Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

La Iglesia insiste en la tesis del laicismo agresivo.

Separación Iglesia Estado.

Separación Iglesia Estado.

Una llamada a la reconquista…, ¿de qué?:

Rouco llama a la reconquista
Movilización general del catolicismo español en contra del laicismo. Los propagandistas de la ACdP y la organización Hazte Oír discrepan sobre la conveniencia de crear con urgencia un partido político confesional

La consigna de los obispos es que urge una movilización general para reconquistar España. Es la consecuencia de la visión del cardenal Rouco de España como «país de misión». El debate es cómo hacerlo: a través de un partido político propio o mediante otras plataformas. Además, en el integrismo emerge la sospecha de que una sociedad secreta, amparada por la mexicana El Yunque, opera a la sombra de la Iglesia y en los aledaños del PP.

Los católicos practicantes son muchos, y por esa razón conservan mucha fuerza, pero ya no tienen la suficiente para imponer a la sociedad ciertas pautas de conducta social.

La intolerancia del catolicismo:

Entre otras cuestiones, la consideración del aborto como un derecho en lugar de un delito despenalizado, tiene mucho que ver con esta agresiva reacción de los católicos practicantes.

Se está usando un tema muy delicado para usarlo como banderita ideológica desde unos grupos y otros.

De mí dirían que soy un relativista, porque ni me gusta que se penalice el aborto, ni tampoco que se use como si fuera un método anticonceptivo.

El relativismo tan criticado por este papa parece algo indeseable si se usa en sentido contrario al objetivismo, pero La Iglesia lo contrapone al pensamiento único fundamentalista, y eso no es hacer ni teología ni filosofía, es un tipo de manipulación ideológica que a este papa le encanta hacer para criticar todo lo que no se adapta, a lo que según él, ha de ser la única verdad. La suya.

Si no piensas como él, eres en el mejor de los casos un relativista, y en el peor un asesino.

La cuestión fundamental no es quién tiene la razón en estos temas polémicos, sino la pretensión de imponer un pensamiento único por vías antidemocráticas.
En cualquiera de los casos que son motivo de conflicto, las leyes han de salir de los representantes elegidos en las urnas y no de un grupo de personas iluminadas y guiadas desde unas directrices Vaticanas.

El Vaticano considera que tienen el monopolio de los valores morales. Los católicos olvidan que están siendo dirigidos por una mala persona que evolucionó desde un pasado juvenil nazi, a una madurez en la que como cardenal actuó como cómplice de la pederastia en el seno de La Iglesia.

Sólo así puede calificarse el intolerable ocultamiento de cientos de casos de abusos en niños que quedaron traumatizados de por vida. La impunidad no es suficiente. Tampoco se le puede ofender con la mención de hechos vergonzosos porque es el papa.

Tenemos en la otra parte del conflicto a los socialistas, que han considerado el aborto como un derecho.

Tengo claro que los no natos no votan, y los socialistas también. Lo que no tengo tan claro es que los no natos no tengan ningún derecho a nada para, poder afirmar gratuitamente que el aborto es nada menos un derecho de la mujer. Creo que eso transmite la idea del aborto como método anticonceptivo legítimo, y en mi humilde opinión, tampoco se trata de eso.

Confesionalidad encubierta consentida por un PSOE acusado de laicista agresivo:
Los socialistas me parecen simples oportunistas que no les preocupa ningún derecho ni ninguna libertad. No han tenido el valor de denunciar un concordato con la Santa sede que es contrario a la libertad religiosa y al espíritu de la constitución. Con ello nos obligan a continuar viviendo bajo una confesionalidad católica encubierta y disfrazada de tratado diplomático.

Se trata de un concordato totalmente liberticida y desfasado que dice que «El Estado se compromete a colaborar con la Iglesia Católica en la consecución de su adecuado sostenimiento económico».

la Iglesia tiene «Exención total y permanente de la Contribución Territorial Urbana» y «Exención de las contribuciones especiales y de la tasa de equivalencia» de la mayoría de sus inmuebles, «Exención total y permanente de los impuestos reales o de producto, sobre la renta y sobre el patrimonio».

También incide en la imposición desde el estado de la moral cristiana: «La educación que se imparta en los Centros docentes públicos será respetuosa con los valores de la ética cristiana.»

El aumento de los presupuestos a La Iglesia, el aumento del dinero destinado a instituciones educativas católicas, y la adjudicación de varios millones de euros para ayudar a organizar la visita del Papa, son algunas de las acciones contrarias al ideario electoral del PSOE.

¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Imponer el bautismo?
La forma de fidelizar que tiene la iglesia es usar atajos totalitarios. Llaman laicismo agresivo a la libertad religiosa.

Ven la paja en ojo ajeno y no ven la viga en el propio porque llaman fanáticos y fundamentalistas a similares conductas en otras religiones.

El catolicismo actual tiene una vocación tan expansionista, tan fanática, tan liberticida y tan fundamentalista como algunas variantes del islam.

Parecen inquisidores frustrados que sienten el control democrático del estado como si fuera una cadena que les impide imponer sus creencias a todo el mundo, y para ello reclaman más poder.

Reclamar más poder viene siendo la estrategia defensiva de La Iglesia. Es una nueva cruzada con palabras en lugar de espadas.

Benedicto XVI es un papa que se ve obligado regularmente a dar explicaciones sobre declaraciones muy polémicas:
La intolerancia de Benedicto XVI le ha llevado a decir varias barbaridades con consecuencias gravísimas. Una de ellas fue pronunciada durante una visita a su Baviera natal el 12 de septiembre de 2006 en la universidad de Ratisbona citando un texto antiguo donde se desacreditaba a todo el Islam como «violento y malvado».

Esto no ayudó a un acercamiento de posturas con otras religiones, sino todo lo contrario y sabemos que ya existe un grave problema con grupos fundamentalistas islámicos que usan del terrorismo para su peculiar forma de entender la guerra santa.

Es peligroso establecer una relación de causa efecto, pero el hecho incontrovertible es que los atentados contra objetivos católicos han aumentado en todo el mundo. Es lo que nos faltaba.

Me preocupa el nuevo frente beligerante abierto por los católicos contra el laicismo insumiso, que ya fue comparado por el propio Benedicto XVI durante su reciente visita a España con la época de la Quema de conventos de 1931 en España. Sin duda un nuevo exceso papal de los muchos que va sembrando este intelectual descerebrado. Le llamo así porque su forma retorcida de asimilar lo mucho que lee, me parece realmente curiosa.

Resulta útil recordar como se llegó en 1931 a esa situación:
El desencadenante fueron unas declaraciones del cardenal Pedro Segura en las que instaba a los fieles a unirse para salvar los derechos amenazados de la iglesia. Los republicanos simplemente habían manifestado su intención de conseguir una efectiva separación Iglesia-Estado. Anunciaron su determinación de crear un sistema de escuelas laicas, introducir el divorcio, secularizar cementerios y hospitales y otras medidas.

Es evidente que la iglesia no aprende de sus errores y vuelve a las andadas intentando imponer por la fuerza sus dogmas retrógrados.

Nadie va a quemar templos esta vez, porque ahora la gente no les ve como una amenaza. Se les ve enrabietados, y es cierto que han perdido mucho poder, pero aún tienen mucho más poder del que resulta saludable en una sociedad plenamente democrática.

¿A quién van a culpar de la crisis de fe?
Los templos que se caen no lo hacen ahora bajo las llamas, sino bajo la acción del tiempo y del abandono. Cada vez hay menos ordenaciones de nuevos curas, y entre otros motivos, eso creo que se lo debemos a papas como este.

En lugar de levantarse en pie de guerra contra el laicismo deberían intentar solucionar sus propios problemas y dejarnos a los demás en paz: La crisis de vocaciones religiosas deja sin sacerdotes a 138 parroquias de La Rioja.

La crisis de fe obedece a que cada vez resulta más complicado colar ciertas mentiras.

Los intentos de hacer comulgar con ruedas de molino dan malos resultados.

Cuando La Iglesia es sorprendida en ilicitudes reacciona pidiendo perdón ofreciendo propósito de enmienda y solicitando comprensión, pero rara vez acompaña sus palabras de indemnizaciones a las víctimas, o de devolución de cantidades apropiadas indebidamente. Demasiadas veces se van de rositas.

Hacer declaraciones de arrepentimiento sale muy barato al Vaticano:

El Papa aprueba crear una institución de control contra el blanqueo de dinero en el Vaticano

El papa Benedicto XVI ha aprobado un documento a través del cual se creará una institución de control contra el blanqueo de dinero en la instituciones financieras del Vaticano. Esta medida se engloba en el marco del convenio firmado con la Unión Europea.

El documento se promulga tres meses después de que el Banco Vaticano fuera investigado.

Conclusión:
Los problemas más importantes de La Iglesia se solucionarían con menos victimismo y más autocrítica, salvo que el problema consista en recuperar el poder de antaño, porque eso no tiene solución.

Anterior

Hagámos este mundo más transparente. Propongamos a Julian Assange como premio Nobel de la paz.

Siguiente

Por fin se podrá diagnosticar el cáncer con un simple análisis de sangre.

2 Comentarios

  1. En efecto don Benedicto y sus secuaces insisten en lograr que a través de los poderes del estado (reprimir, condenar, criminalizar etc) se logre lo que ellos ya no pueden obtener a través de la prédica.

    Gracias por resistir estos intentos.

    saludos desde Buenos Aires

  2. Antonio Castro

    Gracias a ti y un saludo desde este lado del charco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén