Personalmente creo que este papa lo hizo tan mal que la consecuencia de algunas de sus actos no quedarán saldadas con su dimisión. Me refiero a asuntos graves que, aparte del descrédito para la institución o para la imagen de La supuestamente Santa Iglesia Católica, han causado dolor y sufrimiento a una enorme cantidad de víctimas inocentes:

  • Está el tema de condenar el uso de los preservativos que en África ha tenido consecuencias tremendas. Según este papa una persona normal no puede usar el preservativo ni siquiera para prevenir el SIDA, pero por ejemplo una prostituta sí. De los 2.8 millones de fallecimientos por SIDA en todo el mundo, 2 millones murieron el África subsahariana.
  • El asunto del encubrimiento de la pederastia en el seno de La Iglesia con consecuencias graves para miles de niños que han sufrido abusos sexuales. El Papa pidió amar a los sacerdotes pederastas, a pesar de sus “debilidades”. Me niego a considerarlo así. La pedofilia puede ser una debilidad, pero la pederastia es un crimen de una crueldad difícil de imaginar y marca de por vida al que lo sufre. En Irlanda 25.000, en EEUU 100.000 violaciones.
  • Hay varios asuntos varios relacionados con la homofobia, la misoginia, las censuras a la ciencia calificándola de materialista. A la jerarquía católica no les gusta que la ciencia conceda el premio Nobel de Medicina a Robert Edwards ‘padre’ de la primera bebé probeta. Se trata de un premio que llega con mucho retraso gracias precisamente a la oposición de La Iglesia sobre la fecundación artificial.

Por una parte, la dimisión del papa nos debería hacer reflexionar sobre la condición de inmunidad absoluta que ha venido disfrutando en pontífice. Me pregunto yo si un papa dimitido tampoco ha de someterse a la justicia de vulgares seres mortales. La ley por desgracia no parece que sea igual para todos, pero ¿tendremos la inmensa suerte de que los gobiernos dejen de hacer la trampa de la excepción ante un expontífice?

Por otra parte, tenemos los interrogantes relativos a su sucesor. ¿Va a marcar su sucesor alguna distancia con la política de su antecesor Benedicto XVI? ¿Seguirán instalados en el retrogradismo de los últimos años? Evidentemente las cosas deberían cambiar, pero entonces en que queda todas las salvajadas anteriores. ¿Errores y perdones?

La credibilidad de La Iglesia se ha basado en la defensa de verdades absolutas que se han convertido en falsedades absolutas. La pregunta clave es después de esto en que narices van a creer los católicos y por qué.

Lo que ha determinado la dimisión papal ha sido la falibilidad Papal. Un estúpido dogma que no ha caído ahora, porque ya estaba por los suelos.

 PD (11-feb-2013):

El retrato del siniestro personaje se resume fácilmente: Los 7 pecados del papado de Ratzinger