Para mí que se ha tirado un farol que puede terminar mal para Cataluña porque dará alas a un que ni siquiera desea.

Aquí de lo que se trata es de aprovecharse de un gobierno central débil que lleva años dejándose mamonear ante los chantajes nacionalistas. El problema es que ya no queda dinero para seguir apaciguando con sobornos a una casta de políticos que no hicieron otra cosa que despilfarrar a manos llenas ingentes cantidades de dinero. Todo ello para intentar hacer realidad un sueño nacionalista poco consolidado en la sociedad catalana y que se desdibujaba con cosas tan simples como las victorias de la selección española de fútbol.

Del nacionalismo al secesionismo hay un abismo. Yo niego que todo lo que ahora se discute tenga que ver con los derechos de unos supuestos deseos de independencia del pueblo catalán. Seguro que de eso también habrá algo, pero aquí y ahora se trata principalmente del chantaje político permanente a las arcas del estado.

De hecho, Artur Mas ha dicho que sin pacto fiscal promoverá la secesión. En otras palabras, la prioridad no es la secesión. Nunca lo fue y se le vio el plumero. La prioridad es la pasta. La secesión sólo es la herramienta más adecuada para hacer valer un chantaje al resto de España.

¿Se imagina CiU a una Cataluña totalmente independizada de España? Yo creo que no se les pasa por la cabeza. ¿Qué sería del Barça reducido a una liga calalana? ¿Qué sería de Cataluña sin poder entrar en la comunidad económica europea por su exagerada deuda? ¿Acaso ignoran que muchos países europeos verían el peligro de alentar movimientos secesionistas en sus respectivos estados si admitieran en la Unión Europea a Cataluña como nación?

En Bélgica tienen el movimiento independentista flamenco, en Francia el nacionalismo Corso, en Italia el nacionalismo siciliano, el sardo de la Isla de Cerdeña y el de la región de Padania entre otros.

En Europa hay muchas zonas lingüísticas con aspiraciones nacionalistas y que en cualquier momento podrían aspirar a la secesión, como por ejemplo la zona francesa franco provenzal de la Arpitania.

Cataluña da por hecho que tras una hipotética independencia sería recibida con los brazos abiertos por la UE, pero su entrada sería vista como la apertura de la Caja de Pandora. Sus ambiciones secesionistas podrían ampliarse a Valencia, Baleares y a la ciudad italiana de Alguer en Cerdeña. Por no hablar del gravísimo problema actual de su descomunal deuda.

Que se dejen de victimismos en CiU y que apechuguen con sus errores. Estamos viviendo una situación de abuso permanente por parte de minorías independentistas que campan por sus fueros gracias a los privilegios antidemocráticos consagrados en nuestra ley electoral. Recordemos lo que ocurrió en las últimas elecciones generales del 20-N de 2011.

Los estragos de la ley electoral
(Las formaciones de Lara y Díez, las más perjudicadas)

  • A UPyD le costó reunir 228.048 votos para tener un escaño el 20-N; IU, a 152.800
  • Caso bien distinto es el de Geroa Bai, que sólo necesitó 42.411, y Amaiur, 47.661
  • Pese a tener 126.000 votos más que CiU, ésta logra 16 diputados y UPyD, cinco
  • PP y PSOE también salen beneficiados por el sistema electoral vigente
  • En un sistema sin circunscripciones, el PP no habría alcanzado la mayoría absoluta
  • Los socialistas, por su parte, habrían perforado aún más su suelo electoral

Lo cierto es que La Generalitat quedó quebrada económicamente por su política de despilfarro y como eso es muy humillante ha reaccionado sacando las garras, a la vez que se hace la víctima tomándonos por idiotas a toda España y amenaza con independizarse.

Por parte de CiU parece evidente que se trata de amenazas a medias porque lo que les gusta es el rollo del chantaje al estado. Viven en plan víctimas exprimiendo la debilidad de un gobierno central que tiene que mendigar sus indecentes favores para sobrevivir políticamente por culpa de los estragos de una ley electoral profundamente antidemocrática.

Cuando dicen queremos la independencia, lo que quieren decir es que quieren más dinero para mantener sus despilfarradoras políticas. Las conocemos bien:

Muchos nacionalistas no desean la independencia y de hecho la gente que ha votado masivamente a CiU es la que creía que CiU era nacionalista, pero que nunca abrazaría el independentismo.

Alberto Fernández: «CiU destapa su mayor radicalidad en la Diada»

El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona asegura el partido nacionalista «ha traspasado todas las líneas rojas»

Quizás en la calle la gente crea que todos estos políticos de CiU que se llenan la boca de secesionismo van en serio, pero yo creo que las actuales amenazas secesionistas son bravuconadas que solo tratan de amedrentar al gobierno central por enésima vez.

¿Quieren la independencia o quieren  “dotar a Cataluña de estructuras de Estado”? ¿Qué es eso un Estatut 2.0?

Saben del perjuicio que sus bravuconadas causan por la repercusión en la imagen de España como nación en un momento especialmente delicado, pero en estos momentos lo último que necesita Cataluña es independizarse para tener que pedir el dinero a Europa en lugar de pedirlo a España.

Estos supuestos independentistas de CiU han fracasado en su política económica y creo que están jugando la única carta que les queda, que no es otra que cabrear a los catalanes contra el gobierno central para disimular su incompetencia.

Van a conseguir cabrear a los más descerebrados que no entenderán ese doble juego de secesionismo sí pero no. No podrán luego razonar con la masa que ellos están enfureciendo y por eso puede que terminen llevando a Cataluña al independentismo y a la ruina más absoluta, donde nunca pretendieron llevarla porque saben que sería un desastre para Cataluña.