ciertas ideologías jamás nos conducirá al punto virtuoso del equilibrio. Ese punto virtuoso no creo que sea inamovible, creo que solo la ciudadanía y la evolución de la sociedad son capaces de encontrar ese punto en continuo movimiento y de sostener el equilibrio mediante la tarea permanente de la renovación de las ideas para adaptarse a la evolución social. Ninguna ideología sirve para eso. Todas se quedan anticuadas.

Los vicios de las derechas son bastante conocidos, pero también las izquierdas han acumulado vicios importantes. En particular se recurre con demasiada frecuencia a la idea simplista de que los empresarios son los enemigos de los trabajadores.

Yo creo que el neoliberalismo está en la génesis de la brutal e injusta crisis mundial que estamos padeciendo y que mientras no cambiemos de modelo no saldremos de ella, pero también creo que tenemos que ser prudentes para que la ley del péndulo no nos lleve de un extremo al extremo opuesto.

Creo que hay que luchar contra las grandes empresas y contra los grandes monopolios a la vez que tenemos que proteger a las pequeñas empresas que son las que más empleo generan. Confundir a un pequeño empresario con un capitalista es como confundir a Cuba, a Irán o a Venezuela con democracias. Pura demagogia populista estupidizante.

Que no se ofendan los votantes venezolanos por mis palabras porque en España estamos votando a una castaza política PP+PSOE+CiU tan estupidizante o más que la del chavismo. No puedo contentar a todos. Ni siquiera puedo contentar a las mayorías. Con diplomacias e hipocresías no vamos a salir de la crisis económica en la que nos hemos metido. Hablo con toda sinceridad desde mi humilde opinión y creo que votando opciones impresentables no saldremos de esta tremenda crisis.

Chávez fue un líder que deseó fervorosamente ser recordado como uno de los grandes heroes de la humanidad, pero que gastó excesivo esfuerzo y dinero en su autopropaganda pagada siempre con el dinero de todos los ciudadanos, tanto seguidores como opositores.

Chávez fue un vanidoso, engreído, arrogante y prepotente que confundió chavismo con democracia. Una persona que profesó el culto, adoración, amor excesivo de sí mismo. Un ególatra.

 

Anterior

Libre pensamiento vs. borreguismo

Siguiente

¿Podemos llamar genocidio financiero a los suicidios por desahucio?

2 comentarios

  1. chama

    No aporta usted, ni un solo dato que de fuerza alguna, a sus contrargumentos… Mientras que estos señores de los q habla, no paran de basarse en ellos…. No cree usted que esta cayendo en la impresentabilidad…. Sinceramnte esperaba algo mas.

  2. Antonio Castro

    Yo no estoy argumentando estoy hablando de hechos que he referenciado mediante enlaces. No se moleste en contestarme. No hace falta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén