http://www.youtube.com/watch?v=R2ndvt-19Bo

Estas declaraciones de suponen aferrarse a una versión de los hechos que la realidad, muy a su pesar, está convirtiendo en una burda farsa.

Desde la celebración del macrojuicio, hasta ahora se han continuado poniendo de relevancia hechos muy preocupantes que no se quisieron investigar nunca y que son absolutamente claves para el esclarecimiento de unos hechos en los que no se ha logrado poner nombres y apellidos a los culpables de aquella masacre.

Pilar confunde los hallazgos de hechos que ponen de manifiesto la ocultación masiva de pruebas, con supuestas conspiraciones.

Los hechos no mienten, la mayoría de los españoles los conocen y les preocupan. Como es lógico la mayoría quieren que se investiguen y se esclarezcan los motivos de las desapariciones masivas de pruebas. Eso es así por razones obvias, pese a que Pilar no las comparta.

La pérdida de una prueba o dos puede ser un error, pero la pérdida sistemática de casi todas ellas, pese a ser cuantiosas y de muy distinta naturaleza, no parece un error sino un horror.

«Estaríamos encantados de que hubiera sido ETA porque así …»

A estas alturas, la inmensa mayoría de los que queremos saber la verdad, sabemos que ETA no está en las quinielas de la autoría, pero recurrir desde hace años al falso dilema de que si no fue Al Qaeda fue ETA. Con esto ya no se engaña a nadie y denota la intencionalidad política del que recurre con cansina insistencia sobre ello.

Fue el PP quién dijo que fue ETA, pero hace mucho que dejó de insistir en ello y los que no tenemos nada que ver con ese partido ni con sus ideas, estamos cansados de que se nos manipule desde ambos bandos.

Me temo que la fanatizada es usted. Querer saber la verdad caiga quien caiga, es precisamente lo contrario de estar fanatizado.

Es difícil saber quienes fueron los autores inlectuales o instigadores del atentado, después de tanta ocultación, pero habrá que admitir que tanta ocultación chapucera sería innecesaria si de verdad se hubiera tratado de un atentado Yihadista, así que cuando la verdad aparezca, me temo que algunos tendrán sí o sí que hacer examen de conciencia. Les recomiendo que empiecen ya.

¿Aún no entiende Pilar lo profundamente decepcionados que estamos con el PP y con el PSOE los que buscamos sinceramente la verdad?

En lugar de reivindicarse con ese amargo discurso, lo que ha conseguido Pilar es demostrar lo poco que la gente cree en ella.

Pedro Jota Ramirez cargado de razones y con los hechos incuestionables a sus espaldas no ha tenido piedad de usted. «Manjón ha optado por el activismo político, demostrando que le puede más el odio a quienes no comparten sus ideas que el dolor por la muerte de su hijo». Una contestación dura pero no ha sido la única.

La Razón se expresa diciendo «Nada más triste y patético que el manifiesto leído por la representante de una asociación, Pilar Manjón, poniendo a las víctimas al servicio de la política y de los intereses partidistas»

La Gaceta dice que no quiere «desperdiciar ni una línea en esta señora con síndrome de Estocolmo» pero luego dice «La izquierda rabiosa pretende ocupar el espacio público y ha utilizado a Manjón como arma arrojadiza»

Perdone si digo que a pesar de todos estos duros ataques, creo sinceramente que no debe buscar a enemigos políticos como culpables de su calvario. Sus palabras por un lado y los hechos por otro, son en mi humilde opinión, los únicos culpables de su lamentable situación que se percibe directamente en el vídeo. Algunos medios se han cebado con usted. La verdad, no me sorprende.

No es agradable ver sufrir una persona que ya ha sufrido tantísimo, pero honestamente pienso que sólo usted puede poner fin a ese segundo sufrimiento sobrevenido al de su irreparable pérdida.

Se está usted consumiendo en sus propios errores. Intento ponerme en su pellejo. Tiene que ser terrible y estoy seguro de que cree hacer lo correcto. Podría llegar a compartir su dolor porque nadie merece sufrir tanto, pero no sus amargas palabras llenas de ofuscación y de autoengaño con una V.O. que es un invento despreciable e infumable.