Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

Etiqueta: NoLesVotes Página 1 de 17

Los partidos más votados (bipartidismo y nacionalismo) son también los más favorecidos por la ley electoral.

No me parece casual que los partidos más beneficiados por la ley electoral sean los más corruptos y los que más tiempo lleven en el poder.

Quizás llevemos demasiado tiempo votando mal y deberíamos empezar a cambiar nuestras costumbres electorales antes de alcanzar una situación de no retorno en lo relativo a la pérdida de libertades.

El voto útil es el que se impone en las urnas, pero no es otra cosa que el voto del miedo y del todo vale. La actualidad viene demostrando que el voto útil (votar opciones mayoritarias aunque no lo merezcan) es un voto suicida.

En lugar de votar al partido idóneo estamos votando al segundo menos malo. Lo hacemos así como mal menor para que nos proteja del que nos inspira más temor, pero las diferencias entre el peor y el segundo menos malo, vienen siendo cada vez más insignificantes y así nos va.

Estamos en democracia y todo el mundo puede votar lo que quiera, faltaría más…, pero desde un punto de vista ético y social, algunos partidos merecerían ser considerados por la gente más sensata como invotables por su reciente pasado político.

Como ya hemos dicho, los ciudadanos ante la falta de normalidad democrática votan lo que menos miedo les da y lo llaman voto útil. Es el peor de todos los votos porque ha permitido a los partidos actuales gestionar su continuidad invocando a los fantasmas del miedo.  El voto útil a convertido a nuestros partidos, en expertos gestores de nuestros miedos para su propio beneficio y para perpetuarse por turnos en el poder.

La actual crisis global no es solo de tipo económico. Sus nefastas consecuencias en todo el mundo tienen mucho que ver con la disfuncionalidad democrática de unos paises cuyos gobiernos han perdido poder ante las grandes entidades financieras y multinacionales.

En España estamos siguiendo los mismos patrones equivocados que en otros países de nuestro entorno. La solución en teoría es sencilla, castigar en las urnas a los que están destrozando el estado del bienestar en su propio beneficio. Será complicado que la situación mejore si en nuestras citas con las urnas no vencemos nuestros miedos.

Estamos votando a partidos que han cedido ante poderosas empresas cuyos intereses poco tienen que ver con el interés general.

Lo primero que necesitaríamos como votantes sería tener clara cuales son las circunstancias que deberían convertir en invotable a un partido con un pasado más que decepcionante. Ciertas prácticas políticas son merecedoras de tolerancia cero en democracia y votar a aquellos que traicionan la democracia es algo que no nos podemos permitir.

Deberíamos marcarnos unos límites estrictos de aceptabilidad que fueran compatibles con una democracia sana:

Cualquier partido afectado por casos importantes de corrupción debería quedar descartado para cualquier votante responsable. La castaza con su aforamiento goza de un régimen jurídico privilegiado que explota para sus felonías. Las personas imputadas y con causas orales abiertas deberían quedar fuera de la posibilidad de presentars a ningún tipo de elecciones. Las listas electorales deberían ser abiertas. La corrupción en España no es el chocolate del loro como se hartaron de decir. Es el cáncer de la política.

CONCLUSIONES:

Estas son unas pocas reflexiones personales y una llamada a la responsabilidad a la hora de votar.

Los partidos grandes se han parapetado bajo unas leyes electorales y bajo una serie de privilegios legales que les favorecen. Cada vez son más antidemocráticos.

El voto a un partido es un premio que debe merecerse y si ninguno lo mereciera, la próxima vez deberíamos declarar ese premio desierto por simple coherencia y sentido común. La buena noticia es que las encuestas auguran un fuerte descenso del bipartidismo en toda Europa en general y en España en particular. No seamos los últimos en quitarnos la venda de los ojos.

No se puede engañar a todo el mundo todo el rato con el mismo truco.

Sobre la actitud de Rubalcaba cargando contra el PP por unos papeles con letra de Bárcenas y su repercusión mediática hayderecho.com hace algunas reflexiones:

¿Por qué los partidos creen que somos tontos?

…, hay un Auto judicial, el de la Magistrada Mercedes Alaya, Magistrada Juez del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, en relación con el denominado caso de los ERE, de 24 de abril de 2012 donde se dice:

“El diseño de este instrumento [un convenio entre la Consejería de Empleo y el Instituto de Fomento de Andalucía] pretendería además institucionalizar la arbitrariedad y la discrecionalidad en la concesión de las ayudas públicas, y por ende, permitir un uso extraordinariamente abusivo en el manejo de los fondos públicos, pues al no existir controles y estar las citadas ayudas huérfanas del procedimiento legalmente exigible, podían regalarse las mismas fraudulentamente a un extensísimo grupo de personas físicas y jurídicas, cuyos privilegios procedían de ser personas o entidades próximas a los cargos de la Junta de Andalucía y del PSOE andaluz,…

Tengo la sensación de que el PP y el PSOE no han abandonado la estrategia del «tú más que yo» que tan buenos resultados electorales les viene proporcionando como únicos partidos que se van turnando en el poder para gobernar España desde que desapareció la UCD.

De hecho, ayer cansada de que el PSOE se apunte como méritos los deméritos del PP y viceversa, la gente echó de la manifestación a López Aguilar del partido socialista.  Tanto el PP como el PSOE deberían ser muy conscientes de que no se puede engañar a todo el mundo todo el rato con el mismo truco.

Resulta básico entender que la actual castaza política, aún siendo consciente de sus problemas, no puede solucionar nada, porque forma parte del problema y solucionarlo implicaría una forma de suicidio político que evidéntemente no va a ocurrir.

La regeneración ha de ser democrática y pacífica para que sea duradera, y eso solo puede hacerlo un partido virgen en el ejercicio del poder y que empiece metiendo en la cárcel a todos los delincuentes de guante blanco que nos han llevado a la ruina. No puede haber excepciones de impunidad para nadie. Ni siquiera para la infanta en el caso Urdangarín si se demuestran responsabilidades.

Un país con impunidades no saldrá adelante jamás y en esto los jueces pueden y deben marcar la diferencia, y si no lo hacen, estarán invitando a la violencia social por que toda resignación ante la injusticia tiene su limite. De momento estamos asistiendo al drama de los suicidios de personas hipotecadas, y asistir a eso y no hacer nada es jugar con fuego. Durante el primer trimestre de 2012 cada día se produjeron de media unos 517 desahucios en España y detrás del el 34% de los suicidios en España existe un desahucio. Estamos viviendo una situación intolerable de genocidio financiero que tiene que terminar ya mismo.

Se lleva mucho tiempo infravalorando el problema de la corrupción calificándola como el chocolate del loro. Un chocolate carísimo en algunos caso, pero aún así el efecto perjudicial mayor no está en las pérdidas ilícitas directas, sino en el efecto de la podredumbre de la corrupción en el ámbito de las decisiones políticas. Es decir, si quieres el proyecto deberás pagarme un 4% o este proyecto se lo voy a dar a un familiar mío, son el tipo de decisiones que provocan que muchos proyectos cuesten el cuádruple de lo que costarían en condiciones normales, y que además terminen en rotundo fracaso.

Levantarse con la corrupción, acostarse con la miseria

Lo que los españoles sacan de la corrupción no es sólo el daño económico directo que ocasiona la malversación del dinero público y la elefantiasis administrativa, sino la pérdida de foco sobre los problemas reales de la economía, situación que agudiza nuestro empobrecimiento

Lo que está ocurriendo es que ante la crisis, se han dedicado a intentar paliar los problemas de aquellos que la causaron, porque poder financiero y poder político están totalmente amalgamados. Las terribles consecuencias pasan factura a los más débiles que después de quedarse sin trabajo y sin casa, empiezan a entender que tanto el PP como el PSOE forman parte de esa misma amalgama de poder político y financiero que les asfixia.

El presidente del PPSOE podría ser Rajoy, Zapatero, Aznar, Rubalcaba o Emilio Botín, y nada cambiaría. Todos ellos nos han tomado por tontos.

Es algo muy a tener en cuenta para futuras elecciones.

 

 

 

El precio de nuestros errores, los pagan nuestros menores.

La forma en la que la crisis está afectando a nuestros menores empieza a ser muy dura para algunos de ellos.

Que no nos hablen de la insostenibilidad del estado del bienestar cuando ni siquiera las necesidades básicas están cubiertas.

Cada vez más familias no pueden costear las enfermedades crónicas de sus hijos Los pediatras de Madrid y Castilla-La Mancha alertan de que aumentan las familias que piden a sus médicos que reduzcan los tratamientos por el coste de los medicamentos. […] Es una situación que fundamentalmente se está dando en familias con niños que padecen asma crónica o que precisan de tratamientos nutricionales continuados. […]

La situación de que un niño no pueda comer en el colegio porque sus padres no pueden pagar el servicio de comedor, es tremenda. Es un auténtico mazazo a los sentimientos de autoestima de esos críos, que ven como los padres de otros niños tienen dinero para dar de comer a sus hijos, y sus padres no. Imagino que el mundo se ha convertido para ellos en una cruel selva donde todos luchan por su supervivencia. Un mundo en el que sus padres están en mala posición.

Al colegio con hambre y sin cuaderno: la crisis se ceba con los niños en España El 17,1% de los menores viven por debajo del umbral de la pobreza La crisis empeora sus condiciones de vida, alimentación y educación Los padres tienen dificultades para comprar material escolar y ropa Cada niño que nace en España lo hace con una deuda pública de 15.570 euros

Hemos caído al puesto 39 en innovación tecnológica y al puesto 33 en competitividad (que perdió 9 posiciones).  En velocidad de conexión a Internet estamos en el puesto 26.

Nada de esto puede servir de excusa para justificar la cifra de niños afectados por la pobreza en un país como España.

La pobreza en España tiene rostro de niño En España, casi 2,2 millones de niños viven en pobreza relativa. Por primera vez en la historia de este país, los niños se han convertido en el colectivo más afectado por la crisis económica

Si no ayudamos a nuestros niños ¿cómo conseguiremos que nos ayuden a los demás?

Frente a esta realidad, vemos que en la situación actual, hay ayudas para otros conceptos que solo interesan a los políticos por motivos de amiguismo tráfico de influencias, etc. El Gobierno quiere dar 5 millones de euros a la SGAE para compensar el fin del canon.

No sólo tenemos un problema económico. Tenemos un grave problema de confianza en nuestro país. Nadie, ni dentro ni fuera, entiende a que narices se han dedicado los políticos españoles en las últimas legislaturas. A nuestro enredo territorial autonómico hay que añadir los nombres de los últimos gobernantes a los cuales debemos esta imagen de país.

Si la justicia estuviera al servicio de los ciudadanos, los responsables de esta situación estarían en la cárcel, pero el único derecho que nos asiste ante esta justicia es pagarla. Al igual que otros servicios esenciales, la pagamos dos veces: Una con nuestros impuestos y otra cuando necesitamos de ella.

3.000 euros por investigar si Zapatero mintió El juez exige una fianza a Manos Limpias por su denuncia contra el expresidente del Gobierno y Salgado por ocultar la cifra real de déficit

Cada vez me apetece menos escribir sobre la triste situación política y económica. Algunos de mis últimos artículos fueron igual de amargos que este:

Es muy deprimente, pero creo que hay que seguir denunciando esta situación, porque si los ciudadanos no salimos de nuestro pasotismo actual, los políticos no harán nada salvo proteger sus inmerecidos privilegios, sus dineros y los de sus amiguetes.

Hay que acabar con el clima de absoluta impunidad en el que vivimos.

Yo espero que por una cuestión de elemental supervivencia, la gente olvide sus miedos y sus odios, sus rencores, deje de votar a los partidos más corruptos, y empiece a probar nuevas opciones electorales que no tengan detrás una historia de corrupción infame como la del PP o la del PSOE entre otros muchos.

Mirando las caritas de algunos niños que padecerán una dura infancia, debería quedarnos claro que los errores en las urnas se pagan muy caro.

No nos dejemos envenenar por los discursos del odio y del miedo de aquellos que miran siempre al pasado para manipular nuestros sentimientos.

Recuerda sus mentiras y #nolesvotes nunca más.

La traición política a los ciudadanos.

Ayer no pude terminar el artículo porque estaba demasiado cabreado por lo de Bankia y por lo que está por venir. Creo que en el título ya se me nota un pelín tostadito, pero intentaré controlarme, hoy lo llevo mejor.

Lo que está ocurriendo en Bankia no solo es un desastre financiero de primer orden. Mirando en las entrañas de Bankia nos damos cuenta de que el problema es mucho peor.

Las cajas que integran Bankia tienen un político por cada 50 trabajadores

Bankia es una buena clave para entender la causa principal de esta crisis. Estamos ante una crisis de todo el sistema provocada por la forma de entender la política.

Es decir, como la oportunidad de hacer trapicheos con amigos poderosos y forrarse uno mismo y a un montón de amiguetes. Toda la política está distorsionada por esos intereses personales y así nos va.

Para colmo de la desfachatez, en lugar de decirnos claramente que no se depurarán responsabilidades, nos dan una larga cambiada y nos dicen cosas como esta: Gallardón afirma que el ‘caso Bankia’ irá al Congreso ‘cuando sea oportuno’

Me parece gravísimo porque esto lo dicen los que tienen que más explicaciones tienen que dar.

Así no vamos bien. La ciudadanía española pese a recibir banderillazos y puyazos, permanece con la mirada fija en el engaño y si no reacciona a tiempo recibirá una bonita estocada en todo lo alto.

No todo el mundo se da cuenta de que lo que acaba de hacer Gallardón, no es otra cosa que reírse en nuestra cara. De hecho, ya nos avisan de que esto es solo el comienzo y que todo el sistema financiero se verá afectado.

La crisis no es para todos. Existe una clase que vive a expensas de otra:

Por una parte está la amalgama de los poderosos entre los que se encuentran, políticos y financieros en destacado lugar. Acompañándoles se encuentran el poder judicial, el poder mediático, y algún que otro lobby. Todos ellos conforman la nueva clase alta que aglutina todo el poder.

Toda esta estructura de poder está orquestada con el único fin de sacar cada vez un mayor  provecho de la clase trabajadora que es la clase que produce riqueza directamente. Todo ello está sirviendo para aumentar aún más el diferencial de riqueza entre la clase trabajadora y la clase alta. Con ello se disminuye aún más el precio de la mano de obra y la calidad de vida de los ciudadanos.

Una crisis capitalista normal reduciría los beneficios de las grandes empresas, pero esto no está ocurriendo. Lo que está ocurriendo es un traspaso forzado de la riqueza de la clase trabajadora a la clase capitalista minoritaria pero muy poderosa. A esto creo que podemos llamarlo robo. El capital no acusa la crisis porque gracias a los niveles de paro, están compensando el descenso del consumo con el abaratamiento de la mano de obra y las facilidades de despido.

Las desigualdades económicas entre el 1% más rico y el 99% más pobre, nunca fueron tan grandes como ahora. Las diferencias no solo han de medirse en términos de riqueza sino también en términos de poder. Si tuviéramos un sistema judicial realmente independiente y al servicio del ciudadano, la situación actual sería completamente diferente. El nivel actual de corrupción no puede entenderse sin la complicidad por acción u omisión de fiscales y jueces. En el origen de todo están los políticos.

No estamos ante una crisis del capital sino ante una crisis laboral gravísima originada por la traición política. Los problemas financieros no están pasando factura a sus responsables sino a los ciudadanos.

Para los ciudadanos esta crisis significa que unos pierden su trabajo, otros sus casas y los que más suerte tienen ven reducidos sus ingresos y aumentados sus impuestos y sus horarios laborales para poder pagar a los culpables de esta crisis.

Para los capitalistas y especuladores las ganancias (que las hay muy importantes), son ganancias netas, y las pérdidas se esfuman porque se las endosan impunemente a la ciudadanía convirtiendo la deuda privada en deuda pública.

Lo de las facturas en los cajones durante años es la forma en que los políticos se cargan a las pequeñas y medianas empresas que hacen competencia a las grandes, pero son las que generan más empleo. No han hecho nada para evitarlo.

Tenemos bancos que hacen las mayores barbaridades porque para eso tienen un tamaño tal que no se les puede dejar quebrar. El que paga las consecuencias siempre es el ciudadano.

Estamos ante un conflicto con muchas bajas. Me refiero a millones de vidas destrozadas económicamente. Se ha cercenado el futuro a una generación completa de españoles a costa de los pelotazos de la clase alta y de los políticos.

La crisis se ha cebado especialmente con todo el sur de Europa, pero nuestro nivel de desempleo es incluso superior al de Grecia.

La impotencia de la ciudadanía es total ya que si bien dispone de las urnas, el nivel de manipulación es tan grande que únicamente logramos elegir a nuevos traidores a la democracia cada cuatro años. Estos interpretan el mandato como un cheque en blanco por cuatro años.

Si tenemos en cuenta quien generó la crisis actual, la impunidad absoluta de los culpables y quién pagará las consecuencias de esta crisis (que no hace otra cosa más que profundizarse año a año), comprenderemos la realidad. Estamos ante una lucha de clases porque la crisis no es para todos.

La manipulación es letal para la ciudadanía:

Los únicos que parecen haber sido capaces de reconducir una gran crisis de este tipo han sido aquellos que han logrado poner ante la justicia a los culpables. Estoy hablando de Islandia.

Por desgracia en España la situación es muy diferente de la de Islandia. Nuestra ciudadanía, en citas electorales, está resultando tremendamente fácil de manipular en comparación con la ciudadanía islandesa caracterizada por un alto nivel cultural.

Solo el bajo nivel cultural y el miedo cuidadosamente dosificado en el veneno político, pueden explicar que la gente siga votando a partidos mentirosos, corruptos o antidemocráticos como PP, PSOE, CiU, o PNV entre otros. Un miedo fruto de la ignorancia y de la intoxicación en la cual los poderes mediáticos han tenido mucha responsabilidad al tratar estos temas y alimentando la crispación entre bandos políticos donde todos son traidores a la ciudadanía.

No es cuestión de ideas políticas ni de partidos. Es cuestión de impunidades ante la permanente escalada de traiciones políticas desde aquellos que ostentan el poder. Todo ello con independencia de sus ideas que a la vista de sus actos han pasado a ser meros instrumentos de manipulación.

Los países donde la crisis se ha cebado con más dureza han sido aquellos donde sus ciudadanos se han dejado manipular con más facilidad. En España se ha intentado contrarrestar esto con movimientos como el 15M. Algo es algo, pero si no se consigue que la gente deje de votar a partidos corruptos, el 15M servirá de poco.

La gente debería entender que cualquier partido político que no haya tocado poder, será mejor en estos momentos que cualquier otro que lo haya tenido y lo haya para lucrarse o para beneficiar los suyos y a las amistades del gran capital que siempre agradece estos favores.

La reelección de los partidos corruptos, es la siembra para corrupciones aún mayores porque van atesorando poder, influencias y perfeccionando estrategias. Nuestra ruina es la consecuencia de ello.

Espero que las redes sociales sirvan para desintoxicar todo el veneno que estos políticos han estado administrando a sus ciudadanos, porque solo así les llevaremos a lugar que les corresponde, tal como hicieron en Islandia, y que no es otro que la cárcel.

Página 1 de 17

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén