Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

Categoría: Ciencia ficción Página 1 de 19

Exploración espacial más allá del sistema solar.

Cohete propulsado por antimateria (Creación artística según la NASA)

Cohete propulsado por antimateria (Creación artística según la NASA)

Estamos siendo testigos del enorme interés que está despertando el planeta Marte desde que se confirmó la existencia de agua en dicho planeta. Para empezar a plantear proyectos tan ambiciosos como son los viajes interestelares tendrían que concurrir una serie de factores. Algunos de ellos concurren en nuestro vecino Alfa Centauri. Posiblemente se empezará a hablar cada vez más de él porque acaba de hacerse un descubrimiento importante.

Descubierto un planeta similar a la Tierra en Alpha Centauri
¡POR FIN!, los astrónomos europeos han descubierto un planeta en el sistema estelar más cercano a nosotros, en Alpha Centauri B.

Es una noticia realmente interesante. Alpha Centauri es un sistema estelar triple, con dos estrellas similares a nuestro sol en el centro, orbitando cerca la una de la otra, Alfa Centauri A y B, y una débil enana alejada 0,2 años luz orbitando sobre las otras dos con un período de 500.000 años o más.

Sería interesante hacer llegar una sonda a ese planeta similar a la tierra para saber más de él, porque se encuentra a 4,3 años luz de distancia. Parece una distancia infranqueable para una expedición espacial tripulada, pero es el destino más asequible que tenemos entre los posibles viajes interestelares. Pasar de los viajes interplanetarios a los viajes interestelares sería hablar de exploración espacial con mayúsculas y la imaginación sobre estas remotas posibilidades, ha fructificado en una cantidad considerable de sugerentes obras de ciencia ficción.

Digresión:

En mi obra de ciencia ficción inacabada Éxodo, su protagonista Xegor también tiene puestos sus ojos en Alfa Centauri. Muchos de los temas que he desarrollado en este artículo (incluido el programa en lenguaje Python), son parte de mi necesidad de investigar y documentarme sobre estos temas.

Tipo de combustible:

Para un viaje interestelar de este tipo, el principal problema sería encontrar un tipo de energía ligera y potente. Los combustibles actuales no sirven. A duras penas permiten llegar a Marte y el problema del peso del combustible es tan importante que ya se están diseñando viajes de ida sin vuelta a Marte. Ya explicamos hace poco estos diseños ¿Cómo son los diseños de futuras misiones tripuladas a Marte sin viaje de vuelta?

La antimateria como combustible:

Para superar este problema ocasionado por el peso del combustible en viajes espaciales largos, lo ideal sería usar un motor de antimateria. Este produciría teóricamente unos 20.000 billones de julios por kilogramo de combustible, lo cual sería idóneo, desde un punto de vista energético, para la propulsión de una nave espacial.

La antimateria es la sustancia más cara del mundo. Su precio se sitúa en torno a los s 60.000 millones de dólares americanos por miligramo. La producción de antimateria, no solo requiere cantidades enormes de energía, sino que conlleva un aprovechamiento muy pequeño de la misma. En este momento solo se ha logrado una eficacia del 1% para el almacenamiento de las partículas de antimateria creadas.  Dicho almacenamiento es además costosísimo, ya que la antimateria no puede entrar en con tacto con la materia y esto obliga al confinamiento de las partículas mediante campos magnéticos muy potentes.

Debido a esto, algunos estudios de la NASA plantean recolectar mediante el uso de campos magnéticos la antimateria que se genera de forma natural. Esta ocurre gracias al impacto de los rayos cósmicos las capas superiores de la atmósfera, en el llamado Cinturón de Van Allen,  que se extiende desde unos pocos cientos a unos dos mil kilómetros sobre la Tierra .

A diferencia de la ciencia, la ciencia ficción no se detiene en el primer obstáculo que encuentra, e intenta responder a la cadena de consecuencias que podrían desencadenarse una vez los problemas actuales queden resueltos. Por esa razón…

Vamos a suponer por un momento que tal propulsor de antimateria existiera:

Lo ideal sería lograr una aceleración igual a la terrestre. Es decir de 9.8 m/s2 y así en el interior de la nave existirían las condiciones perfectas de gravedad proporcionando unas condiciones de habitabilidad mucho mejores que en nuestras actuales estaciones espaciales situadas en la órbita terrestre.

Esta fuerza de propulsión de 1 g se usaría en la primera mitad del viaje para acelerar en dirección al destino. La nave, al llegar a la mitad del recorrido, giraría 180 grados, y en la segunda parte del viaje se usaría la propulsión para frenar la nave y así evitar llegar con demasiada velocidad a su destino.

Sería un viaje donde habría que tener muy en cuenta la relatividad de Einstein. Nunca sobrepasaríamos la velocidad de la luz 300 000 000 m/s  pero las velocidades se acercarían a este límite insuperable .

Con la ayuda del texto siguiente: Movimientos acelerados medidos por observadores inerciales, he realizado un programita en lenguaje Python para calcular cuanto se tardaría en alcanzar el 95% de la velocidad de la luz usando una fuerza de aceleración de 1 g.

#! /usr/bin/python
# -*- coding: latin1 -*-

import math

B=0.95                          # Fraccion de la velocidad de la luz

g=9.8                           # Aceleración en (m/s²)
c=300000000.0                   # Velocidad en (m/s)
Seg_Anyos=1/(60*60*24*365.25)   # Tiempo 
Seg_Meses=1/(60*60*24*30.44)    # Tiempo
Metr_AnyosLuz= Seg_Anyos/c      # Distancia (1 año luz = 9.460528e+15 m)

# Tiempo terrestre
t=(B*c)/(g*math.sqrt(1-(B*B)))
meses=t*Seg_Meses
anyos=t*Seg_Anyos

# Distancia en funcion del tiempo
x= ((c*c)/g)*(math.sqrt(1+((g*g*t*t)/(c*c)))-1)
DistanciaAL=x*Metr_AnyosLuz

print «Para alcanzar una velocidad de %.2f c, se necesitan %.2f meses (%.2f años) » % (B, meses, anyos)

El programa ofrece la siguiente salida:

Para alcanzar una velocidad de 0.95 c, se necesitan 35.41 meses (2.95 años)
Se recorrerán 2.02276e+16 metros (2.14 años luz)

Es decir, que con una aceleración igual a la terrestre (9.8 m/s2) tardaríamos aproximadamente tres años en alcanzar la mitad del trayecto a Alfa Centauri. En ese punto y viajando al 95% de la velocidad de la luz habría que parar la propulsión, girar la nave 180 grados, y volverla a conectar para hacer la otra mitad del viaje frenando con una deceleración de 9.8 m/s².

Yo supongo que la otra mitad del viaje tardaría lo mismo, aunque no tengo esa certeza. Si me equivoco algún gurú de la física relativista me corregirá.

Yo soy escritor de ciencia ficción y mis conocimientos de física son demasiado básicos, así que este trabajo queda tal cual sin calcular el tiempo transcurrido en el interior de la nave, es decir, incompleto. Las fórmulas que apliqué calculan el tiempo terrestre de ese viaje, pero en el interior de la nave, los astronautas tardarían menos tiempo en culminar el viaje debido a viajar a velocidades cercanas a la velocidad de la luz. Véase la paradoja de los gemelos (de Einstein).

En otras palabras, un motor que use antimateria como combustible y que proporcione un impulso de 1 g, haría posible los viajes a Alfa Centauri sin que los astronautas mueran de viejos o tengan que ser hibernados.

¿Cómo son los diseños de futuras misiones tripuladas a Marte sin viaje de vuelta?

Este artículo explica a grandes rasgos el diseño de la NASA para el envío de tres misiones  tripuladas prácticamente idénticas al planeta Marte. (Fuente principal: Integration of Plant Growth into a Mars Habitat)

La exploración humana de Marte es parte de la visión a largo plazo de la comunidad espacial mundial. Para llevar a cabo esta exploración con las tecnologías actuales, se requiere un alto grado de eficiencia en el diseño de los espacios para el trabajo y la vida de la tripulación. Se debe minimizar los requerimientos de peso y volumen de esta. También es necesario un buen sistema de reciclado de los elementos esenciales para la vida humana tales como  el agua y los alimentos.

En 1993, la NASA realizó el estudio de un hipotético programa de exploración de Marte  para determinar su factibilidad (Weaver y Duke, 1993). Este estudio definió un programa que constaría de tres misiones tripuladas al mismo lugar en Marte. Parte de ese estudio se centró en la definición de los elementos de los asentamientos humanos y en las operaciones que se llevarían a cabo en Marte.

