Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

La religión y la ciencia vuelven a chocar.

Fecundación in vitro vs. Religión.

vs. Religión.

Cada cual puede creer lo que quiera en su foro interno, pero cuando atacan a La y al progreso nos atacan a todos. Por eso a los que se creen si más esas condenas de La Iglesia les llamo borregos por no llamarles algo peor. Se trata de una crueldad absurda comparable a negar la transfusión de sangre a un hijo que promueven otros cristianos, Los Testigos de Jehová.

En España se realizan alrededor de 50.000 fecundaciones in vitro anuales. 3 millones de niños han nacido en España en estos últimos 30 años. En occidente el 2% de los nacimientos provienen de la fecundación in vitro calificada de indigna por La Iglesia.

La ley de en España desde 1988 marcó las pautas a seguir, pero La Iglesia se quedó como de costumbre rezagada defendiendo sus posturas retrógradas.

Las recientes declaraciones de La Iglesia:
A la jerarquía católica no les gusta que la ciencia conceda el premio Nobel de Medicina a ‘padre’ de la primera bebé probeta. Se trata de un premio que llega con mucho retraso gracias precisamente a la oposición de La Iglesia sobre la .

Los motivos que alegan para considerar éticamente reprobable esta técnica, se basan en meras creencias y no tienen en cuenta el alivio del sufrimiento de muchas parejas que desean tener hijos. Parejas que no pueden tener hijos por problemas de fertilidad o a aquellas que, conocida una predisposición genética desfavorable, desean hacer uso de la fecundación in vitro para minimizar los riesgos a su futuro hijo, etc.

El alto representante Vaticano asegura que Edwards no ha resuelto el problema de fondo de la infertilidad. Una frase grandiosa. ni siquiera se dan cuenta de lo fanático que resulta decir algo así. Es una suerte que La Iglesia no prohíba llevar gafas porque estas tampoco resuelven el problema de fondo de la miopía ni de otras muchas afecciones. Dicen esa estupidez, la de que no resuelve el problema de fondo de la infertilidad, y amen, a sus fieles borregos les vale.

Otro miembro de la Pontificia Academia de la vida, el padre Colombo apunta a que «la fecundación ‘in vitro’ suscita graves interrogantes morales en lo que respecta a la vida humana del que nace y, también, a la dignidad de la procreación humana». Esto dicho así me parece mucho más respetuoso. Lo que es moral y lo que no es moral no pueden decidirlo ellos y si quieren invitar a sus fieles a reflexionar me parece perfecto. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

Este religioso, uno de los máximos expertos italianos en bioética, considera que «no todo lo que es científicamente brillante, clínicamente posible y jurídicamente consentido debe quedar absuelto de cuestiones éticas, familiares y sociales».

Esto ya tiene más mala baba, porque de hecho la ciencia siempre ha estado condicionada por la justicia que responde a cuestiones éticas, pero las leyes las decide la sociedad a través de la política. De hecho, hay una serie de límites. Las técnicas que pueden generar embriones humanos no son patentables porque los políticos consideraron oportuno dictar leyes en este sentido.

Juan Pablo II instituyó la Pontificia Academia para la Vida, con el único propósito de desinformar, intoxicar, y coaccionar a los políticos en primer lugar, y a múltiples instituciones de ciencias biomédicas y organizaciones socio-sanitarias, los medios de comunicación y la comunidad civil en general, sobre los temas relacionados con la vida y la sexualidad.

Ingerencia política de La Iglesia:

Negar que la propia sociedad está capacitada para tomar decisiones sobre la ética y sobre su futuro equivale a arrogarse el derecho de manipular a la sociedad para que el futuro de la misma lo determinen determinadas personas para imponer sus propias creencias. Es normal que la ciencia acepte ser dirigida por la sociedad que con mejor o peor fortuna busca su propio progreso, pero que no acepte el lenguaje magufo y manipulador de la religión que sólo busca mantener su capacidad de dirigir a cuantas más personas mejor anulando su capacidad de reflexión.

Sus motivos para estas ingerencias retrógradas son claras. Si lo pensamos con detenimiento veremos la enorme dependencia que tiene la religión de la existencia de los misterios. Que un nuevo ser humano sea producto de algo distinto de la magia es algo difícilmente aceptable para La Religión. Que el ser humano aprenda y aplique conocimientos de elevadísima trascendencia, igualmente resulta algo difícilmente reconciliable con la religión, ya que esta desea tener la prerrogativa sobre todo ello y para eso necesita que todo lo trascendente sea misterioso (si no es misterioso difícilmente puede ser divino). Este el culto al misterio es lo que mantiene viva a la religión y por eso es profundamente ignorante, oscurantista y enemiga de la ciencia, aunque carezcan de el valor para admitirlo.

En su arrogancia pretenden tener la exclusiva sobre la moralidad y la ética definida de forma arbitraria y absurda. Todo ello en base a preceptos sobrenaturales inventados para manipular a unos fieles que han de seguir sus normas de una forma borreguil. Los creyentes tienen derecho a ofenderse con mis argumentos poco edificantes para los creyentes, y comprendo que son muchos. Yo no me expreso así para ofender a un montón de gente, sino por expresarme con la máxima libertad. Creo sinceramente que ante tanto despropósito lo único que cambia es el balido beeeee por el consabido amén.

