Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

¿Es justo para el creyente soportar mensajes que atacan sus convicciones?

Rouco Varela

Rouco Varela

El cardenal Rouco señala que ‘no es justo para el creyente soportar mensajes que atacan sus convicciones’. Igualmente ha declarado en la COPE que ‘podemos demostrar nuestro dolor por la propaganda que falsea la imagen de Dios presentándole como un invento de los hombres que no les deja vivir en paz’.

http://www.cope.es/cardenal_rouco_senala_que_no_es_justo…

Yo no dudo que eso sea una muestra de dolor sincero de alguien que se siente atacado injustamente. Lo que ocurre es que pese a la sinceridad que pueda existir en ese sentimiento, se esconde una de las peores mentiras porque afecta a muchas vidas humanas.

El creyente es víctima de sus propias mentiras, pero en la medida que predica su fe, también es verdugo. Las sectas trabajan cultivando la capacidad contagiosa del autoengaño del ser humano. De todas las sectas, la católica es la peor, lo mismo que las dos peores drogas son el tabaco y el alcohol, porque son las que afectan al mayor número de personas.  Un tercio de la población mundial es cristiana, y la mitad de los cristianos son católicos. Los administradores de la fe son muy conscientes de su poder y cualquier debilitamiento de la fe es una dura amenaza para ellos.

Otro caso de victimismo reciente:

El responsable de la Academia Pontificia de la Vida, monseñor Rino Fisichella, pidió a Obama escuchar todas las voces en Estados Unidos sin «la arrogancia de aquellos que, por tener poder, piensan que pueden decidir sobre la vida y la muerte».

Se defienden atacando. No existe el menor vestigio de democracia en El Vaticano y estos se permiten atacar a un presidente recién elegido democráticamente, diciéndole lo que tiene que hacer y lo que no. ¿Acaso no es eso arrogancia? No me gusta estar hablando siempre del mismo tema. Ya dediqué un artículo sobre el derecho de la vida. ¿Es la vida un don sagrado? Y también hablé de la supuesta inofensividad de las creencias. ¿Merecen respeto ciertas ideas por el hecho de ser religiosas?.  La cuestión que quiero plantear a hora es ¿Por qué ocurren estas reacciones tan dolorosas entre los creyentes?

Es muy sencillo. La razón es que están convencidos de ser mejores personas por el hecho de ser creyentes. Yo creo que no solo no son mejores, sino que son responsables de un culto a la mentira que condiciona y manipula a mucha gente que no solo actuará buscando la recompensa celestial, sino que temerá el castigo divino. ¿Qué clase de Dios es un Dios que no se muestra, y que exige creer en él? No solo es un Dios inventado, sino que es un Dios pésimamente inventado. Un Dios que ha originado demasiado sufrimiento ¿Existe algún Dios distinto a ese? Probablemente tampoco. Es sabido que sin excepción todas las personas tienen un alto concepto de sí mismos y los creyentes no solo no son una excepción sino que se les condiciona a pensar que son mejores que los no creyentes. Se trata de una estupidez muy confortable.

¿Tienen todas las personas un alto concepto de sí mismas?

Ayer pusieron «Los intocables de Eliot Ness». Ya la había visto varias veces así que no la vi esta vez. Supongo que esos salvajes que combatían el crimen de esa forma tan violenta se consideraban a sí mismos personas ejemplares. Pero no para aquí la cosa. El propio Al Capone se consideraba una persona ejemplar.

Al Capone (1939)

Al Capone (1939)

Al Capone, Cito de la Wikipedia:  ‘Aunque Capone siempre hacía sus negocios con hombres de tapadera y no había registros que lo relacionasen con sus ganancias, las nuevas leyes promulgadas en 1927 permitieron al gobierno federal perseguir a Capone por evasión de impuestos, su mejor opción para encarcelarlo al fin.’

Lo que no dice la Wikipedia, es que este gánster asesino, lloró preso de un sentimiento de impotencia porque no consideró justa su encarcelación pese a que solo fue condenado por evasión de impuestos. Se tenía así mismo por un ejemplar hombre de familia que siempre hizo lo que hizo por proteger a los suyos.

Todo esto viene al caso porque lo que está ocurriendo, salvando las distancias, es que la iglesia se siente injustamente atacada por el mero hecho de que otros pongan en duda las verdades que ellos mismos consideran indemostrables. Dudar de la existencia de Dios o de la virginidad de La Virgen, equivale a convertir los cimientos de la iglesia en barro, para ellos la Iglesia es una institución ejemplar que hace muchísimo bien. Solo ven lo que les interesa. Para hacer el bien no hace falta creer en ningún Dios. Contribuyen a una poderosa distorsión de la realidad que juega en favor de aumentar su enorme poder como haría cualquiera de las muchas sectas peligrosas que no llegan a tanto como el catolicismo que disfruta de estado propio sin régimen democrático, privilegios especiales y concordatos en muchos países, así como una fortuna inconmensurable en bienes materiales.

Anterior

Los arrecifes de coral y el CO2.

Siguiente

Matan 43 zorros a pesar de las protestas ecologistas

2 Comentarios

  1. y…¿es justo para el no creyente llevar siglos soportando todo tipo de actos, simbologia y parafernalia ‘pro-dios’?

    ___________________________________________

    http://maliciapress.wordpress.com/

  2. admin

    Cuando estuve en la mili terminé en un hospital militar por cúlpa de una úlcera. Mi médico además de médico era capitán, y estando él en en mi cuarto entró una monjita que sin preguntar a nadie nos repartió a cada enfermo una medallita de la virgen María que nos colgó del cuello ella misma y estoy seguro de que lo hizo aprovechando la presencia del capitán. Para que los creyentes lo tengan claro ofender sería decir «guárdese la medalla de la puta esta donde le quepa». No quiero causar malestar a nadie y a mi no me sirve de nada insultarles, pero rechazar educadamente una medalla con un símbolo cristiano no debería haber resultado ofensivo, pero usaban esa forma de coacción victimista. . Si yo hubiera rechazado esa medalla, la monja habría puesto los ojos como platos y el capitán habría recomendado un tratamiento especial para mí en el cuartel por falta de consideración con una pobre y santa monjita que seguramente se habría puesto fatal. Decidí no decir nada y quedarme la dichosa medallita hasta que se fuera el capitán, para perder discretamente la medalla en la primera papelera porque ya estaba siendo suficientemente dura la mili para mí como para empeorar mi situación con la condición intolerable de ateo. La iglesia y los militares en España se han llevado de maravilla. Que los ateos se atrevan a decir ahora que quizás Dios no exista les escandaliza. También les escandaliza que se intente racionalizar cualquier cosa relacionada con su fe, ¿y los disparates que ellos creen…? ¿acaso no son un escándalo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén