Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

Categoría: Derechos de autor Página 1 de 31

¿Las noticias tienen propietario?

Google tendrá que pagar un canon a los periódicos españoles por enlazar sus noticias

La asociación AEDE interpreta el uso que hace Google con su servicio Google News como un uso indebido de las noticias que publican estos medios y solicitan a Google 300 euros por enlace. Google alega que los medios que no deseen ser indexados pueden solicitarlo mediante el uso de «opt-out», cosa que el gobierno no ve como suficiente.

¿Debe Google proceder a desactivar el mismo esta funcionalidad a todos los medios de comunicación españoles?

Hacer una ley absurda es una desgracia, pero intentar aplicarla a toda costa es incluso peor. Todo esto son consecuencia de leyes que ya nacieron obsoletas.

La medida es totalmente coherente con el concepto de propiedad intelectual. Si una cosa es mía soy yo el que decide como se usa, quien lo usa y cuanto deben pagarme aquellos interesados en hacer uso de ello. No suena raro, porque llevamos años escuchando esos concepto como si fuera un sancta santorum y la única solución posible para permitir la sostenibilidad de los creadores.

El término propiedad aplicado sobre un intangible que además puede copiarse sin que ello afecte al original resulta muy confuso y muy poco práctico. Una cosa es hablar de derechos de uso de las obras que se pueden legislar con criterios prácticos y otra  es dar por sentado que no hay nada que arbitrar y que la autoría conlleva un derecho equiparable al de la propiedad material.

No se trata de dar o quitar razones sobre si los autores merecen un derecho equiparable a la propiedad material o no. Se trata de saber si eso representa un bien para la sociedad o no, porque en esta estúpida disputa entre Google y los autores de noticias tendremos el claro ejemplo de lo artificioso que resulta el concepto de propiedad intelectual.

Lo que pretenden hacer los políticos azuzados por los medios de comunicación, en perfecta coherencia con todas las leyes del mundo, es aplicar el concepto de propiedad intelectual. Ni más ni menos. Las leyes les dan la razón. Las noticias tienen propietario.

El problema, es que si no se apean de ese burro de la propiedad intelectual, no saldrá nada bueno ni para los buscadores, ni para los autores, ni para el gobierno, ni para los internautas.

 

 

 

 

 

 

La colaboración de Google con el lobby de la propiedad intelectual.

Google ha dado su visto bueno al borrador de la reforma de la LPI española también conocida como Ley Lassalle deriva de que ahora en lugar de criminalizar los enlaces, se criminalizan los enlaces con excepción de los de Google.

Este es un aval decisivo que situa a Google como una parte voluntariamente anexionada a este lobby que conspira contra los internautas para castigar como delitos graves aquelo que ni siquiera puede considerarse falta leve y que incluso debería ser considerado un derecho fundamental e inalienable.

El lobby ya consiguió en 2003 que los distribuidores de CDs vírgenes y de DVDs vírgenes se convirtieran en policías para el cobro del canon, enviando en solo dos años a la ruina a todos los fabricantes de CDs y DVDs vírgenes españoles. Los únicos afectados por esa medida que les impedía competir con empresas extranjera.

Ahora quieren que los proveedores de servicios, los medios de pago, y las agencias de publicidad, se conviertan en sus policías particulares. Lo harían para espiarnos con total arbitrariedad y entregarles nuestros datos sin la menor garantía judicial, bajo pena de multa que puede llegar a los 600.000 euros.

Estamos ante una colaboración activa de Google con la censura impuesta por el lobby cultural por motivos puramente económicos y el tamaño de esta censura es brutal. Véase: Alguien está persiguiendo a alguien…

Un perjuicio tan importante para los derechos humanos, como el que representa esta actividad censora, no se puede justificar en base de sus posibles efectos beneficiosos para la industria, pero es que ni siquiera esto se cumpliría, porque solo se beneficiaría a un sector mucho menor que la suma de los sectores industriales perjudicados con la medida. Véase: “Ley Lassalle”, ni la economía lo justifica (tampoco a la Sinde-Wert)

Hay que preguntarse si Google ha caído en el lado oscuro de la fuerza. La verdad es que están tomando decisiones que no benefician nada a su imagen como el anuncio de interrupción del servicio Google Reader.

Google, con sus políticas acertadas, consiguió que dependiéramos excesivamente de ellos, pero después de tantos cambios extraños en sus políticas me pregunto…, y ahora qué.

 

El valor social y el valor mercantil de las buenas ideas y la propiedad intelectual.

El origen de las ideas:

Si el hecho de olvidar el nombre del que inventó la rueda o el fuego nos privara de esos adelantos, ahora nos acordaríamos de quienes fueron sus inventores, pero no es ese el caso y aunque queramos ser agradecidos con los padres de aquellas revolucionarias ideas, no podemos hacerlo de forma justa porque las ideas no nacen de la nada en la mente de una única mente genial. Las ideas no funcionan de ese modo, tienen un origen difícil de rastrear.

Derechos de autor:
La propiedad intelectual, en mi humilde opinión, es una quimera, pero los derechos de autor son otra cosa. Estos son algo que simplemente existe con un criterio práctico para permitir que los creadores puedan sacar rentabilidad por sus obras en compensación por su trabajo creativo.  De otra forma muchos trabajos que exigen años de dedicación serían imposibles de producir.
Las leyes pueden y deben servir para recompensar a los que hacen aportaciones extraordinarias a la sociedad, pero sin olvidar que se trata de un criterio práctico y revisable, y como tal debe obedecer exclusivamente al interés general.

En este sentido, permitir que la industria de la propiedad intelectual dirija la defensa de los derechos de autor no garantiza el interés general. Garantiza los intereses de los autores, pero no de todos.

El interés de la industria de la propiedad intelectual se centra en una selecta minoría de autores capaces de generar importantes beneficios para la industria.

A nuestros políticos hay que recordarles que el bien común no se mide solo en dinero. La cultura, con independencia de su faceta monetaria tiene un enorme valor social en sí misma.

Tenemos hoy en día no solo Software Libre con una gran implantación social, sino proyectos de Hardware Libre como Arduino, que están penetrando a gran velocidad en nuestra cultura. Arduino tiene la capacidad de convertirse en un fenómeno social que podría conseguir un renovado impulso en la la robótica de gran consumo desde la óptica de hágalo usted mismo.

Los genios son enanos aupados a hombros de gigantes:
Las empresas como Apple son lo que son gracias a los personajes como Steve Jobs que marcaron la diferencia con sus geniales ideas, pero estas suelen funcionar creando cascadas incontenibles de nuevas ideas donde la paternidad resulta dificilmente delimitable.

Microsoft lo petó con su S.O. Windows, pero antes de eso, Apple Lisa convirtió el interfaz gráfico de ventanas y el uso del ratón en un elemento imprescindible de nuestra forma de manejar ordenadores. Esta fue una brillante idea que Apple desarrolló y pulió tras una visita al Xerox PARC en 1979. ¿Quién es el padre del actual sistema de ventanas en los ordenadores? ¿Xerox?, ¿Apple?, ¿Microsoft?, ¿Todos ellos?

Donde reside el valor de una idea:
Para intentar contestar a algo así, permitidme que plantee otra pregunta ¿Estamos en deuda con el inventor del teclado de ordenador?

En tal sentido, el diseño QWERTY (patentado por Christopher Sholes en 1868 y vendido a Remington en 1873) apuntaba a resolver un problema mecánico de las primeras máquinas de escribir. Cuando ciertas combinaciones de teclas al ser apretadas rápidamente, se enganchaban. Para evitar esto, la distribución QWERTY situó a aquellas teclas que eran más proclives a ser golpeadas en secuencia, en lados opuestos del teclado.

Ese maravilloso invento que ha llegado hasta nuestros días, se continua usando pero su vigencia no se debe a los motivos originales. Las consideraciones mecánicas originales carecen de relevancia en la actualidad. Ahora lo seguimos usamos porque en su momento tuvo la fuerza de convertirse en un estandard. De hecho, para un teclado de ordenador actual no parece que QWERTY sea la disposición óptima. Lo valioso es el hecho de compartir un amplio estandard, pero ese no es un valor original con una paternidad reconocible, sino un valor sobrevenido. Toda obra en el momento de nacer ya tiene un valor real y tambien un valor potencial.

En un reciente artículo de Enrique Dans, Apple, la innovación y la apertura, este, ante la caída de ventas del iPhone a favor de Android, nos confiesa lo siguiente: «Lo curioso, lo verdaderamente fascinante para mí, surge cuando estudiamos no el arranque de estos productos, sino su caída». Enrique Dans tiene bastante claro el valor de la redistribución de la información. Basta con leer el título de otro de sus artículos El valor de la innovación no está en evitar que te copien, sino en conseguir que todos te quieran copiar. Por desgracia entre nuestros ministros de cultura nunca tuvimos a un Enrique Dans.

La sesgada visión política sobre la cultura:
La tendencia política a priorizar el valor mercantil en lugar del valor de lo público, termina beneficiado a sectores minoritario muy poderosos de la sociedad aumentando la desigualdad social, el diferencial de riqueza y la pérdida del rumbo de la democracia. No les hemos elegido para eso.

No es una casualidad que los cuatro últimos ministros de cultura: Carmen Calvo, César Antonio Molina, Ángeles González-Sinde y ahora Jose Ignacio Wert, estuvieran entre los peor valorados de los diferentes equipos de gobierno. Un país que se dedica a distorsionar los valores culturales con criterios mercantilistas hace un pésimo favor a la sociedad. Una sociedad medianamente culta no habría votado sistemáticamente a los partidos mayoritarios más corruptos.

Cuando se transmite desde el poder la idea de que el dinero es el bien supremo la corrupción hace acto de presencia. Tanto tienes tanto vales. Lógicamente el dinero que se genera en un país debe pasar por el control gubernamental para que este pueda hacer una redistribución de la riqueza, pero las trampas del sistema permiten una pésima redistribución de la misma.

Nuestros ministros de cultura nunca fueron eso. Fueron ministros de la industria cultural que no solo negaron el valor cultural de Internet sino que lo criminalizaron provocando un retraso tecnológico y cultural muy considerable. Estos ministros, han sido incapaces de entender la naturaleza de las nuevas obras en formato digital. Se ven impotentes ante una riqueza cultural que se genera al margen de su malsano intervencionismo político con afán recaudatorio.

Se ha tratado de imponer por todos los medios posibles el viejo modelo de la propiedad intelectual y del copyright a toda Internet con resultados muy lesivos para la sociedad. Una sociedad que ha clamado durante muchísimos años en reivindicación de sus derechos y libertades de forma abrumadora y con muy escaso resultado.

La manipulación de las ideas a través del lenguaje:
La palabra propiedad intelectual surgió  por la doble necesidad de presentar el plagio de una obra como un robo, y para articular los derechos derivados de las copias impresas de las obras literarias que son las primeras obras donde la industria fue capaz de lograr grandes cantidades de copias de obras.

Por una parte, debería entenderse de una vez por todas que plagio y robo son asuntos muy diferentes. Un plagio es la violación de la paternidad de una obra. Cuando el plagiario hace uso de los derechos de autor que no le corresponden, no está robando la obra, que por intangible no puede ser hurtada, sino que está robando los beneficios de unos derechos que no le son propios. La diferencia es importante.

Por otra, las copias de obras ya no son un asunto circunscrito al mundo de la industria. Cualquier persona en su casa copia obras continuamente con suma facilidad gracias a Internet y a la informática. Lo hacemos en la memoria de nuestro ordenador cada vez que visitamos una página o cada vez que la imprimimos.

Hay que insistir una vez más, por más que las leyes se empeñen en lo contrario, la propiedad intelectual es como un dolor de la branquias en un ser humano.