La tercera parte de la humanidad es cristiana y de ellos la mitad son católicos dirigidos por un pontífice que además es la máxima autoridad de un estado que le otorga unos niveles de impunidad inaceptables. El Vaticano es un imperio construido con creencias retrógradas y con dinero sucio.

¿Se puede tolerar la ingerencia de La Iglesia en la Sociedad?

Una cosas es participar en la sociedad y otra arrogarse autoridad y hablar como representantes de la moral y de la ética.  Permitir ese lenguaje fanático y retrógrado es muy peligroso.

Mi belicismo es fácil de explicar y no atenta contra la libertad de nadie que respete las libertades de los demás. La religión no puede rebasar el ámbito privado de las personas ni pretender condicionar o coaccionar la política de un país. Es aceptable que cada cual tenga sus propias ideas sobre lo que es ético y lo que no lo es, pero lo prohibido y lo permitido, es un asunto que debe decidirlo la propia sociedad.

Esto siempre será mejor que dejarnos gobernar por los iluminados que se escandalizan del uso del preservativo en África, los que se escandalizan de que una joven que aborta (admito que no es un derecho sino algo lamentable) no termine en la cárcel, y de que los homosexuales puedan gozar de los mismos derechos que los heterosexuales.

Me refiero a los mismos que también dicen que tenemos que ser comprensivos y piadosos con los sacerdotes que cometen pederastia como débiles seres humanos que son.

Esto equivale a una petición de comprensión a la sociedad en temas que afectan a la podrida imagen de La Iglesia, pero el doble rasero en lo que a compresión se refiere es evidente. La Iglesia ha intervenido muchas veces con total prepotencia recordando el deber de los diputados católicos ante la aprobación de leyes que no eran del agrado del infalible pontífice de turno.

Son unos manipuladores hipócritas que no merecen más comprensión que la merece cualquiera, que es mucho más que la compresión que ellos conceden en determinados asuntos defendidos desde la intolerancia fanática. Sin ir más lejos la pederastia es un delito y su ocultación es otro delito. No cabe hacer excepciones legales, pero estos hipócritas continúan libres y haciendo daño. El primero, el actual papa Benedicto XVI.

No está de más preparar su recepción aquí en España.

Colectivos críticos con el Papa se movilizan contra su visita a Barcelona.

Anterior

La máquina aristocrática global.

Siguiente

¿Quién empezó con el «Todo vale»?

6 Comentarios

  1. «Es una suerte que La Iglesia no prohíba llevar gafas porque estas tampoco resuelven el problema de fondo de la miopía ni de otras muchas afecciones.»
    Amigo, en esa frase resumes realmente todo. Es una comparación exelente. Me agradó.

  2. admin

    Guardafaro, hace falta un alto nivel de fanatismo y de insensibilidad al sufrimiento humano para soltar ciertas barbaridades. La Iglesia católica por su historia y por su presente, así como por su desmedido poder fáctico, y por sus inconmensurables bienes materiales, es una organización que está dedicada casi totalmente a la conservación de todo su poder. Ni siquiera un buen hombre como Juan Pablo I pudo alterar eso. Lo asesinaron porque estaba apunto de ir en contra de los sucios negocios de la Banca Vaticana.

    Siempre hubo personas buenas haciendo buenas obras, y gente mala haciendo maldades, pero para conseguir que la gente buena hiciera auténticas atrocidades hizo falta la religión.

  3. no es que esté a favor o en contra de la iglesia, pero yo creo que como todo si no me gusta el grupo.. simplemente elijo otro … me gustó el articulo 🙂

  4. admin

    Bueno yo si estoy en contra de La Iglesia, pero eso es porque llegó un punto que me resultó imposible ignorarlos. Otros no han topado con ella y hacen bien en ser fieles a su propia experiencia. Si la iglesia no te afecta, no deberías ser tan belicista con ella como lo soy yo. Pensar con la cabeza de otro tiene que ser malo para la salud. 😉

  5. la iglesia, independientemente de la religion a la que pertenezcamos ha abalado hechos terribles.. pero creo que la culpa es de las personas que la integraron, no de la institución en si.. pero hay que admitir que también ha evitado guerras y calmado las aguas en conflictos internacionales. Tanto la ciencia como la iglesia merecen por lo menos mis respetos, lastima que no vayan de la mano 😀

  6. admin

    En religión hay mucha gente buena pero no están en las altas jerarquías. A esos puestos llegan los vivos que sirven al objetivo primordial no reconocido, que es promover el poder de la institución.

    Para hacer el bien no hace falta estar al servicio de manipuladores hipócritas. Hay muchas ONGs para el que quiera hacer el bien. Si existe un Dios, seguramente se dará cuenta de quien hace el bien y quien no, sin necesidad de que acuda a un monumental templo a adorarle.

    Pero si lo que quieres es sentirte parte de un colosal proyecto que dice ser la única verdad y que te promete cosas como la felicidad eterna, entonces necesitas integrarte en La Iglesia. Eso se llama egoísmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén