Con la libertad de expresión no se juega.

Con la libertad de expresión no se juega.

Lamento decirlo, pero creo que esto se podría haber evitado, si no hubiéramos votado a los que ya nos avisaron de su talante totalitario.

Tolerar aunque sea mínimamente la vulneración de la libertad de expresión es renunciar al derecho que nos separa de los regímenes totalitarios como China, Irán, Cuba, o Corea del Norte.

Pensar que la era una simple ley antidescargas,  fue un error, y me atrevo a decirlo incluso antes de que la utilicen. Esta Ley dio origen a la iniciativa #, pero la gente no ha entendido su importancia, porque empezaron a meter en el mismo saco otros problemas políticos como la corrupción, calidad democrática, etc.

No digo que aquellos sean problemas menores. De hecho, son problemas que han conducido a una crisis económica brutal, pero el trasfondo de la ley Sinde, en mi opinión, dejar adivinar algo muy grave. Sin libertad de expresión estaríamos totalmente indefensos ante cualquier tipo de problema con el gobierno, y el caso es que tenemos varios.

Aquí no solo hay crisis, corrupción, etc. Aquí lo peor es que no dimite nadie y nadie va a la cárcel. Digo que es peor, porque así es imposible arreglar nada.

La gente no ha comprendido que para aprobar una ley como la Ley Sinde en la forma en que se hizo, se necesita una mentalidad totalitaria.

Esa mentalidad denota un absoluto desprecio a nuestros derechos.  Ahora dicen que si fue un lapsus lingüe calificar a los ciudadanos de enemigos, pero lo cierto es que sí lo somos, porque no nos representan y usan nuestros votos en nuestra contra.

Se pidió con #nolesvotes que no se votara ni al PP, ni al PSOE, ni a CiU, pero a algunos ni la Ley Sinde ni los años que llevan instalados en la corrupción, les pareció algo tan grave como para no merecer otra oportunidad. De hecho, se ha vuelto a votar mayoritariamente a todos estos partidos.

Se ve que queremos votar a partidos con mucha experiencia, pero con mucha experiencia de qué ¿De corrupción? Creo que lo mejor es votar a partidos inexpertos. Por desgracia, estos también aprenderán, pero hay que saber cambiarlos a tiempo.

Unos políticos que escoran el Estado de Derecho para favorecer a una poderosa industria, lo que hacen es demostrar una arrogancia peligrosa. De hecho, se están situando por encima de la voluntad de sus ciudadanos e incluso por encima de unos jueces que no les favorecieron con sus sentencias.

Estar gobernados por gente así es un disparate. Creen que se les ha concedido en las urnas un cheque en blanco durante cuatro años. Creen que el mandato del pueblo les faculta para no tener que rendir cuentas a nadie hasta cuatro años más tarde.

Estoy tan seguro de que son así de totalitarios porque, están reprimiendo manifestaciones pacíficas a porrazo limpio y metiendo en la cárcel de forma arbitraria a quien les parece, y lo hacen con el único objetivo de intimidar los ejercicios de libertad de expresión que resulten incómodos a sus intereses.

Es normal. Esto es lo que ocurre cuando metes cualquier cosa en una urna con absoluta imprudencia, porque…  ¿puede haber democracia sin libertad de expresión?

La próxima vez creo que convendría estar todos más atentos a las agresiones a nuestras libertades en Internet, porque lo siguiente es el porrazo en la cabeza. Tenemos que tomarnos los avisos totalitarios más en serio.  La próxima vez #nolesvotes.

Alguno dirá que eso está muy bien, pero por desgracia falta mucho para las próximas elecciones así que la pregunta es … ¿Y ahora qué?

Ahora hay que seguir luchando por la libertad de expresión, no sólo en la calle, sino también en Internet. Hay tendencia a minimizar la importancia de la Ley Sinde, pero tenemos que derribarla, porque es la equivalencia en Internet de los porrazos en la calle.