Autoedición

Autoedición

Personalmente yo estoy decidido a apostar por la autoedición. Ya expliqué que estoy un poco en la parálisis del análisis, pero no porque dude de la autoedición, sino porque no tengo claro como va a afectar el libro electrónico. No tengo prisa en publicar. Yo disfruto escribiendo mis novelas y me puedo permitir esperar a publicarlas a que se disipen algunos nubarrones que no me permiten decidir la opción concreta para publicar mi obra. Seguramente me pase al formato electrónico pero prefiero esperar. Trabajar en este Blog no es mala cosa.

Adiós editoriales, hola autoedición.

Creo que más o menos todos sabemos cuáles son “las miserias” de la autoedición: es una puerta por la cuál todo el mundo puede entrar y el filtro de calidad tiene que venir luego. A eso súmale que empiezas de cero en la mayoría de los casos y que el marketing del libro eres tú y sólo tú. Es una experiencia similar a predicar en el desierto.

También editar con una editorial grande puede tener sus inconvenientes, aunque de cara a vender libros y ganarse la vida con ello no cabe duda de que es la mejor opción; pero también puede suponer para un autor celoso de la independencia de su obra tragar algún sapo y más de una culebra

Me han calado. Tengo muy pocas tragaderas para los sapos y las culebras. Lo tengo claro, autoedición sí o sí.