Indignados

¿Nos merecemos el trato que nos dan nuestros políticos?

Me da miedo intentar contestar a esta pregunta de una forma directa. Prefiero exponer la situación tal como la veo y que cada cual se conteste a sí mismo en conciencia.

Sí antes teníamos la percepción de que los políticos representaban el tercer mayor problema para los españoles, puede que después de ver las respuestas de nuestros políticos a nuestras legítimas demandas, esa percepción sea ahora incluso peor que hace unos meses.

La sordera de los políticos y sus causas:

Ni con múltiples manifestaciones multitudinarias se nos hace el menor caso. Incluso se insiste en que para cambiar las cosas tenemos que limitarnos a votar cada cuatro años, y que las manifestaciones en democracia no tienen representatividad, o legitimidad para decidir, o cosas así.

Hay que saber interpretar los mensajes subliminales que nos mandan los políticos. Lo que en realidad quieren decir con estas frases no es otra cosa que: Vótame y ya haré yo con tu voto lo que me dé la gana durante cuatro años, y si ya me votaste jódete y cállate. Tú eres un pringado, y a mí cuando se me acabe el chollo, viviré de las rentas como un marajá. No tienes ni idea de como funciona la política, así que trabaja y calla.

La tentación de afirmar que esta actitud no es de recibo es grande. Lo malo es que cuando veo una manifestación 15M con decenas de miles de personas siempre me viene a la cabeza una pregunta: ¿Cuántos de los que salen a la calle a protestar habrán votado al PP, al PSOE, o a CiU?

Lo pregunto porque se da la circunstancia de que estos partidos representan lo que estamos diciendo en las calles que no merecemos. Están entrampados en corruptelas y entregados completamente al capitalismo impuesto por las grandes multinacionales, pero les estamos votando. Por eso no prestan atención. Piensan que eso no tiene conexión con el voto y les estamos dando la razón.  Entre estos tres partidos vienen sumando una cantidad abrumadora de votos.

Sin un correcto uso de las urnas hay pocas opciones para forzar cambios:

Las urnas son necesarias, pero tal y como están las cosas, un poquito menos de inercia a la hora de votar, y un poco más de coherencia y de responsabilidad en el voto, ayudaría bastante a que dejaran de tomarnos por idiotas y por unos pringados de la forma descarada en que vienen haciéndolo desde hace ya algún tiempo.

Respeto cualquier opinión, pero para mí está muy claro que nos ven como idiotas y como unos pringados, y ante nuestra indignación se permiten darnos lecciones de civismo y de democracia. Les ha importado una mierda que la ciudadanía salga a la calle de forma masiva a quejarse de que no nos están representado, y de que están vendidos a los poderes financieros. Saben que la ciudadanía en su conjunto está reflejando un enorme apoyo a estas demandas y no les importa. Confían en que continuemos con nuestras inercias a la hora de votar.

Tontos no son. Los políticos se agarran a esta actitud contradictoria de los ciudadanos como un clavo ardiendo. Ponen el énfasis sobre refrendando en las urnas, pero lo que ocurre en las urnas actualmente, es en mi opinión el resultado de una manipulación política y mediática que se ha visto claramente confirmada gracias al 15M. Así se explica el resultado en las urnas. En la medida que la gente apague la televisión y se conecte a Internet dejará de estar manipulada, porque Internet es muy difícil de manipular.

Por eso insisten en ningunear Internet, y ningunear las manifestaciones ciudadanas independientes en la calle.

Además de resultar una actitud ofensiva, y de ninguneo denigrante con la ciudadanía, denota que la clave del problema no es que sean más o menos hábiles en el ejercicio de la política. Se trata de están practicando una estafa. No nos representan porque no quieren, tienen otros intereses y les conviene que nadie cambie las reglas del juego democrático. Actúan como vulgares parásitos.

La decadencia de nuestra actual democracia:

Que las urnas tienen un gran valor es tan cierto como que de las urnas han salido muchos dictadores, así que las urnas por desgracia no lo son todo. Su buen funcionamiento depende de un adecuado clima de normalidad democrática. Lo que está saliendo de las urnas es una mierda.

Me da asco, y los que consideran este tipo de declaraciones como antidemocráticas son los primeros que se echan las manos a la cabeza cuando comprueban los resultados de Bildu en el país vasco. Yo digo que en el país vasco hay incluso menos normalidad democrática que en el resto de España. Los ciudadanos estamos siendo manipulados.

Podemos ver en un mapa la situación de autoritarismo en el año 2007. Me queda claro que España se ha deslizado peligrosamente en los últimos años a la zona oscura, y más aún, en los últimos meses. Este mapa ignoro si refleja fielmente la situación de 2007, pero desde luego no refleja la de 2011 y menos aún la referida a España.

Democracy Index - The Economist - 2007

Democracy Index - The Economist - 2007

España ha traspasado los límites de una democracia ligeramente dictatorial, para convertirla en dictadura democrática cuyos vestigios de legitimidad democrática han quedado reducidas a una jornada de elecciones generales cada cuatro años. Para colmo la ley electoral  es una regla tramposa donde no todos los votos valen lo mismo. Todo ello forma parte de la receta perfecta para ruina económica y social de un país.

Las decisiones contrarias a las demandas de la mayoría de los ciudadanos han dejado de ser un accidente para convertirse en feo hábito político.

Para ello incluso dictan y aplican leyes que son contrarias a nuestra maltrecha constitución, y compran con promesas de poder a los altos magistrados que presiden las altas instituciones de justicia, que fueron diseñadas para proteger a todos los ciudadanos.

Claves económicas:

Una democracia que promueve el crecimiento del capital y de la competitividad como forma de progreso se olvida de que para que fue inventada. Ningún interés puede quedar por encima de los intereses de los ciudadanos, y el aumento del diferencial de riqueza es la prueba que demuestra que llevamos algunos años por muy mal camino.

El boom de ventas de los coches de alta gama ocurrió hace seis años coincidiendo con el boom inmobiliario.

Claves políticas:

Para mí la idea de # es el primer pasito necesario para un largo camino. Sin castigos electorales y sin tolerancia cero para TODOS los corruptos, sean del color que sean, no vamos a ninguna parte. Los políticos no van a cambiar porque no les interesa así que si no cambiamos nosotros nada cambiara. No podemos continuar votando a los de siempre.

Las promesas de los que tuvieron ocasión de hacer las cosas bien, ya no me valen prometan lo que prometan. No soy idiota.

Seguro que ahora las propuestas del 15M van a formar parte de las promesas de unos cuantos partidos, pero los que nos tomaron el pelo durante años, y se rieron en nuestra cara, solo buscan repetir la tomadura de pelo.

Desde ya os digo con tiempo suficiente que #nolesvotes, porque no cometieron ningún error. Actuaron de mala fe, y eso no se cura si no hay una renovación profunda de personal. PP PSOE y CiU son partidos invotables que  han contraído unas deudas de gratitud con intereses distintos de los nuestros. Sus vidas incluso más allá de su paso por la política, son totalmente dependientes de estas nuevas amistades. Están achicharrados por un exceso de años cercanos al poder. Son una casta privilegiada.

La gente está saliendo a la calle a explicar a los demás la forma en que nos han estafado nuestros políticos. Será una larga campaña a favor del voto responsable, porque pese a algunos nervios fruto de la desesperación, queremos una salida no violenta a esta situación ya insostenible, y eso efectivamente pasa por las urnas. Tienes tiempo para pensar tu voto.