Interesaba evaluar la posibilidad de autosuficiencia humana en Marte. Para ello se comprendió que había que incorporar sistemas de reciclado para el soporte vital en el interior de hábitat.  Esto requeriría el cultivo de especies vegetales que proporcionen la suficiente cantidad de biomasa comestible.

La mayoría de los estudios previos relativos al cultivo de las plantas en Marte se habían centrado en el diseño de grandes estructuras tipo invernadero que se unían a los elementos del hábitat.

En este estudio, sin embargo, se cambió totalmente este enfoque para lograr la integración de los trabajos de cultivo de plantas con otras funciones de la tripulación. Con este nuevo enfoque se minimizó considerablemente los requerimientos de volumen y de espacio para el hábitat que son factores críticos.

Para ello se planteó el envío de tres misiones cada una con su propio elemento de habitabilidad y así establecer en Marte un puesto con tres de estos elementos habitables.

Antes de enviar a la primera tripulación a Marte, se pensó que sería necesario enviar a ese lugar de asentamiento un elemento inicial de laboratorio.  Después de eso se enviarían tres misiones tripuladas desde la Tierra, probablemente con un par de personas cada una y se dotaría con un único elemento habitable para cada una de estas tres misiones.

La Figura 1 ilustra la configuración del concepto elemento de hábitat.

La Figura 1 ilustra la configuración del concepto elemento de hábitat.

Cada elemento habitable (Ver figura 1) admitiría  250 metros cúbicos de aire que al tener Marte una atmósfera más liviana necesitaría estar presurizado.

Este elemento de habitabilidad tendría forma cilíndrica con un diámetro de 7,5 metros,  y una longitud similar en altura. Cada uno de estos elementos tendría a modo de pisos un par de niveles habitables.

El hábitat contendría una importante cantidad de material fungible (consumibles) para abastecer al equipo humano durante todo el viaje de ida y de estancia en Marte. Por desgracia, no está previsto el viaje de retorno de la tripulación, porque la cantidad de combustible para ello, supondría un peso que haría imposible la misión.

El material consumible que mencionamos antes, se dispondría en las paredes del cilindro del hábitat sirviendo de esta manera de blindaje frente a los rayos cósmicos y ocuparía un considerable volumen y peso en el hábitat. Esos espacios y pesos se irían liberando para otros fines,  a medida que los materiales fueran consumidos.

Figura 2. Configuración del interior del hábitat marciano.

Figura 2. Configuración del interior del hábitat marciano.

La Figura 2 muestra la disposición de los contenedores de consumibles. Estos para una misión a Marte incluirían alimentos, ropa, artículos de limpieza e higiene, material de trabajo, y otros artículos.

En conjunto se calculó que el espacio necesario sería de 0,016 metros cúbicos por persona y día. Para una misión 680 días (180 días desde la Tierra a Marte y 500 días en Marte) y  con un total de seis miembros se necesitaría 66 metros cúbicos.

Estos contenedores de consumibles también estarían diseñados para su accesibilidad  tanto en condiciones de ingravidez durante el viaje como bajo la gravedad marciana una vez aterrizado el módulo.

Además, los contenedores de consumibles se organizarían en módulos individuales que una vez que queden vacíos pueden ser habilitados como cámaras de cultivo de plantas. Una altura del módulo de un metro sería apropiada para ello y una vez instalada la iluminación y los sistemas de nutrientes, quedarían 0,67 metros de altura de crecimiento de plantas.

Figura 3. Diseño del módulo para crecimiento de las plantas.

Figura 3. Diseño del módulo para crecimiento de las plantas.

La Figura 3 ilustra el aspecto de un par de módulos con plantas de diferente tamaño.

Este subsistema de crecimiento de plantas estaría diseñado para requerir un tiempo mínimo de instalación y mantenimiento, permitiendo a las tripulaciones que se dediquen a otro tipo de tareas más productivas. Su diseño también debería facilitar las labores de sembrar, cuidar y cosechar.

Sin embargo, con todo esto solo se conseguiría cubrir una parte pequeña de las necesidades alimenticias de las tripulaciones en Marte (aproximadamente un 25%) y se necesitaría complementarlas con el envío regular de suministros desde la Tierra.

Al menos una parte de los cultivos tendrían una función de investigación, se realizarán sobre sustrato arenoso marciano y así ofrecerían valiosa información para el diseño de futuras misiones tripuladas a Marte. Otros cultivos podrían ser hidropónicos (sin tierra).

El consumo de energía en Marte será importante para mantener el interior de los hábitats a una temperatura adecuada.

En resumidas cuentas, las condiciones de las misiones que se están diseñando para mandar naves tripuladas a Marte son heroicas. Las tripulaciones deberán sobrevivir el mayor tiempo posible en unas condiciones bastante duras donde cualquier ínfimo problema podría descontrolarse y adelantar dramáticamente el fin de la misión.

Todo esto son futuribles, pero actualmente el Curiosity prosigue su misión paso a paso y con cautela. Desde él nos llegó el eco del mensaje del administrador de la NASA, Charles Bolden que dijo lo siguiente:

«El conocimiento que esperamos obtener de nuestra observación y el análisis del cráter Gale nos dirá mucho sobre la posibilidad de vida en Marte, así como de las posibilidades pasadas y futuras de nuestro propio planeta. Curiosity logrará beneficios para la Tierra e inspirará a una nueva generación de científicos y exploradores, mientras se prepara el camino para una misión humana en un futuro no muy lejano«

Son palabras enviadas al Curiosity  y retornadas a la Tierra desde Marte. Son palabras que necesariamente fueron muy meditadas, ya que quedaron para la posteridad. En ellas se afirma que en un futuro no muy lejano el hombre irá a Marte, y yo añado, pese al enorme reto que ello supondrá.

Mientras no se use un sistema de propulsión diferente de los actuales, las misiones a Marte probablemente se diseñarán como misiones de ida sin vuelta y estos estudios no se han hecho para quedar en el papel. La NASA no bromea con estos temas. La esperanza de vida de esos viajeros es un dato que nadie menciona.

¿Cuáles son los mejores lugares para buscar vida en Marte?

Me ha llamado la atención la siguiente noticia:

Los cráteres pueden ser nichos de vida en Marte

Los cráteres provocados por impactos de asteroides son uno de los lugares elegidos por los astrobiólogos para encontrar rastros de vida primitiva que también podrían existir en otros planetas, como el vecino Marte.

Ahora, un equipo de investigadores escoceses, dirigidos por Charles Cockell, de la Universidad de Edimburgo, acaban de descubrir, en uno de estos inhóspitos entornos, colonias de microbios. Se trata del impresionante agujero dejado por un impacto ocurrido hace 35 millones de años, que tiene 85 kilómetros de diámetro y 1,5 de profundidad.

Mars Phoenix encontró hielo en Marte

Mars Phoenix encontró hielo en Marte.

Esta noticia cabe considerarla bajo el marco de un interés científico creciente sobre la posibilidad de existencia de vida en Marte.

Esto viene notándose especialmente desde que Mars Phoenix encontró hielo en Marte en Junio de 2008.

Actualmente con el Curiosity rumbo a Marte surgen propuestas sobre los mejores sitios para intentar localizas pruebas de la antigua existencia, o incluso de la existencia actual de vida en Marte.

Descubren en Marte hoyos que podrían guiar en la búsqueda de vida
La Agencia Espacial Europea (ESA) informó hoy de que ha descubierto en las laderas de uno de los mayores volcanes de Marte unos «hoyos en cadena» que, dependiendo de su origen, podrían ser «objetivos interesantes» en la búsqueda de vida microscópica.

Quizás no sea necesario buscar en pequeños nichos de Marte sino únicamente excavar un poco.

¿Un «oasis» de vida bajo el desierto de Marte?

Científicos españoles descubren microorganismos vivos a dos metros bajo tierra en el desierto de Atacama, uno de los lugares más inhóspitos y áridos de la Tierra

Curiosity:

Prueba de este enorme interés por investigar la vida en Marte es el megaproyecto Curiosity. Posiblemente la misión más ambiciosa de la NASA hasta este momento, que consiste en el envío de un robot completísimo para el estudio de la existencia de vida en Marte.

La NASA puso el 26 de noviembre de 2011 en el espacio el Laboratorio Científico Marte, un robot que se encargará de estudiar si hay o hubo alguna vez vida en Marte.

La duración del viaje es de ocho meses y medio, y su aterrizaje está previsto a principios de agosto de 2012.

Dado el peso de este Rover (una tonelada) y la sofisticación del sistema de aterrizaje, su éxito sería visto como un importante paso para un posible envío de seres humanos a Marte en 2030.

Referencias sobre la exploración espacial en Marte en este Blog:

No quiero terminar sin poner un listado de referencias que encontré en la Wikipedia y que pueden dar idea del interés científico por descatalogar a nuestro planeta como algo único y excepcional en el universo.

Referencias en la Wikipedia sobre la posibilidad de vida en Marte:

  1.  The Carnegie Institution Geophysical. Laboratory Seminar, «Analysis of evidence of Mars life» held 05/14/2007; Summary of the lecture given by Gilbert V. Levin, Ph.D. http://arxiv.org/abs/0705.3176
  2.  Is Mars habitable? A critical examination of Professor Percival Lowell’s book «Mars and its canals.», an alternative explanation, by Alfred Russel Wallace, F.R.S., etc. London, Macmillan and co., 1907.
  3.  Life on Mars; The Complete Story, London: Blandford, 1999, ISBN 0713727470
  4.  Hoagland, Richard (1996) (en inglés). The Monuments of Mars — A City on the Edge of Forever (4th edition edición). Frog Books. pp. 5. ISBN 1883319307.
  5.  «Pixel Inversion – NASA’s Misinformation on the Mars Face». Paranormal News (25-08-1999). Consultado el 29-05-2008.
  6.  Los Monumentos de Marte: una ciudad al borde de la eternidad.
  7.  Mars Global Surveyor High-Resolution View of “Face on Mars”
  8.  «Formation of Martian gullies by the action of liquid water flowing under current Martian environmental conditions»,Journal of Geophysical Research 110, 2005/05/07,doi:10.1029/2004JE002261
  9.  Geophysical Research Letters. Volume 33. V. P. V.P. Kostama. Recent high-latitude icy mantle in the northern plains of Mars: Characteristics and ages of emplacementdoi=10.1029/2006GL025946
  10.  Malin, Michael C. (, 2000). «Evidence for Recent Groundwater Seepage and Surface Runoff on Mars».Science 288:  pp. 2330–2335.doi:10.1126/science.288.5475.2330PMID 10875910.
  11.  «NASA Images Suggest Water Still Flows in Brief Spurts on Mars». NASA. Consultado el 20-08-2008.
  12.  «Water flowed recently on Mars». BBC. Consultado el 20-08-2008.
  13.  Water May Still Flow on Mars, NASA Photo Suggests. NASA. Consultado el 20-08-2008.
  14.  Johnson, John (01-08-2008). «There’s water on Mars, NASA confirms». Los Angeles Times. Consultado el 01-08-2008.
  15.  «Mars Meteorites». NASA. Consultado el 15-08-2008.
  16.  «Allan Hills 84001». The Meteorolitical Society (April 2008). Consultado el 17-08-2008.
  17.  Crenson, Matt (06-08-2006). «After 10 years, few believe life on Mars». Associated Press (on space.com. Consultado el 06-08-2006.
  18.  McKay, David S., et al (1996) «Search for Past Life on Mars: Possible Relic Biogenic Activity in Martian Meteorite ALH84001». Science, Vol. 273. no. 5277, pp. 924 – 930. URL accessed August 17, 2008.
  19.  McKay D. S., Gibson E. K., ThomasKeprta K. L., Vali H., Romanek C. S., Clemett S. J., Chillier X. D. F., Maechling C. R., Zare R. N. (1996). «Search for past life on Mars: Possible relic biogenic activity in Martian meteorite ALH84001». Science 273:  pp. 924–930.doi:10.1126/science.273.5277.924PMID 8688069.
  20. ↑ a b c EVIDENCE FOR ANCIENT MARTIAN LIFE. E. K. Gibson Jr., F. Westall, D. S. McKay, K. Thomas-Keprta, S. Wentworth, and C. S. Romanek, Mail Code SN2, NASA Johnson Space Center, Houston TX 77058, USA.
  21.  Baalke, Ron (1995). «The Nakhla Meteorite». NASAJet Propulsion Lab. Consultado el 17-08-2008.
  22.  «Rotating image of a Nakhla meteorite fragment». London Natural History Museum (2008). Consultado el 17-08-2008.
  23.  Rincon, Paul (8 de febrero de 2006). «Space rock re-opens Mars debate». BBC News. Consultado el 17-08-2008.
  24.  C Meyer, C. (2004). «Mars Meteorite Compendium» (PDF). NASA. Consultado el 21-08-2008.
  25.  Whitehouse, David (27 de agosto de 1999). «Life on Mars – new claims». BBC News. Consultado el 17-08-2008.
  26.  Compilación de la NASA de referencias en investigaciones hechas sobre el meteorito Nakhla:http://curator.jsc.nasa.gov/antmet/marsmets/nakhla/references.cfm
  27.  Meteorito Shergoti
  28.  Mumma, M. J.; Novak, R. E.; DiSanti, M. A.; Bonev, B. P.,«A Sensitive Search for Methane on Mars» (abstract only). American Astronomical Society, DPS meeting #35, #14.18.
  29.  Michael J. Mumma. «Mars Methane Boosts Chances for Life». Skytonight.com. Consultado el 16-08-2008.
  30.  V. Formisano, S. Atreya T. Encrenaz, N. Ignatiev, M. Giuranna (2004). «Detection of Methane in the Atmosphere of Mars». Science 306 (5702):  pp. 1758–1761.doi:10.1126/science.1101732.
  31.  V. A. Krasnopolskya, J. P. Maillard, T. C. Owen (2004). «Detection of methane in the martian atmosphere: evidence for life?». Icarus 172 (2):  pp. 537–547.doi:10.1016/j.icarus.2004.07.004.
  32.  ESA Press release. «Mars Express confirms methane in the Martian atmosphere». ESA. Consultado el 16-08-2008.
  33.  Vladimir A. Krasnopolsky (February 2005). «Some problems related to the origin of methane on Mars».Icarus Volume 180 (Issue 2):  pp. 359-367.doi:10.1016/j.icarus.2005.10.015.
  34.  «Mars Express». European Space Agency (August 2008). Consultado el 17-08-2008.
  35.  Remote Sensing Tutorial, Section 19-13a – Missions to Mars during the Third Millennium, Nicholas M. Short, Sr., et al., NASA
  36.  Gánti, T. et al, «Evidence For Water by Mars Odyssey is Compatible with a Biogenic DDS-Formation Process». (PDF) Lunar and Planetary Science Conference XXXVI (2003)
  37.  Horváth, A., et al, «Annual Change of Martian DDS-Seepages». (PDF) Lunar and Planetary Science Conference XXXVI (2005).
  38.  «NASA Findings Suggest Jets Bursting From Martian Ice Cap». Jet Propulsion Laboratory (NASA). 16 de agosto de 2006. Consultado el 15-09-2009.
  39.  Piqueux, Sylvain; Shane Byrne, and Mark I. Richardson (8 de agosto de 2003). «Sublimation of Mars’s southern seasonal CO2 ice cap formation of spiders» (PDF).JOURNAL OF GEOPHYSICAL RESEARCH 180 (no. E8):  pp. 5084. doi doi:10.1029/2002JE002007. Consultado el 2009-09-05.
  40.  «BEHAVIOR OF SOLID CO», Third Mars Polar Science Conference (2003), 2003
  41.  «SIMULATIONS OF GEYSER-TYPE ERUPTIONS IN CRYPTIC REGION OF MARTIAN SOUTH» (PDF),Fourth Mars Polar Science Conference, 2006
  42.  Kieffer, H. H. (2000), «ANNUAL PUNCTUATED CO2 SLAB-ICE AND JETS ON MARS.» (PDF), Mars Polar Science 2000
  43.  Dartnell, L.R. et al., “Modelling the surface and subsurface Martian radiation environment: Implications for astrobiology,” Geophysical Research Letters 34, L02207, doi:10,1029/2006GL027494, 2007
  44.  NASA – Mars Rovers Sharpen Questions About Livable Conditions
  45.  Viking Mission to Mars – NASA
  46.  Lectura por Gilbert Levin publicada por Electroneurobiología vol. 5 (2), pp. 39-47, 2007
  47.  KLEIN, HAROLD P.; GILBERT V. LEVIN (1976 – 10 – 01). «The Viking Biological Investigation: Preliminary Results». Science Vol. 194. (no. 4260):  pp. pp. 99 – 105.doi 10.1126/science.194.4260.99. Consultado el 2008-08-15.
  48.  Conferencia presentada por Gilbert Levin y publicada por Electroneurobiología vol. 15 (2), pp. 39-47, 2007
  49. ↑ a b Navarro-González, R; Navarro, K. F.; de la Rosa, J., Iñiguez, E.; Molina, P.; Miranda, L. D.; Morales, P; Cienfuegos, E.; Coll, P.; Raulin, F., Amils, R. and McKay, C. P. (2006), «The limitations on organic detection in Mars-like soils by thermal volatilization-gas chromato-graphy-MS and their implications for the Viking results», Proc. Natl. Academy of Sciences 103 (44), 16089-16094.
  50. ↑ a b Paepe, Ronald (2007). «The Red Soil on Mars as a proof for water and vegetation» (PDP). Geophysical Research Abstracts Vol. 9 (01794).
  51.  The Carnegie Institution Geophysical Laboratory Seminar, «Analysis of evidence of Mars life» held 05/14/2007; Summary of the lecture given by Gilbert V. Levin, Ph.D. http://arxiv.org/abs/0705.3176
  52.  Schulze-Makuch, Dirk; Joop M. Houtkooper (22 de mayo de 2007). «A Possible Biogenic Origin for Hydrogen Peroxide on Mars:» (PDF). International Journal of Astrobiologydoi 0.1017/S1473550407003746. Consultado el 2008-08-16.
  53.  Crocco, Mario (2007 – 04 -14). «Los taxones mayores de la vida orgánica y la nomenclatura de la vida en Marte:».Electroneurobiología 15 ((2)):  pp. pp. 1-34.
  54.  «Possible evidence found for Beagle 2 location». European Space Agency. Consultado el 17-08-2008.

PD (26-abri-2012):

Logran que líquenes hagan la fotosíntesis en un entorno simulado de Marte

Viena, 26 abr (EFE).- Líquenes que sobreviven en condiciones climatológicas extremas en la Tierra han realizado la fotosíntesis en una cámara experimental que recrea las condiciones de la superficie de Marte.
Este es el resultado presentado hoy en la Unión Europea de Geociencias (EGU), que se celebra hasta mañana en Viena, por el científico Jean Pierre de Vera, del Instituto de Investigación Planetaria de Berlín.

Los científicos continúan poniendo a prueba la teoría de la panspermia.

Una de las objeciones más importantes a esta teoría está en el hecho de que aún no se ha demostrado que los ladrillos para construir las primeras formas de vida en la tierran pudieran sobrevivir a una entrada en La Tierra.

Los aminoácidos son candidatos a ser considerados compuestos capaces de participar en la creación de las primeras formas de vida.

Por esta razón la NASA ha estudiado la resistencia de los mismos a unas condiciónes de presión y temperatura comparables a las de una entrada en la atmósfera.

La NASA halla indicios de que los cometas pudieron traer la vida a la Tierra

Un equipo de investigadores de la NASA ha descubierto nuevos indicios que apoyan la teoría de que la vida pudo llegar a la Tierra a bordo de los cometas.

El experimento, presentado por Jennifer G. Blank en la reunión anual de la Sociedad Química Americana, recreó, con potentes ‘disparos’ de laboratorio y un modelo informático, las condiciones que existían en los cometas cuando bombardearon la Tierra a una velocidad de 25.000 kilómetros por hora. Este trabajo forma parte del intento de comprender cómo los aminoácidos y otros elementos de los primeros seres vivos aparecieron en un planeta que llevaba miles de años vacío y desolado.

No deja de ser un pasito más a favor de esta sugerente teoría en la cual se han inspirado algunas películas de ciencia ficción. Para los aficionados a estos temas de astrobiología en general y sobre la panspermia en particular, os dejo una selección de artículos de este blog.

PD (12-abril-2012):
Asteroide que mató a dinosaurios eyectó microbios terrestres a otros planetas según estudio
Interesantes resultados de unestudio realizado por el japonés Tetsuya Hara en la la Universidad de Kioto.

[…] A causa del impacto fueron arrojados al espacio hasta 100 millones de fragmentos rocosos del tamaño de un centímetro que contendrían microrganismos y algunos de los cuales, según los cálculos, habrían caído en las lunas de Júpiter y Saturno, en particular, Europa y Enceladus.
[…]

Página 1 de 19

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén