Julio Anguita es un señor con una mente privilegiada. En el vídeo analiza las causas de la crisis, y casi todo lo que dice son verdades como puños. Es cierto que estamos gobernados por los , que a los no los elije nadie, que dirigen la política en contra del interés general, y que se han cargado la democracia y han dejado la constitución en papel mojado. Se han cargado los derechos de los trabajadores y ahora en lugar de trabajadores se nutren del esfuerzo de esclavos sin apenas derechos y que luchan por su supervivencia. Estamos ante un totalmente desmadrado.

Todo eso es cierto, pero en lugar de corregir los efectos de la crisis antes mencionados lo que hay que corregir son sus causas. Los mercados dicen a los políticos lo que tienen que hacer simplemente porque tienen mucha más fuerza que ellos. Es así de simple.

Los mercados son entidades globales, y los políticos no. Los países y sus fronteras dividen a las políticas que han de enfrentarse a los mercados. Competimos unos contra otros y eso es una gran idiotez que beneficia a los mercados.

Los mercados están totalmente descontrolados y campan por sus fueros. Han fabricado esta crisis y no saldremos de ella mientras ellos tengan el control, porque no tienen más que girar otro poco la tuerca y crear otra gran crisis cuando lo necesiten. Más que el progreso y la riqueza en términos absolutos, les interesa aumentar el diferencial de riqueza y lo están consiguiendo plenamente.

No me asusta la perdida de soberanía de los países, me asustan las divisiones políticas a nivel global, porque mientras las políticas estén divididas no podrán gobernar sobre los mercados globales.

Soluciones utópicas las justas. La causa del todo está en las fronteras políticas y estas no van a desaparecer. Perdón por ser la alegría de la fiesta, pero aunque tengamos un breve repunte económico en los próximos años, creo que esta crisis no ha hecho sino empezar y que falta lo peor, porque tengo muy poca fe en la clase política.