Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

temas de ciberdroide.com

Carta incómoda a un ¿creyente?, dedicada a Luis del Pino.

Al parecer él prefiere definirse como agnóstico con un curioso matiz. Esto lo supe después de publicar el artículo y lo explico al final, así que rectifico el título y pido disculpas.

Luis del Pino es un gran periodista al que admiro por su compromiso y por su lucha en el esclarecimiento de la verdad en el tema del atentado del 11M. Esta admiración tiene que ver con la motivación para esta larga carta, así que es una historia que quiero resumir:

Su libro «11M-Golpe de régimen» me hizo dudar sobre la versión oficial.

Años más tarde, la sentencia del macro  juicio me dejó muy descolocado. Tres jueces más otro instructor pesaron mucho sobre mí,  y dudé de mis propias certezas basadas en los hechos.

Es algo que muy rara vez me pasa, pero acercarse a la verdad algunas veces es como acercarse a un centímetro de un profundo abismo y mirar para abajo. Dar un paso atrás es muy humano, y eso es lo que me pasó a mí.

Cuando descubrí el vídeo que el juez Gómez Bermúdez ocultó, y lo que contenía, lo contrasté con la sentencia y me indigné. Vi entonces en Luis del Pino a una persona admirable. Un luchador por la verdad.

Soy lector asiduo de su blog, y aunque no comparto todas sus ideas sí comparto muchas de ellas, pero su último artículo tiene un título que me parece ofensivo: «El inútil macarrismo antipapal».

Para mí es un dignísimo movimiento social que pretende corregir disfunciones democráticas basadas en una relación indebida Iglesia Estado. Una situación de simbiosis Iglesia–Estado que debe su arraigo a siglos de tradición y a los mutuos beneficios para afianzarse mutuamente en el poder ejerciendo un control ideológico de la población convirtiéndola en sumisa, obediente, confiada, etc.

Opino que nuestra moderna constitución se quedó a medias porque dejó una puerta trasera abierta para uso privado del catolicismo.

El caso es que no me gustó ni el contenido ni el tono de su artículo y envié a don Luis un comentario de indignada reivindicación atea, que no fue publicado y que decía lo siguiente (que precavido soy, guardé una copia):

Si yo fuera creyente le preguntaría: ¿De verdad le preocupan a usted todas las víctimas? Está usted dispuesto a acompañar al infierno a este papa encubridor del más repugnante de los crímenes, cometidos nada menos que en el seno de La Santa Madre Iglesia? ¿Acaso no fue colaborador necesario para la perpetuación de los mismos una vez descubiertos?

Usted cree que el fanatismo religioso de La Iglesia es cosa de otros tiempos, (Santa Inquisición, Cruzadas). ¿Ignora usted quien difundió los mensajes de odio y las consignas genocidas en Ruanda con un saldo de 800.000 muertos y no hace mucho?

Cuelgue usted de su balcón el disparate que prefiera. Es su balcón y este es un país libre, pero no me obligue usted a pagar la visita de un líder religioso en el ejercicio de difundir sus ideas, y deje que la gente critique lo que quiera igual que lo hace usted.

Se lo diré claramente. Han favorecido tantísimo al papa una y otra vez que la han cagado. Ahora la han vuelto a cagar, han protegido a porrazos a una JMJ que nadie estaba atacando, porque criticar y atacar no son exactamente la misma cosa, salvo que uno sea un intolerante fanático y conciba las críticas como balsfemias.

No pertenezco a ninguna asociación ideológica ni atea, ni religiosa, ni política. Eso me permite usar libremente mis propias neuronas sin la necesidad de aceptar como ciertas las estupideces que mucha gente crea.

Le pongo un ejemplo: Para mí el aborto no es un derecho, pero su penalización en muchos casos no resuelve nada. Lo que se requiere es una buena educación sexual y no confundir el aborto con un método anticonceptivo ni con un derecho. Tampoco se puede confundir un cigoto con un ser humano de la misma manera que no se puede confundir un huevo fecundado con una gallina.

El papa diría que estoy relativizando. En efecto, cuando se considera algo sagrado todo se convierte en absoluto y su valor es infinito y fin de la discusión. Todo se soluciona con la misma receta. Lo sagrado, Alma Inmortal, Infalibilidad papal, Misterios incognoscibles (mucho peor que desconocidos ¿verdad?).

¿Cree usted en la infalibilidad del papa? ¿Cree que las monjitas que en Africa han decidido salvar vidas repartiendo anticonceptivos van a ir al infierno?

¿Cree que de haber nacido usted en Marruecos, en el seno de una familia musulmana, no estaría usted orando de cara a la meca y denominando a los católicos perros infieles?

Don Luis, su credo no es el producto de su libertad, y el papa actual ni siquiera es creyente. Un creyente confía en Dios. Jamás ocultaría crímenes para protejer La Imajen de La Iglesia.

Nos llama macarras pero yo tengo una mentalidad científica. Creo en la evolución. Somos animales evolucionados. El Génesis presenta la condición humana de forma totalmente incompatible con la ciencia. En su momento, hace miles de años, el Génesis fue presentado como la revelación de Dios al hombre. No sé si eso es una macarrada, a mí me parece algo peor, me parece una estupidez muy pretenciosa.

Los creyentes pretenden imponer unas ideas llenas de agujeros que no se pueden explicar. Cuando se sienta usted enfermo no valla a un médico, sea coherente y valla usted a un sacerdote para que le cure. Yo prefiero la ciencia.

El laicismo incomoda:

Más que ofensivo considero mi comentario duro e incómodo para cualquiera que tenga fuertes convicciones católicas, pero es que yo tengo fuertes convicciones ateas y también me incomodan ciertas cosas.

Como ateo, me sumo a la declaración de Richard Dawkins de que «probablemente Dios no exista» y el que afirme lo contrario es el que debería probarlo. Afirmar que Dios existe a día de hoy es una mera afirmación gratuita basada en opiniones, y en opiniones de opiniones, es decir, en la nada.

Para mí, sólo cuentan los hechos y eso un periodista como usted don Luis debería saberlo. Usted no se conformó con lo que unos u otros afirmaban por importantes personas que fueran. Fue a los hechos y estos, por perturbadores que fueran, son los que consideró. ¿cierto?

El caso es que le envié un segundo comentario intentado saber los motivos para no haber publicado mi comentario, y este segundo comentario con esa solicitud sí que fue publicado.

¿No va a publicar mi comentario anterior? Creo que es bastante respetuoso dadas las circunstancias. Quizás no tuvo tiempo de leerlo, pero si no va a hacerlo me gustaría que me explicara por qué.

No solo los ateos pensamos en que esta visita es una aberración. Yo estudié en el colegio Santa María de las nieves (ya desaparecido). Leímos la biblia varias veces (de eso hace mucho pero recuerdo bastante).

Cualquiera puede ver las enormes incoherencias que suponen estas fastuosas visitas. Si La Iglesia quiere dar esa imagen de culto al dinero, va a perder las pocas vocaciones sacerdotales que aún conserva.

http://www.kaosenlared.net/noticia/curas-madrileno…

El valor del respeto:
Don Luis, no tengo el menor reproche que hacerle por el hecho de no publicar un comentario como el primero que referí. Le entiendo perfectamente, es su blog, y en él publicar cosas que puedan ofender a una buena parte de sus lectores católicos es algo que seguramente desea evitar. La intención en mi caso no es ofender, sólo planteo las cosas de forma cruda, pero creo que el presunto macarrismo que usted usa para calificar a ese movimiento laico, sí que sobra.

El valor de la verdad:
Las verdades duelen, y aunque usted fue capaz de asomarse al abismo del 11M y mirar de frente a la cruda verdad (cosa que muy pocos profesionales del periodismo han hecho), en esta ocasión no ha podido hacerlo porque tiene unas convicciones, unas compañías, y una trayectoria pública de creyente, que a la hora de enfrentarse a algunos hechos verificables (encubrimento de la pederastia por ejemplo) le pesan como una losa.

Repito que es algo muy humano, pero no deja de ser terrible lo que la religión es capaz de hacer a un titán de la defensa de la verdad como usted. Es algo que me impresiona y me asusta. Don Luis, hay que estar muy ciego para creer que la religión es intelectualmente inofensiva.

Siempre me preocupó la verdad. En mi juventud, no sólo leí la biblia, también empecé a leer la espesa doctrina secreta de Helena Petronila Blavatsky, fundadora de la Sociedad Teosófica (ocultismo). Sinceramente, no me fue muy útil, pero me quedé con una frase suya: «No hay religión más elevada que la verdad».

Finalmente, mi temprana búsqueda de la verdad terminó descartando ciertos caminos peligrosos que no conducen a ninguna parte. Ni religión, ni ocultismo don Luis. Me quedo con la ciencia.

El valor de la ciencia:
No es lo mismo creer en la ciencia que creer en todo lo que dicen todos los que se dicen científicos, pero la ciencia es algo muy real y con entidad propia. Al científico que demuestra el error de otro científico no se le persigue, se le ensalza. Eso es ciencia de verdad.

No se engañe, religión y ciencia no son compatibles. No desde que la ciencia hizo incursión en temas trascendentales sobre el origen del universo, el origen de la vida y el origen del hombre.

En ese preciso punto se distanciaron y ello no sólo porque la ciencia hace innecesaria la figura de un sumo hacedor, sino porque sitúa al ser humano como un mero animal evolucionado, y porque la aparición del alma a lo largo de la evolución es un tipo de hito trascendental que ya no tiene sentido, y que la religión ignorante de la evolución comentó jamás en sus textos sagrados.

¡Qué horror descendemos de los monos, de seres sin alma!

El valor de la biblia:
La biblia es una mera recopilación de textos que se hizo con criterios humanos de oportunidad. De haberse realizado esa selección en nuestros días y con nuestros conocimientos científicos, se habría descartado el Génesis por la cantidad de burdas falsedades y de inexplicables sin sentidos que contiene.

El origen humano y totalmente antinatural y oportunista de La Biblia es incompatible con su pretendido carácter sagrado. La biblia es una bonita historia de ficción, con algunos relatos que pudieron tener su referente histórico.

El problema de las religiones y de sus pretendidamente sagrados textos, es que el tamaño de una barbaridad que se cometa en defensa de un bien sagrado (es decir infinito), es algo que no conoce límites y es un peligro permanente. Las barbaridades cometidas en nombre de la fe no son cosas del remoto pasado, y este papa que habla de laicismo agresivo pretende convertir a los creyentes en soldados de Cristo. Es un inquisidor frustrado por las limitaciones democráticas de nuestros tiempos.

El valor de los hechos:
Don Luis, ninguno de los dos tiene un solo pelo de tonto o de cobarde, pero dudo que usted como creyente me pueda dar réplica a este tipo de argumentos. Otros más tontos seguramente lo intentarían, pero usted no lo es, y sabe que en ciertos temas no puede usarse la razón así que no lo intentará.

La religión le amputó una parte de su cerebro relativa a los argumentos que simplemente son dogmas misteriosos sin sentido ninguno y sin sustentación factual.

Si usted está dispuesto a creer en meras historias respete a los que preferimos la constatación de los hechos y el método científico. ¿Olvida que usted mismo los aplica con esmero en su trabajo? Respete a los que respetamos a la ciencia de una forma íntegra y no de forma selectiva y condicional.

Yo no necesito hacerlo, pero usted debería tocar con sus propias manos un cráneo fosilizado de un prehomínido y preguntarse si tuvo alma y donde estaba el Dios católico hace millones de años. Sea honesto consigo mismo. Respete todos los hechos por igual, porque a diferencia de las personas, los hechos no mienten jamás.

PD:

La respuesta al título de este artículo de Luis del Pino es la siguiente:

@acastro333 Antonio: estás lleno de prejuicios, y eso te lleva a extraer conclusiones falsas. ¿De dónde te sacas que yo soy creyente?

¡Que curioso! me da a entender que no es creyente pero tampoco hace ninguna afirmación sobre sus ideas religiosas o falta de ellas y esto es un comportamiento que me resulta familiar así que pregunto.

@ldpsincomplejos si dice que me equivoco definase y luego reconoceré mi error.

Tarda en responder así que insisto un pelín más.

@ldpsincomplejos ¿No se define? que pudoroso es usted pero, la banderita que no falte y las críticas a los laicos tampoco. No cuadra mucho.

Esto que pregunté venía a cuento porque en twitter don Luis presumió de colgar la banderita de bienvenida al papa y por el artículo que dedicó a la manifestación atea.

@acastro333 Y para tu información, soy agnóstico. Un agnóstico que respeta y admira a la Iglesia Católica. Y asqueado por algunos laicistas

@acastro333 Ir a cara descubierta no es un mérito. Lo que es un mérito es respetar creencias de los que no opinan como tú. ¿Tu las respetas?

@acastro333 Y para tu información, soy agnóstico. Un agnóstico que respeta y admira a la Iglesia Católica. Y asqueado por algunos laicistas

Le contesto lo siguiente:

@ldpsincomplejos las creencias que causan sufrimiento no son respetables. Respeto muchas creencias distintas a las mías pero no todas.

@ldpsincomplejos admirar a La Iglesia es demasiado parecido a creer en ella. En realidad es la peor parte del creyente. Dios es secundario.

@ldpsincomplejos Afirmar como yo que «probablemente Dios no exista» equivale a dudar. Lo peor es afirmar rotundamente que sí existe.

@ldpsincomplejos Dicho esto le pido humildemente perdón por haberle confundido con un creyente. Veré como lo enfoco en mi Blog. Gracias

Aclaro que un admirador de La Iglesia que se declara acnóstico, es en mi humilde opinión bastante peor que un simple creyente. Lo admito, me cuesta trabajo digerirlo (¿prejuicios? no lo creo).

Hay muchos creyentes que en lo que no creen es en La Iglesia ni en su jerarquía ni en su ostentación de bienes materiales, pero cada cual se define como quiere. A fin de cuentas yo tampoco estoy seguro de la inexitencia de Dios. Creo que en estos temas ser sincero y dar la cara es importante. Luis lo ha hecho y yo también.

Para ser más preciso, según la formulación de Richard Dawkins sobre el ateismo yo estaría en el nivel 6:

  1. Teísta fuerte: 100% de probabilidad de existencia de dios. En palabras de Carl Jung: No creo, sé.
  2. Teísta De facto. Probabilidad de existencia de dios muy alta: «No puedo saberlo por seguro, pero creo firmemente que existe dios y vivo mi vida como si dios existe.
  3. Técnicamente agnóstico, pero cerca del teísmo. Más del 50% de probabilidades de que dios exista. «Es incierto, pero me inclino hacia la creencia en dios.»
  4. Agnóstico completamente imparcial. Exactamente 50%. La existencia de dios y su inexistencia es igual de probable.
  5. Técnicamente agnóstico, pero cerca del ateísmo. Menos aunque cerca del 50% de posibilidades de que dios exista. No se si dios existe, pero me inclino hacia el escepticismo.
  6. Ateísta De facto. Probabilidad muy baja, pero lejos de cero. No puedo tener la seguridad de que dios no exista pero creo que es muy improbable, así que vivo mi vida asumiendo que dios no existe».
  7. Ateo fuerte. Sé que dios no existe, No lo creo, lo sé.

La razón de mi beligerancia no es por motivos de fe. Mis críticas van dirigidas a La Iglesia y en particular a la perniciosa simbiosis Iglesia-Estado.

Un creyente puede ser cegado por su fe, pero un agnóstico que no vea lo que representa este papa no tiene disculpa: La Verdad Sobre El Papa Benedicto XVI – The Truth About The Pope Benedict XVI

Anterior

Éxito laicista. Hubo ostias. Fuera el concordato. Estado laico ya.

Siguiente

Los jóvenes no están en la raíz del problema que la policía pretende resolver a porrazos.

4 Comentarios

  1. Alfonso

    No critico las opiniones de los demás, pero dejando a un lado la religión (que es al personal) el PAPA es un jefe de estado (el estado VATICANO) reconocido por la ONU y por todos o casi todos los países.
    Así que nos guste o no, hay que hacerle los honores correspondientes a un jefe de estado.
    Así si se critica el pacto Iglesia-Estado (Vaticano-España) , habría que criticar otros acuerdos con otros países como el pacto China-España, Venezuela-España, etc..
    Lo que hay que recordar y afianzar es la permisividad que la religión cristiana tiene con su dios y con sus representares, ya que en otras religiones (como la musulmana) una simple critica o mofa puede causar que lo condenen a muerte, mientras que en la cristiana, de momento, eso no pasa.

  2. Antonio Castro

    Alfonso, No viene como jefe de estado. Viene en visita pastoral. Las JMJ son una demostración de poderío católico. Los acuerdos con el Vaticano son asimétricos. No afectan a los ciudadanos del Vaticano y si a los de España y a otros países que firman concordatos. No tienen nada de acuerdos. Son pura cesión bajo extorsión en virtud de la fuerza del voto católico. El poder de La Iglesia es el producto de siglos de dominación. Un estado no puede favorecer a ninguna ideología. Lo que puede favorecer son ideas aisladas, pero un paquete ideológico que representa a un conjunto de personas no puede imponerse como forma de pensamiento único, ni ser favorecido desde el estado con el dinero de todos en contra de las libertades. Va en contra de los derechos humanos. http://www.youtube.com/watch?v=8DmYGz3EvXk

  3. yo creo que cada vez mas gente cree en dios pero no el la Iglesia, ni en su jerarquía con tanta ostentación de bienes que podrían destinarse a ayudar al que reamente este necesitado..

  4. Antonio Castro

    Cierto Rosario, y una cosa puede llevar a la otra, porque siendo La Iglesia algo que Dios debería cuidar más, te da bastante que pensar si no será la biblia un mero invento de gran belleza surgido de la mente humana por miedo a la muerte, y La Iglesia una desviación de todo lo anterior por puro afán de poder. Pocas cosas pueden engendrar más poder que el miedo a la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén