Una persona normal no puede usar el ni siquiera para prevenir el , pero por ejemplo una prostituta sí.

Benedicto XVI admite algún uso del preservativo
EFE. CIUDAD DEL VATICANO20/11/2010
El papa Benedicto XVI considera que en algunos casos el uso del preservativo está justificado, pero insiste en que no es la «verdadera» manera para combatir el sida, ya que es necesaria una «humanización de la sexualidad».
[…] «Pueden haber algunos casos justificado (del uso del condón), por ejemplo cuando una prostituta utiliza un profiláctico».
[…] Sus palabras, en un continente donde 27 millones de personas están contagiadas por el virus del sida, fueron duramente contestadas desde varios países occidentales, que subrayaron que el preservativo es un elemento fundamental para prevenir la transmisión de la enfermedad.

Me queda claro que es un intento de reconciliación y de aparentar menos intransigencia para capear la tormenta que se le ha venido encima, pero falla en lo esencial porque sus convicciones personales son las que son y antes de verse acosado por los casos de pederastia mostró una beligerancia extrema contra el preservativo hasta el punto de sabotear el mejor medio para combatir el SIDA en un continente donde la gente sufre y muere a millones.

Decir sólo en ciertos casos y decir que por ejemplo en el caso de una prostituta sí está justificado es continuar jugando con un tema muy serio que lo mínimo que merece es una postura muy clara de la iglesia.

Yo he conocido un médico católico enemigo del preservativo y que me han comentado que hacerlo todos los días con tu pareja es un buen método anticonceptivo.

Manda cojones, ¿Para qué usar las garantías que ofrece un preservativo si disponemos de esos métodos naturales y chapuceros que la iglesia acepta? Conozco una familia numerosa donde los 12 hijos son Ogino, otro buen método natural y aceptado por La Iglesia.

Leo en la Wikipedia Infalibilidad pontificia:

En la teología de la Iglesia Católica Romana la infalibilidad pontificia constituye un dogma, según el cual, el Papa está preservado de cometer un error cuando él promulga o declara, a la Iglesia, una enseñanza dogmática en temas de fe y moral bajo el rango de solemne definición pontificia o declaración ex cathedra; como toda verdad de fe, no se presta a discusión de ninguna índole dentro de la Iglesia Católica.

Esta doctrina es una definición dogmática establecida en el Concilio Vaticano I de 1870. La infalibilidad pontificia no quiere decir que el Papa esté a salvo del pecado, ni que esté libre de cometer errores.

Benedicto XVI pudo cometer un simple error cuando dijo en África sobre el uso del preservativo para combatir el SIDA en África lo siguiente:
“La enfermedad de la inmunodeficiencia sida no se supera con condones, al contrario, sólo agrava el problema”.

Esas graves palabras del papa pronunciadas en Camerún ante una periodista, fueron desautorizadas por la OMS como no podía ser de otra forma, porque ponía en riesgo una de las medidas más efectivas en la prevención de la enfermedad y control de la pandemia mundial del sida.

Las declaraciones del papa están en abierta contradicción con las investigaciones sobre VIH/SIDA y representan un retroceso de décadas en el arduo trabajo de organizaciones como La OMS para lograr la concienciación, educación y prevención de la enfermedad.

Pero esa postura unánime empezó a ser contestada. Ahora, mientras unos dicen que:

Efectividad del preservativo en la reducción de la transmisión del VIH en heterosexuales

Resulta imposible, desde el punto de vista ético y logístico, realizar estudios clínicos controlados aleatorizados para comprobar si el uso de preservativos reduce el riesgo de transmisión del VIH. Por lo tanto, la opción es basarse en estudios observacionales, que intrínsecamente acarrean un riesgo de sesgo. En dichos estudios, se halló que el uso constante de preservativos da como resultado una reducción del 80% en la incidencia del VIH.

Otros sostienen lo contrario para dar apoyo a la falacia sobre la ineficacia del preservativo.

Constato que bastan una palabritas papales para que surja una campaña de intoxicación tremenda donde la verdad y las vidas humanas son prescindibles.

Las rectificaciones actuales del papa sobre el uso del preservativo sólo indican que se equivocó y que rectifica a medias.

Su postura sobre el preservativo ha sido 100% dogmática defendida con toda solemnidad contra viento y marea.

Ahora al rectificar, no sólo acaba de dar un paso atrás, sino que da un paso atrás hacia no se sabe donde porque sólo pone un ejemplo que lejos de explicar nada resulta surrealista. Debe de tratarse uno de esos misterios de la fe. Eso u otra estupidez insensata de este papa senil, homófobo, con talante inquisidor y pasado nazi, encubridor de cientos de casos de pederastia, y totalmente insensible al sufrimiento humano.

No me resisto a volver a poner la frase con la que empecé este post:

Una persona normal no puede usar el preservativo ni siquiera para prevenir el SIDA, pero por ejemplo una prostituta sí.

¿Me equivoco? Puede ser, pero… ¿ha explicado claramente algo distinto? ¿Está jugando a algo? ¿Está diciendo que usar el preservativo es una ingerencia profesional en noble oficio de la prostitución?

Todavía hay gente que se rebana los sesos para asimilar las chorradas peligrosas de este personaje siniestro y retrógrado vestido de blanco y con dulce voz de cura.

Otros cuidaran su culo para que este no vuelva a quedar al fresco como ahora después que su santidad decida cambiar sus más rocambolescos dogmas de manera caprichosa.

PD 23-mar.2010:
Os dejo una entrada interesante. Me llamó la atención lo de las monjitas repartiendo condones en Ruanda y diciendo que si tienen que elegir entre Dios y el papa lo tienen claro.
Condón, solo en casos excepcionales. ¿Y en África?

A mí personalmente un Dios que permite que la mafia vaticana prospere y mate a un papa como Juan Pabo I y que deja a Benedicto XVI, un papa genocida , homófobo, encubridor de cientos de casos de pederastia, … al frente de su iglesia, no me inspira la menor confianza.