La Iglesia que recibe del gobierno un montón de subvenciones y de condonaciones fiscales. Esta siendo protegida de los del gobierno.

Los recortes se están aplicando en partidas muy sensibles que cubren las necesidades básicas.

Cuando hablamos de los amiguismos en un contexto político hay que incluir no solo a los amigos financieros, sino a los socios ideológicos. En el caso del PP hay uno que no falla nunca y es La Iglesia. La fuerza del católico en España es muy considerable, pero hay que decir, que no es un voto democrático porque se está  cultivando mediante el uso de nuestros impuestos.

Los privilegios de la Iglesia se salvan de los recortes
Joan Tardà denuncia que la Iglesia católica va a continuar recibiendo unos 10.000 millones de euros al año

En un estado supuestamente aconfesional, tenemos que el 72% del alumnado perteneciente la concertada, acude a centros religiosos. Se está financiando una ideologizada y que a diferencia de la pública no sufrirá ningún recorte.

Se da la circunstancia de que la educación privada viene costando a las familias cuatro veces más que la pública pese a esas ayudas que costeamos entre todos y a que por ser iglesia no pagan ni IBI ni otros impuestos.

Las Administraciones fomentan la educación privada, pese a ser discriminadora y más cara para las familias
Son frecuentes las voces que dicen que la educación privada/concertada es mejor que la pública y que supone mucho menos gasto para la Administración.

No nos engañemos, la gente no elige el catolicismo libremente. Llevamos 20 siglos gobernados mediante la imposición del catolicismo costeado con nuestros impuestos. Para colmo dicen que la religión católica es mayoritaria. Naturalmente, que lo es, pero 20 siglos metiendo la mano en el bolsillo de todos los ciudadanos dan para mucho más que para el sostén del clero.

La Iglesia católica no sufre recortes
La Iglesia católica recibirá este año 159 millones de euros a cuenta de la asignación que le corresponde por el impuesto de la renta sobre las personas físicas. Se trata de la misma cantidad que recibió en los anteriores ejercicios de 2011 y 2010, pese al recorte general en todos los capítulos.

Las ayudas a la Iglesia no se hacen por motivos de caridad o de utilidad social. La falacia siempre ha sido clara pero ahora lo es más porque a Cáritas lo mismo que a otras ONGs sí que les afectan estos recortes que no van a tocar a La Iglesia.

El Gobierno elimina parte de las subvenciones concedidas por Zapatero a ONGs
Cancela una convocatoria plurianual de subvenciones a ONG, comprometida por Zapatero hasta 2015 por 290 millones de euros.

Tenemos los ejemplos de las visitas papales a España. Concretamente las JMJ costaron al estado una cantidad de dinero desmesurada y absurda. Invadieron la capital gracias a la colaboración de nuestras instituciones que se desvivieron por favorecer el evento.

Fue pura ostentación de pompa y boato vaticano que nada tiene que ver con las enseñanzas bíblicas, y todo a cargo de nuestros impuestos.

Lo presentaron como un buen negocio para Madrid, pero el negocio fue para el catolicismo porque lograron que muchas empresas de restaurantes bajaran sus precios a cambio de unas importantes subvenciones con dinero del estado.

Manifiesto de Europa Laica ante la visita del Papa a Madrid a la JMJ en agosto
[…] Por eso, resulta escandaloso que el Gobierno contribuya con 25 millones de euros -es decir, con dinero de los impuestos de todos-a la visita del papa y a la celebración de un acto confesional, a la vez que concede exenciones fiscales a las grandes empresas que han comprometido otros 25 millones. A ello hay que añadir otros muchos más que están dispuestos a aportar tanto Gobierno central como Ayuntamiento y Comunidad de Madrid sufragando otros gastos con la cesión gratuita de numerosos servicios públicos (personal funcionario, visados, transportes, fuerzas de seguridad, utilización de espacios públicos como polideportivos, colegios e institutos, etc.).
[…]

No tocarán el chorreo descarado e indecente para fines que deberían ser privados en un estado aconfesional.  Demasiada generosidad del estado con un dinero que no es suyo y  ahora nos recortan en sanidad y en educación.