La propiedad intelectual no existe. Nada puede retener a lo intangible. Si es intangible es inapropiable.

Este debate sobre el concepto de propiedad intelectual, viene de antiguo. El paso de los manuscritos a la venta de obras impresas fue hito importante que impulsó este concepto falaz de sentido de propiedad sobre lo intangible. Cuatro siglos más tarde de la creación de la imprenta de Gütemberg, ya existían controvesias sobre el término. Thomas Jefferson, tercer presidente de los Estados Unidos de América, que ocupó el cargo entre 1801 y 1809 se pronunció sobtre ello en los siguientes términos:

Si la naturaleza ha creado alguna cosa menos susceptible que las demás de ser objeto de propiedad exclusiva, esa es la acción del poder del pensamiento que llamamos idea, algo que un individuo puede poseer de manera exclusiva mientras la tenga guardada. Sin embargo, en el momento en que se divulga, se fuerza a sí misma a convertirse en posesión de todos, y su receptor no puede desposeerse de ella. Su peculiar carácter es también tal que nadie posee menos de ellas porque otros posean el todo. Aquel que recibe una idea mía, recibe instrucción sin mermar la mía, del mismo modo que quien disfruta de mi vela encendida recibe mi luz sin que yo reciba menos. El hecho de que las ideas se puedan difundir libremente de unos a otros por todo el globo, para moral y mutua instrucción de las personas y para la mejora de su condición, parece haber sido concebido de manera peculiar y benevolente por la naturaleza, cuando las hizo, como el fuego, susceptibles de expandirse por el espacio, si ver reducida su densidad en ningún momento y, como el aire, en el que respiramos, nos movemos y se desarrolla nuestro ser físico, incapaz de ser confinadas o poseídas de manera exclusiva. Las invenciones, pues, no pueden ser, por su naturaleza, sujetas a propiedad. – (THOMAS JEFFERSON)

Si absurdo resultaba entonces el término de propiedad intelectual, mucho más lo es ahora en plena era de la información, donde la mayoría de las prohibiciones actúan como meras puertas plantadas en mitad del campo.

Conclusiones:
Es la gente lo que finalmente transforma una buena idea en una idea exitosa y valiosa pero para eso la idea ha de ser buena en su origen. La idea actúa como una chispa capaz de generar un incendio pero esta además de generarse debe caer en el terreno apropiado para su propagación.

El efecto multiplicador del beneficio de una idea está en la capacidad de comunicación que posee el ser humano, pero cero multiplicado por cero es cero. La semilla original también cuenta. No debe infravalorarse ni la chispa inicial ni las condiciones de propagación de esa llama inicial.

Cuando nos olvidamos de que lo esencial es el interés general y enfatizamos unos protagonismos concretos olvidando que son deudores de ideas anteriores (quizás anónimas), distorsionamos el auténtico valor de las ideas que no es otro que el de inspirar nuevas ideas tan valiosas o más que ellas. Eso no significa que debamos olvidar que para que la chispa original se produzca conviene crear unas condiciones de reconocimiento a ese trabajo que permitan la sostenibilidad de los autores.

Beneficiar con las leyes a una industria de la cultura es olvidar que el papel de esta poderosísima industria es de mera intermediación en un mundo donde los intermediarios de la información son cada vez menos necesarios por la presencia de Internet.

Cuando desde la industria se enfatiza un concepto falaz y obsoleto como el de la propiedad intelectual se está desvirtuando la razón de existencia de los derechos de autor. Estos no deberían existir para proteger propiedades privadas intangibles porque nada intangible puede ser apropiable. Los derechos de autor deben existir  para impulsar la sostenibilidad de los autores pero siempre con la vista puesta en el interés general y no intereses comerciales espúrios.

La propiedad intelectual es un concepto artificial que tiene por objeto el control de la difusión de las obras con derechos de copyright con un criterio puramente mercantil.

Existe un interés importante por intoxicar sobre el tema de la propiedad intelectual. La cultura y el negocio de la cultura son cosas diferentes. No se puede permitir que el dinero hable en nombre de los creadores y menos aún en nombre del interés general. En una democracia la sociedad no debe de estar supeditada a los intereses de lucro de un poderoso lobby que desprecia el valor social de la cultura porque solo le interesa su valor mercantil.

Bajada de los pantalones de Google ante lobby del Copyright

Para mí es como si Google se dejara violar por el lobby del copyright. Lo digo porque Google penalizará las búsquedas de acuerdo con notificaciones de derribo por infracción del copyright. Algo que le perjudica bastante.

No resulta fácil asimilar que una industria se humille ante otra de esta forma, porque ambas están para lo mismo. Ganar dinero.

La gran diferencia entre ambas, es que una de ellas, el lobby del copyright, lleva años echando raices en la política y la otra, Google, es todo lo contrario. Es un incordio para los políticos que ven en Internet un bastión de libertad y transparencia que amenaza sus oscuros intereses.

Ni siquiera la unión de los gigantes de Internet puede competir con ese lobby liberticida.

Google, eBay, Amazon y Facebook crean un lobby para influir en Washington
Los gigantes de internet han incrementado este año su gasto en grupos de presión para modificar las legislaciones impulsadas por el Congreso de EE.UU.

Después de lo que para mí es una claudicación de Google, esta alianza habría que darla por fracasada, y por esa razón sospecho que Google no puede hacer otra cosa que bajarse los pantalones.

Enrique Dans lo califica de error de Google.

¿Se puede seguir confiando en Google? La respuesta es NO.
Resulta difícil expresar únicamente con palabras el enorme error y la estupidez que supone el reciente anuncio de Google de empezar a penalizar en sus resultados de búsqueda a aquellas páginas que hayan sido objeto de peticiones de retirada de contenidos por parte del lobby del copyright: pocas cosas son susceptibles de terminar causando más daño a la compañía.

Yo no lo veo como un error. Yo lo veo como una claudicación muy dolorosa. No existe un equilibrio de poder entre ambas industrias, y ya sabemos lo que puede pasar a una industria si desafía al lobby.

Google no resistiría a una operación de cierre como la que propinaron a Megaupload vulnerando gravísimamente los derechos de mucha gente que hacía un uso legal de esos servicios. Aquello fue un aviso a navegantes y Google lo sabe.

Yo creo que el error de Google habría sido dar a estos fascistas la excusa que estaban buscando para entrar con la apisonadora. Eligieron el mar menor. Bajarse los pantalones.

Es imposible sobrevalorar la gravedad de estas coacciones, por su carácter liberticida y fascista, pero en el caso del cambio de política de Google no debemos considerarlo como un grave perjuicio a Internet porque el daño no será muy grande.

La clave la dan precisamente aquellas compañías que supuestamente el lobby desea perjudicar.

The Pirate Bay responde a Google: “tendremos más tráfico directo cuando no nos encuentren”

A comienzos de esta semana os hablábamos del cambio que comenzaba a efectuar Google. Su motor de búsqueda implementaba un algoritmo de penalización en el ranking en base al número de notificaciones de derribo por infracción del copyright. Sitios BitTorrent o cyberlockers comenzarían a bajar en las búsquedas. The Pirate Bay ha querido ofrecer su punto de vista ante el cambio de la compañía, un cambio que no les importa, al contrario, creen que en el futuro les beneficiará.

Si el lobby dobla el brazo a Google, lo único que conseguirá es una reacción de Internet que podría ser bastante beneficiosa para toda la red, porque acabar con el monopolio de un buscador sea el que sea, hará que la red sea más flexible y mejor. Si Google cierra una parte del negocio de búsqueda, lo que ocurrirá es que otros buscadores se especializarán para ofrecer búsquedas que a Google no le interesa ofrecer.

La obsesión del lobby es poner puertas al campo. Está usando todo su poder, y por el camino puede que destroce a algunas compañías, pero todo eso lo que consigue es que la red reaccione y diversifique sus estrategias de búsqueda y de acceso.

Página 1 de 31

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén