Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

El gen rojo de Vallejo Nájera y el robo de niños.

En mi opinión, la publicidad que se está dando a un tema muy serio que afecta a La Imagen de La Iglesia es bastante escaso. Me refiero al los innumerables casos de robos de niños que han salido a la luz a raiz de la imputación de sor María Gómez Valbuena. Los medios suelen usar la páginas interiores para mencionar estos temas que afectan a la imagen de La Iglesia.

Sor María alega motivos de salud para no comparecer en el juzgado
La religiosa María Gómez Valbuena, conocida como sor María, ha alegado hoy «motivos de salud» para no comparecer ante el juez como imputada tras la denuncia presentada por Purificación Betegón por la presunta desaparición de dos mellizas que alumbró en la Clínica de Santa Cristina en 1981.

Yo me temo que mucha gente esté totalmente desinformada y crea que se trata de un caso aislado o excepcional de una monjita. Por ello me propongo empezar el artículo publicando un vídeo con algunos testimonios espeluznantes.

http://youtu.be/XXks0r5g3Rg

La planificación que relatan algunos testigos implica una disponibilidad muy alta de niños/mercancía. A los clientes se les instruía para aparentar embarazo durante nueve meses y llegado el momento sabían que podían conseguir fácilmente un bebe mediante un procedimiento de roblo que era sistemático. Les decían a las madres que su hijo había nacido muerto y no las dejaban ver el cadáver. Mientras en el hospital una falsa madre que había entrado con un almohadón. Salía con un niño y los papeles firmados por el médico que certificaban aquél hijo era hijo biolójico suyo. Otras veces se hacían con el hijo de una pareja insolvente que no deseaba tener a su hijo por incapacidad de mantenerlo.

Fue un negocio muy importante. Los niños se vendían a precios astronómicos y sacaban una cantidad muy grande de dinero que alcanzaba para repartir y cerrar un montón de bocas.

La monja que repartía bebés
Madres que la han denunciado y padres que lo son gracias a ella retratan a sor María Gómez Valbuena: “Era fría, calculadora. Una mujer con dos caras”

Nunca entenderé la indulgencia hacia las personas que portan hábitos religiosos, ni la ocultación de los crímenes cometidos en el seno de La Iglesia. Se dice con frecuencia que La Iglesia es una institución humana y como tal hay que comprender sus fallos. Lo que no entiendo es el constante trato de favor hacia sus crímenes.

Quien son indulgentes con los crímenes de La Iglesia no solo están cerrando los ojos a la razón. También cierran los ojos a nuestra historia, y a la crueldad humana encerrada en ella. Deberían informarse del origen de estos crímenes para comprender que no se trata de un crimen aislado cometido por una religiosa perversa. La monja fue un mero instrumento en manos de ideologías fascistas de su época amparadas por La Iglesia y apenas se está rascando la superficie del problema con unos orígenes basados en la ideología del ‘gen rojo’ propugnada por Antonio Vallejo-Nájera Lobón.

Vallejo Nájera, el siquiatra que creó el fundamenteo científico, el ‘gen rojo’, del robo de niños durante el http://auschwitzlacrueldadhumana.blogspot.com/2012/07/vallejo-najera-el-siquiatra-que-creo-el.html

Uno de los baluartes más importantes del franquismo fue la Iglesia católica. La Iglesia le dio un fundamento religioso a todo un régimen, así como una historia de represión que en la Inquisición tenía el mejor ejemplo.

Porque la idea de exterminio del enemigo que Franco y el franquismo presentó y desarrollaron tenía una base de carácter inquisitorial innegable. Sin ir más lejos, la Iglesia franquista siempre presentó la Guerra Civil como una “Cruzada” contra los que consideraba sus enemigos: masones, comunistas, librepensadores, anarquistas, republicanos, etc.
[…]

Pero de todos ellos hay que destacar a Antonio Vallejo Nájera. Porque Vallejo Nájera explica muchas cuestiones ideológicas del franquismo. Pero también porque es un psiquiatra que no crece al amparo del propio régimen franquista, si que sus teorías son anteriores y se completan perfectamente con las disposiciones que necesitaba el ejercito sublevado de Francisco Franco. (…)

Y es en Alemania donde Vallejo Nájera conoce de primera mano muchas de las teorías, aun embrionarias, que después los nazis pusieron en práctica en la década de 1930. Aun así las teorías biopsíquicas ya habían sido desarrolladas por el italiano Cesare Lombroso y su antropometría a la hora de catalogar la criminalidad en determinadas tendencias de la izquierda, sobre todo hacia el anarquismo. (…)

¿A qué espera la Conferencia Episcopal para hablar de aquellas atrocidades y pedir perdón? La realidad es que posiblemente nunca tenga que hacerlo. La Iglesia sabe que los medios van a procurar amortiguar la gravedad del asunto una vez más. Lo que deberían hacer los periódicos es llamar a las cosas por su nombre. Se trató de genocidio y no puede haber medias tintas con los genocidas por muy religiosos que sean.

El genocidio es un delito internacional que comprende cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal; estos actos comprenden la matanza de miembros del grupo, lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo, sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial, medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo, traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo.

En este caso el grupo eran: masones, comunistas, librepensadores, anarquistas, republicanos, y madres solteras. ¡Rojos!

Querido católico ¿Hay algo peor que el genocidio? Me parece imprescindible que si los hechos son lo que parecen, y generalmente lo son, condenen a sor María Gómez Valbuena a pena de cárcel, y que tiren de ese hilo para atrapar a más criminales de aquella época.

PD 24 denero de 2013:

Muere ‘sor María’, imputada en dos casos de robo de bebés
La religiosa no declararó en el juzgado el pasado día 18 de enero porque alegó «motivos de salud». Había sido denunciada por Purificación Betegón por la presunta desaparición de dos mellizas que alumbró en la Clínica de Santa Cristina en 1981.

Una lástima para su familia, pero también para otras familias por diferentes motivos.
Para mucha gente que desea saber la verdad de lo que pasó, la impunidad y el no saber la verdad de la tragedia que vivieron, es el precio del silencio que los medios dedican a La Iglesia.

Anterior

La falacia bipartidista, las dos Españas, el fanatismo y el 15M.

Siguiente

El valor social y el valor mercantil de las buenas ideas y la propiedad intelectual.

2 Comentarios

  1. Jacinto

    Lo primero que me vino a la mente al leer la noticia fue: realmente se ha muerto? o simplemente han hecho un juego de manos para dejar el tema inconcluso ‘sine die’ ?

  2. Antonio Castro

    Amigo Jacinto, tu mente calenturienta y conspiranoica no vaga sola por esos oscuros pensamientos. A mi se pasó por la cabeza que deberían hacerla una autopsia por si alguna persona con interés por su silencio decidió finalmente envenenarla para que no hablara, y echara a perder la reputación de poderosos y siniestros personajes. Quizás deberíamos de dejar de ver tantas series de CSI y de mentes criminales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén