Preferiría no añadir demasiado para que tengáis más tiempo de leer una maravillosa contestación a la queja de Alejandro Sanz. Este para cargarse de razón recurrió a comentar su filantropismo, sin duda admirable, pero que quizás no debió usar en una discusión que trataba sobre la .

Véase la Carta Abierta a Alejandro Sanz

Yo le diría a Alejandro que siga invirtiendo en causas humanitarias, pero que deje de llamar pirata a los que hacen descargas sin ánimo de lucro. Es algo que hace tanta gente que ni siquiera podríamos saber si él mismo lo hizo alguna vez. En cualquier caso, criminalizar a tantísima gente no es «humanitario».

Para mayor información, a Alejandro yo le remitiría a un artículo mío donde hablo de la filantropía empresarial, como forma de inversión.