Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

El editorial de La Razón no tiene razón.

EL EDITORIAL DE LA RAZÓN

Estado y bienestar
[…] En un día especialmente turbulento para los mercados y la deuda, con Bankia en el ojo del huracán, Aguirre sintetizó en una frase el diagnóstico de la enfermedad: «El error fue creer que el endeudamiento no tendría consecuencias».
[…] Por diferentes causas y motivos, el Estado democrático que echó andar hace más de treinta años ha ido derivando hacia una hipertrofia imparable. Al calor de la bonanza económica, pero también impulsado por unos partidos de izquierda de vocación estatalista, se ha alimentado un Estado del Bienestar sobredimensionado y omnipresente.
[…]

Un editorial como este dicho en tiempos de bonanza podría ser incluso discutible, porque defiende ideas que argumentan sobre lo que funciona y lo que no funciona, y por desgracia no existe una respuesta rigurosamente científica sobre algo así. Entre otras cosas porque cada uno ve las cosas según le conviene verlas.

Lo que no tiene un pase, es que se defienda precisamente la insostenibilidad de un estado del bienestar cuando acaban de cargárselo los que dicen ahora que es insostenible.

Que esta idea se ventile con la ayuda de los medios de comunicación, dice muy poquito de estos medios. Puro servilismo político y caña a la ciudadanía.

Ahora me dirán que soy un demagogo y que las cifras económicas no cuadran, etc.

En efecto las cifras después de un permanente desfalco no pueden cuadrar.

El trabajo de los ciudadanos ha bastado para mantener el estado del bienestar. Para lo que no ha bastado es para alimentar las ansias de despilfarro y de corrupción de una clase política, incompetente, sobre dimensionada y ladrona.

El editorial está enmarcado en un contexto que lo convierte en irrazonable. Estamos en un contexto de crisis muy seria y ya hay gente que no duda calificar la situación de España es ruinosa y que esto empeorará aun mucho más.

Decir ahora que el estado del bienestar es insostenible en este contexto de crisis, con independencia de los sesudos argumentos que decoran el editorial, es cargar las tintas contra las víctimas de este desastre.

¿Acaso no está claro lo que ha pasado en las cajas?

¿Qué clase de transparencia es la que permite que los culpables se vallan de rositas?

La burbuja inmobiliaria estalló ya hace cuatro años. Las inmobiliarias quebraron. Martinsa Fadesa dejó a sus acreedores (bancos y cajas) un agujero de 7000 millones de euros. Los bancos se han negado a vender a precio de mercado los inmuebles. Con tanto político metido a financiero de pacotilla no se les ocurrió otra cosa que maquillar los balances valorando los inmuebles a un precio irreal. A fin de cuenta el papel de todos esos amigotes enchufados en consejos de administración era llevárselo crudo.

¿Alguien ha olvidado ya de que en 2010 estábamos presumiendo de los mejores resultados de la banca mundial?

La fiesta de la corrupción continuó con los politicuchos enchufados en los consejos de administración dedicados a sus chanchullos y a sus operaciones de maquillaje para que nadie pudiera conocer la situación real. Todo ello a costa de hacer el agujero financiero cada vez más y más grande.

¿Qué nos dicen ahora ustedes y aquellos que desde las administraciones se han dedicado a colocarnos a esos amigotes suyos en la banca? ¿Qué nos dicen ustedes y los que han practicado una desmedida morosidad haciendo quebrar a muchas empresas? Pues nos dicen que el problema de nuestra economía es la insostenibilidad de nuestro nivel de vida.

Yo creo que el problema de la economía es la insostenibilidad del nivel de vida de la gente, que como ustedes, no ven en los ciudadanos otra cosa que putos esclavos.

Anterior

La traición política a los ciudadanos.

Siguiente

Desconfianza en la justicia.

1 Comentario

  1. Mario Ferreiro

    Muy buenooo!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén