Neutralidad de la red.

Neutralidad de la red.

Llegamos a pensar en su momento que Sinde se quedaría sola en sus delirantes intenciones de cercenar nuestros derechos más sagrados, y recibió en España los apoyos suficientes de otros partidos (PP y CiU) . Para colmo en el exterior se ha generado una respuesta de ‘compra’ de esa misma solución.

La Unión Europea compra la Ley Sinde

Sea como sea, al final resulta que España podría hacer otra gran aportación mediante una ley que crea una comisión arbitraria, nombrada por la industria del ocio y el entretenimiento, que será la responsable de decidir qué sitios web son dignos de seguir existiendo y cuales deberán ser cerrados.

Pero en la Unión Europea no compran la Ley Sinde tal cual, si no que quieren usarla solamente de modelo y hacer un refrito para ‘actualizar’ la Directiva Europea sobre comercio electrónico, así como la Directiva de respeto de los derechos de propiedad intelectual.

Para hacerse una idea, hasta los ISP que han podido acceder al borrador se han asustado. Como lo de desconectar a los abonados a la brava esta muy mal visto, el borrador contempla que los ISP se conviertan en la policía privada de la industria del ocio y el entretenimiento, siendo los responsables de controlar y filtrar el tráfico.

Si no lo hacen, y según un borrador del tratado ACTA, los ISP podrán ser objeto de sanciones por colaborar y amparar la “infracción de copyright”.

Por enésima vez hemos infravalorado a Sinde.

Las consecuencias de la traición del PP del PSOE y de CiU, han traspasado fronteras, y todavía ha demasiada gente que se siente segura de que no podrán ir más allá. Cada vez que hemos pensado que no podían ir más allá nos hemos llevado una desagradable sorpresa. Los llamamos analfabetos tecnológicos, y lo son, pero eso no impide que su poder sea descomunal y cada vez mayor.

¿Se pueden poner puertas al campo?
Nos encanta decir que no se puede. El se enorgullece de ello, y en este momento lo cierto es que no se pueden poner puertas al campo. Yo recomiendo la lectura del Manual de desobediencia a la Ley Sinde. Es una maravilla, pero no debemos confiarnos en exceso, algunas de las estrategias defensivas planteadas podrían quedar comprometidas en un futuro.

De hecho, el escenario que ahora existe en Internet, con el cambio a IPv6 está cercano a cambiar y el libro no habla de ello. Cabe la posibilidad de que Sinde se descojone con el librito. Por decirlo de alguna manera no tendremos una verdadera conexión a Internet, sino un sucedáneo con IP privada de telefónica o del proveedor de turno.

Las direcciones de Internet se están agotando y eso podría ser utilizado como una oportunidad diabólica para cambiar ese campo al cual nosotros decimos que no se le pueden poner puertas.

La que se nos avecina con el IPv6: internet de primera y de segunda
Los medios generalistas lo dieron en portada, se hicieron reportajes, salió en TV. Todo el mundo ya lo sabe: las direcciones IP de internet se acaban.

Básicamente implica que la conexión a internet no tendrá una dirección IPv4 (las de toda la vida) como hasta ahora, sino que el proveedor (Telefonica en este caso) nos dará una IP privada (como las que se usan dentro de las oficinas y las casas) y la pública se la quedará él, y nos hará compartirla con otros clientes (cientos, es de suponer).
[…] Esto potencialmente (y probablemente) puede suponer lo siguiente:
– Nada de mapear puertos para tener servicios caseros o en la oficina: se acabaron los servidores web personales, de archivos, Bittorrent, Emule o demás. La ip pública la tiene Telefonica, no tu router;
[…] – Las posibilidades de identificación del usuario saltan por los aires. La ip que se verá desde un servidor web, por ejemplo, ya no será la de nuestra casa u oficina,

La nueva situación puede aparecer con rapidez ya que existe una cierta urgencia en la implementación de este nuevo protocolo. El próximo 8 de junio de 2011, se realizará en el ‘World IPv6 Day’, una prueba a nivel mundial del protocolo IPv6.

El triunfalismo hacktivista sale caro. La infravaloración de las capacidades de Sinde y del resto del lobby para continuar causando daños a nuestras libertades salen caras. La comodidad de quedarse en casita y no acudir a las manifestaciones en la calle sale muy cara.

Tanto presumir de que no se pueden poner puertas al campo, y ahora lo que van a hacer además de poner puertas, es cambiar todo el campo para que puertas que coloquen sean  eficaces.

Se está larvando una guerra mundial contra las libertades de los ciudadanos.

Esto ocurre porque ya no les gusta tanto Internet. El enorme auge de Internet amenaza a los políticos con ponerles en su sitio, que no es otro que el de meros representantes de la soberanía popular, y eso no lo van a permitir. Viven muy bien ahora haciendo lo que les da la gana y tomándonos por idiotas.

Los políticos van a echar el resto en esta guerra, porque les va en ello sus privilegios, sus corruptelas, y su poder absoluto sobre los ciudadanos.

No seamos ingenuos, Internet no sólo amenaza a la industria de los contenidos. Amenaza al estilo de hacer política mandando y decidiendo a espaldas de los intereses de toda la clase media trabajadora.

El hecho de que las direcciones de IPv4 se terminen es una oportunidad que no van a desaprovechar. Quizás no terminemos de reaccionar porque estamos instalados en un nivel de autoconfianza suicida. El lobby no deberían haber llegado tan lejos. Si les permitimos continuar actuando, Internet no volverá a ser la misma.

Mañana 15-mayo – Toma la calle.