Me pasma el grado de profunda ignorancia que demuestran algunas personas que creen que pueden convencer a todo el mundo de su alucinada forma de interpretar la realidad.

Ingeniería civil, ingeniería social
Echando la vista atrás, hay que reconocer que en este país tenemos auténticos maestros en esto de la ingeniería social. Comparando lo que era el movimiento en un principio con aquello en lo que se ha terminado convirtiendo, le dan ganas a uno de soltar la carcajada. Porque poco a poco, esa fuerza social, que parecía que iba a obligar a realizar profundas reformas en nuestro sistema político, ha sido domeñada y encauzada, hasta convertirse en un movimiento más folclórico y molesto que radical y preocupante.

La venida del Papa, primero, y la reforma constitucional, después, han servido a la postre para que todo aquel caudal de fuerza callejera termine transformándose en una corriente lodosa y enfangada, incapaz de causar ya ningún daño a las estructuras de poder de nuestro país.

Es justo reconocer que la labor de ingeniería social ha dado sus frutos.

Seamos justos don Luis. Las estructuras de poder de nuestro país han mostrado de forma ostentosa el uso de la fuerza como único argumento frente al masivo rechazo a los políticos por parte de la ciudadanía.

Es lógico que un 15M que empezó asumiendo ingenuamente que la mera demostración de un impresionante clamor popular serviría de algo, esté ahora asimilando la confirmación de sus peores temores sobre la condición corrupta de unos políticos que han dejado ser torpes representantes, para convertirse en los enemigos declarados de la clase media trabajadora.

Su interpretación de una supuesta derrota del 15M olvida que de aquí al 20N hay un importante trecho, y que este otoño no va a ser un camino de rosas ni para el PSOE ni para su amado, venerado, idolatrado y admirado PP.

Se le ha subido a usted a la cabeza un triunfo del PP que quizás no llegue o quizás llegue pero no sea tan dulce como usted parece presumir.

Sepa usted que el 15M no puede convocar una manifestación a nivel nacional cada 15 días, con el único propósito de demostrar que sigue vivo, y que lo que usted ha interpretado como derrota son unas vacaciones veraniegas que han sabido mantener el rescoldo vivo para lo que ha de venir.

Manifestaciones grandes son las que se convocaron con tiempo convocando a la manifestación general en toda España. Estas fueron las del 15M y las del 19J.

Recuerdo perfectamente a los payasos que días antes del 19J dijeron que el 15M estaba muerto, que había degenerado, que ya no tenía que ver con su origen, etc. Se repiten ustedes demasiado.

Que todos reconocieran su error el 19J tras el inmenso éxito de la manifestación, no ha servido para que la gente que mira con un solo ojo entienda la esencia de lo que representa el 15M. Es lo que ocurre cuando uno se encierra en un círculo de intoxicación donde todo el mundo mira con un sólo ojo, el derecho.

¿No se han dado cuenta que los medios que están intoxicando están bajando sus niveles de audiencia? ¿A quien creen que engañan?

El otoño se presenta calentito y estos torpes que creen que hacen un favor al PP con sus acusaciones al 15M de perroflautismo, de movimiento manejado por la izquierda para derrotar al PP, y otras lindezas, no van a conseguir otra cosa más que echar más gasolina a una indignación ciudadana cada día más generalizada, y que existe por motivos que nadie se atreve a desmentir.

El 15M es lo que dice ser, y como dice muchas cosas, cada uno puede agarrarse a lo que haga o diga la excepción en lugar de asumir lo que es un clamor popular muy claro.

Lo cierto es que nadie dirige ni manipula al 15M. Por eso el 15M representa de una forma bastante clara a la voluntad popular. Por eso don Luis, intentar ridiculizar al 15M resulta tan patético.

El 15M es un tren de muy largo recorrido, y sea cual sea el resultado del 20N continuará vivo hasta que la democracia deje de ser percibida por los ciudadanos como una burda estafa. Los principales responsables son PP y PSOE y no le dé más vueltas a su ojo derecho.

PP y PSOE se pusieron de acuerdo para forzar en el senado una Ley Sinde infame. Ahora vuelven a conspirar con éxito para dotar a nuestra constitución de las imposiciones económicas ordenadas desde una Europa que está fracasando en su forma de hacer frente a la crisis por no afrontar la verdadera causa de la misma, que no es otra que la pérdida de control político sobre las malas prácticas de las grandes fortunas.

También PP y PSOE fueron de la manita junto a muchos países más en el pacto del Euro. Este ha consistido en fomentar la competitividad para afrontar la crisis de la deuda, pero la competitividad es un término que conduce a que los trabajadores cada año tengan que trabajar más para recibir cada vez menos, y punto.

El país que no sigue ese juego ve como los demás le ganan en competitividad, pero es un planteamiento estúpido, porque el bien supremo no es ni el poder financiero ni la productividad, o el consumo, sino el bienestar social.

Es un planteamiento donde no se pone un límite a la avaricia de los mercados, ni un límite al descenso de la pérdida de la calidad de vida de los trabajadores. No es un sistema sostenible. Es un sistema que cada vez necesita de crisis mayores para continuar vigente.

Lo que ha conseguido Europa es animar a los mercados a cometer mayores abusos con total impunidad, y en lugar de decirles ¡Basta ya! se arrodillan ante los desmanes de los especuladores y de las grandes fortunas.

El 15M vio en Islandia un ejemplo de cómo afrontar una crisis haciendo que los culpables paguen por ello, pero también otros países empiezan tímidamente a ver la necesidad de pasar factura por los daños causados a la economía.

La impunidad ante presuntos errores de gestión, lo que esconde son estrategias muy dañinas para el bienestar social. No son errores. Son estafas. Son estrategias que buscan aumentar el diferencial de riqueza con las clases medias, que es en sí mismo una fuente de poder tan grande que ya domina sobre los gobiernos de casi todos los países.

EE.UU acaba de demandar a 17 grandes bancos por la crisis hipotecaria.

Europa por el contrario parece creer que los premios a las grandes fortunas funcionarán mejor que los castigos. Pura estupidez suicida.

La estupidez de estos planteamientos neoliberales es tan enorme que el señor Rajoy no se atreve a decir cual será su plan de austeridad para salir de la crisis y se limita a decir que no será fácil. ¿Ese es su programa?

Puede que el señor Rajoy, eterno perdedor, gane por fin el 20N, pero ese silencio, o las estupideces que salgan de su boca a la hora de intentar ofrecer un programa electoral, terminarán pasándole factura.

El 15M ha servido de mucho. Ha creado una nueva conciencia social muy necesaria. Ha creado una corriente donde se está cuestionando todo lo que no funciona. Ha permitido a mucha gente entender que la elección entre el PP o el PSOE es un falso dilema. Ha ayudado a que la gente abra sus dos ojos. Ahora gritan # # .

El 15M no quiere destruir las estructuras de poder. Lo que quiere hacer es suprimir porquería, y hacer que estas funcionen, porque basta echar un vistazo para comprender que las estructuras de poder, como usted don Luis las llama, dejan mucho que desear.

La única corriente lodosa y enfangada, incapaz de dar satisfacción a las más elementales necesidades ciudadanas, es precisamente lo que usted llama estructura de poder.

Usted don Luis va con el ojo izquierdo cerrado, abra usted los dos ojos. Se está usted perdiendo el cambio social más importante ocurrido en España desde la transición, y algún día se convertirá en cambio político.