Jóvenes gais ajusticiados en Irán.

Jóvenes gais ajusticiados en Irán.

Para decir que los gays son pecadores pervertidos hace falta tener valor de mirar cara a cara a sus consecuencias en otros países, donde el pecado es castigado con la ejecución.


«GAYS Y LESBIANAS EN EL MUNDO MUSULMÁN» Por Paco Ramírez y Rafael Salazar.

Una imagen vale más que mil palabras. Y una impactante foto de dos chicos jóvenes, casi adolescentes, colgados en una grúa en el Irán de los Ayatollahs dio la vuelta al mundo. De pronto se hizo explícito y notorio, algo que se está produciendo en muchos países islámicos, y que la opinión pública internacional se negaba a considerar.

Ya me pronuncié sobre la criminalización de la homosexualidad: Calificando la homosexualidad, expliqué lo absurdo que es calificar a los homosexuales de desviados, y por ello no considero necesario insistir, pero hay otros casos de criminalización por motivos religiosos igualmente sangrantes.

Para mí la condena del uso del preservativo entra en esa categoría, y sus efectos en la deficiente prevención del Sida en África son tremendos. Muchos males modernos derivan de un descontrolado crecimiento democrático, y recurrir a la abstinencia, al método Ogino y a la marcha atrás, no hace más que agravar el  grave problema demográfico que ya padecemos con consecuencias medioambientales, climáticas, sanitarias, sociales, energéticas, de vivienda, y de consumo de alimentos entre otros.

SIDA en África.

SIDA en África.

25 millones de muertos por HIV/SIDA … solo en África.
El Papa Benedicto XVI dijo a los periodistas que se encontraban a bordo del avión que lo trasladaba a África que “La epidemia de SIDA no puede ser vencida con la distribución de condones. Sólo aumenta el problema“. El Papa estimó que la solución pasa por un “despertar espiritual y humano” y por la “amistad a los que sufren“.

También la criminalización de la eutanasia, merecería que algunos tiranos religiosos acabaran sus días como algunos de esos enfermos que no soportan seguir viviendo. Veríamos si la fe les reconforta entonces.

Me parece igual de tremendo el derecho a matar como el derecho a obligar a vivir. Si hay algo que nadie debería cuestionar que nos pertenece plenamente, es nuestra propia vida.

El poder para castigar conductas no acordes a una ideología:

El poder del catolicismo carece en la actualidad de la facultad de llevar a cabo condenas de los actos que ellos consideran ilícitos, pero en otros tiempos si tuvieron esa capacidad. Usaron de la tortura, y de quemar vivas a las personas.

Por poner un ejemplo sacado de la Wikipedia, Juana de Arco fue quemada viva en Rúan, los clérigos la condenaron por herejía. Según diversos testigos presenciales del juicio, fueron sometidos a multitud de correcciones por orden del obispo Cauchon, así como a la introducción de datos falsos.  Finalmente, después de algunas revisiones, en 1909 fue beatificada y posteriormente declarada santa en 1920 por el Papa Benedicto XV.

Esa capacidad de torturar y matar que ha perdido La Iglesia Católica, se conserva en otras religiones que han usurpado el poder absoluto en algunos países. La tremenda imagen de la cabecera lo atestigua. En otros casos también hemos sabido de casos de lapidación de mujeres por adulterio. Las mujeres en algunos países gobernados por religiosos fanáticos viven en permanente esclavitud.

El fracasado intento de modernidad religiosa en el Concilio Vaticano II:
Para evitar la natural desconexión de la realidad, el Vaticano intentó adaptar la disciplina eclesiástica a las necesidades y métodos de nuestro tiempo. Dicho concilio concluyó en 1965, y ya se puede considerar caducado y obsoleto.

Benedicto XVI dice que el Concilio Vaticano II desató un «utopismo anárquico» en la Iglesia
De acuerdo al Papa, esto no pasó a mayores gracias a líderes como Juan Pablo II, que defendieron la novedad del concilio y la unicidad de la Iglesia.

Los errores que algunos ven en ese concilio son en realidad un intento de evitar el fundamentalismo en el cual otras religiones si han caído y que claramente es un problema mucho mayor. El precio para no caer en el fundamentalismo ha sido la debilidad de la doctrina que Benedicto XVI califica de «utopismo anárquico». Avanzar no les vale, retroceder tampoco, se han quedado sin camino.

Ahora andan muy perdidos y su forma de intentar salir de sus propios problemas, es haciéndose las víctimas y arremetiendo contra enemigos inexistentes. Son claramente víctimas de ellos mismos y de nadie más.

Conclusiones:

La conclusión es muy clara, nadie les ataca, se trata de legítima defensa, y cuanto menos poder tengan los líderes religiosos, mucho mejor para todos, porque la mayoría son enfermos peligrosos y fanáticos. Incluyo en esa condición no solo a los talibanes y otros fundamentalistas, sino al propio Benedicto XVI por haber sido capaz de disculpar la pederastia en el seno de la Iglesia pidiendo comprensión e indulgencia para esos sacerdotes pederastas. Todo eso, a la vez que condena cosas como la homosexualidad, y a los que practican el aborto de forma legal en España. Estas son algunas de las aberraciones morales de este papa, a las cuales no todo el mundo está dispuesto a acostumbrarse.

Con la doble moral de La Iglesia y la discreción con la que se tratan las faltas cometidas por los religiosos, se intenta evitar que se afee la imagen de una Iglesia que muchos tienen por santa y pura. Esta imagen inmaculada es en gran medida producto del tratamiento de permisividad e incluso impunidad que reciben continuamente por parte de las instituciones públicas. Nadie afea La imagen de La Iglesia. La Iglesia es mucho más fea de lo que aparenta. Sólo hay que fijarse un poco.

Noticia calentita para terminar:

Hallan 21.000 archivos pedófilos en una parroquia de Castellón.
Los archivos de contenido pedófilo ocupaban alrededor de 600 gigas.
La juez de guardia pone en libertad al párroco tras prestar declaración.

La Iglesia debería asumir sus errores, y además pagar por ellos como cualquier hijo de vecino, en lugar de ser tan dura con ciertos colectivos que a diferencia de ellos, no hacen daño a nadie. Van de víctimas de un supuesto clima laicista radical, cuando en realidad se trata de todo lo contrario. En España tenemos una situación de confesionalidad encubierta que favorece al catolicismo  con toda clase de privilegios. Lo que hay en España es una situación de creciente rechazo y hartazgo entre los ciudadanos y de crisis de fe entre los sacerdotes. El problema de La Iglesia es un problema interno.