Teddy Bautista en un almuerzo convocado por el Foro de la Nueva Economia (2008)

Teddy Bautista en un almuerzo convocado por el Foro de la Nueva Economia (2008)

Lo último ha sido el intento porculizador de La SGAE , que esta vez ha quedado solo en intento. Donde antes exigían 31.000 euros en concepto de supuestas deudas atrasadas de once años atrás, ahora admiten que el autor no es ni siquiera miembro de la SGAE, pero esto solo lo han admitido cuando su intento estaba condenado al fracaso. ¿Se van a disculpar?

Las amenazas de la SGAE se sostuvieron hasta que comprobaron la firmeza de la alcaldesa que no se arrugó ante las amenazas. El director de la obra, Fernando Rojas, autor de la dramaturgia quita la razón a la SGAE en sus pretensiones: «El texto es de Lope, yo he cedido los derechos y además no pertenezco a la SGAE». Ante tal declaración la SGAE se queda sin argumentos ya que al tratarse de una obra cuyo autor Lope de Vega murió hace más de 70 años, los derechos intelectuales son públicos.

Para mí lo más relevante de toda esta historia es la actitud de la SGAE. Yo me pregunto a que narices están jugando los socios de la SGAE que mantienen en sus puestos a gente de semejante bajeza moral. Un intento de estafa a un pueblo que representa una obra que forma parte de su historia, y que se representa gracias al esfuerzo altruista de cientos de voluntarios. ¿Acaso los socios no tienen posibilidad de elegir a mejores representantes o de marcar una política decente a modo de reglamentación interna que evite el descarado expolio en actos solidarios, benéficos y sin ánimo de lucro?

La SGAE cobra derechos de autor a casi ochocientos festivales benéficos al año

La gente empieza ciscarse en los derechos de los autores y eso tampoco es bueno, pero si los autores no muestran un mínimo de sensibilidad social, no pueden exigir de la sociedad la menor sensibilidad hacia sus problemas. Lo que parece es que eso no les preocupa demasiado porque andan muy sobrados de poder, y van campando a sus anchas reventando toda clase de actos benéficos, como si los únicos derechos dignos de tenerse en cuenta fueran los suyos.

¡LADRONES!

Un clamor social: SGAE=LADRONES

Es una vergüenza que debería recaer en cada uno de los socios de la SGAE. Ellos tienen mucha culpa de cosas así, porque no son incidentes aislados, vienen ocurriendo con demasiada frecuencia. La imagen que acabo de capturar en mi buscador es de una búsqueda que acabo de hacer de la palabra ladrones, pero el resultado habría sido el mismo algunos años atrás porque obedece a un clamor social muy numeroso y muy persistente en el tiempo.

En primer lugar, si creen que están en su derecho, hay que cambiar el derecho, y en segundo lugar, tener derecho a cometer tales indecencias no dice nada bueno de los que en silencio miran a otra parte y ponen la mano para cobrar su parte del botín. Los directivos de la SGAE dirigen esta infame asociación con un apoyo excesivamente ruin e interesado de sus socios que se salda con clamorosas protestas sociales que son perfectamente ninguneadas desde el poder establecido. ¿Esto es democracia? ¿Estamos eligiendo a nuestros gobernantes para que nos bajen los pantalones y nos unten el culo de vaselina? El tono empleado aquí es el que corresponde a un abuso institucionalizado y que hace oídos sordos frente al clamor popular que no se apaga ni se apagará.