Blog multi-temático de Antonio Castro

opinión, literatura, ciencia, tecnología, ciencia ficción, autoedición, política, ateismo, actualidad

Etiqueta: bipartidismo Página 1 de 3

Los partidos más votados (bipartidismo y nacionalismo) son también los más favorecidos por la ley electoral.

No me parece casual que los partidos más beneficiados por la ley electoral sean los más corruptos y los que más tiempo lleven en el poder.

Quizás llevemos demasiado tiempo votando mal y deberíamos empezar a cambiar nuestras costumbres electorales antes de alcanzar una situación de no retorno en lo relativo a la pérdida de libertades.

El voto útil es el que se impone en las urnas, pero no es otra cosa que el voto del miedo y del todo vale. La actualidad viene demostrando que el voto útil (votar opciones mayoritarias aunque no lo merezcan) es un voto suicida.

En lugar de votar al partido idóneo estamos votando al segundo menos malo. Lo hacemos así como mal menor para que nos proteja del que nos inspira más temor, pero las diferencias entre el peor y el segundo menos malo, vienen siendo cada vez más insignificantes y así nos va.

Estamos en democracia y todo el mundo puede votar lo que quiera, faltaría más…, pero desde un punto de vista ético y social, algunos partidos merecerían ser considerados por la gente más sensata como invotables por su reciente pasado político.

Como ya hemos dicho, los ciudadanos ante la falta de normalidad democrática votan lo que menos miedo les da y lo llaman voto útil. Es el peor de todos los votos porque ha permitido a los partidos actuales gestionar su continuidad invocando a los fantasmas del miedo.  El voto útil a convertido a nuestros partidos, en expertos gestores de nuestros miedos para su propio beneficio y para perpetuarse por turnos en el poder.

La actual crisis global no es solo de tipo económico. Sus nefastas consecuencias en todo el mundo tienen mucho que ver con la disfuncionalidad democrática de unos paises cuyos gobiernos han perdido poder ante las grandes entidades financieras y multinacionales.

En España estamos siguiendo los mismos patrones equivocados que en otros países de nuestro entorno. La solución en teoría es sencilla, castigar en las urnas a los que están destrozando el estado del bienestar en su propio beneficio. Será complicado que la situación mejore si en nuestras citas con las urnas no vencemos nuestros miedos.

Estamos votando a partidos que han cedido ante poderosas empresas cuyos intereses poco tienen que ver con el interés general.

Lo primero que necesitaríamos como votantes sería tener clara cuales son las circunstancias que deberían convertir en invotable a un partido con un pasado más que decepcionante. Ciertas prácticas políticas son merecedoras de tolerancia cero en democracia y votar a aquellos que traicionan la democracia es algo que no nos podemos permitir.

Deberíamos marcarnos unos límites estrictos de aceptabilidad que fueran compatibles con una democracia sana:

Cualquier partido afectado por casos importantes de corrupción debería quedar descartado para cualquier votante responsable. La castaza con su aforamiento goza de un régimen jurídico privilegiado que explota para sus felonías. Las personas imputadas y con causas orales abiertas deberían quedar fuera de la posibilidad de presentars a ningún tipo de elecciones. Las listas electorales deberían ser abiertas. La corrupción en España no es el chocolate del loro como se hartaron de decir. Es el cáncer de la política.

CONCLUSIONES:

Estas son unas pocas reflexiones personales y una llamada a la responsabilidad a la hora de votar.

Los partidos grandes se han parapetado bajo unas leyes electorales y bajo una serie de privilegios legales que les favorecen. Cada vez son más antidemocráticos.

El voto a un partido es un premio que debe merecerse y si ninguno lo mereciera, la próxima vez deberíamos declarar ese premio desierto por simple coherencia y sentido común. La buena noticia es que las encuestas auguran un fuerte descenso del bipartidismo en toda Europa en general y en España en particular. No seamos los últimos en quitarnos la venda de los ojos.

No se puede engañar a todo el mundo todo el rato con el mismo truco.

Sobre la actitud de Rubalcaba cargando contra el PP por unos papeles con letra de Bárcenas y su repercusión mediática hayderecho.com hace algunas reflexiones:

¿Por qué los partidos creen que somos tontos?

…, hay un Auto judicial, el de la Magistrada Mercedes Alaya, Magistrada Juez del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, en relación con el denominado caso de los ERE, de 24 de abril de 2012 donde se dice:

“El diseño de este instrumento [un convenio entre la Consejería de Empleo y el Instituto de Fomento de Andalucía] pretendería además institucionalizar la arbitrariedad y la discrecionalidad en la concesión de las ayudas públicas, y por ende, permitir un uso extraordinariamente abusivo en el manejo de los fondos públicos, pues al no existir controles y estar las citadas ayudas huérfanas del procedimiento legalmente exigible, podían regalarse las mismas fraudulentamente a un extensísimo grupo de personas físicas y jurídicas, cuyos privilegios procedían de ser personas o entidades próximas a los cargos de la Junta de Andalucía y del PSOE andaluz,…

Tengo la sensación de que el PP y el PSOE no han abandonado la estrategia del «tú más que yo» que tan buenos resultados electorales les viene proporcionando como únicos partidos que se van turnando en el poder para gobernar España desde que desapareció la UCD.

De hecho, ayer cansada de que el PSOE se apunte como méritos los deméritos del PP y viceversa, la gente echó de la manifestación a López Aguilar del partido socialista.  Tanto el PP como el PSOE deberían ser muy conscientes de que no se puede engañar a todo el mundo todo el rato con el mismo truco.

Resulta básico entender que la actual castaza política, aún siendo consciente de sus problemas, no puede solucionar nada, porque forma parte del problema y solucionarlo implicaría una forma de suicidio político que evidéntemente no va a ocurrir.

La regeneración ha de ser democrática y pacífica para que sea duradera, y eso solo puede hacerlo un partido virgen en el ejercicio del poder y que empiece metiendo en la cárcel a todos los delincuentes de guante blanco que nos han llevado a la ruina. No puede haber excepciones de impunidad para nadie. Ni siquiera para la infanta en el caso Urdangarín si se demuestran responsabilidades.

Un país con impunidades no saldrá adelante jamás y en esto los jueces pueden y deben marcar la diferencia, y si no lo hacen, estarán invitando a la violencia social por que toda resignación ante la injusticia tiene su limite. De momento estamos asistiendo al drama de los suicidios de personas hipotecadas, y asistir a eso y no hacer nada es jugar con fuego. Durante el primer trimestre de 2012 cada día se produjeron de media unos 517 desahucios en España y detrás del el 34% de los suicidios en España existe un desahucio. Estamos viviendo una situación intolerable de genocidio financiero que tiene que terminar ya mismo.

Se lleva mucho tiempo infravalorando el problema de la corrupción calificándola como el chocolate del loro. Un chocolate carísimo en algunos caso, pero aún así el efecto perjudicial mayor no está en las pérdidas ilícitas directas, sino en el efecto de la podredumbre de la corrupción en el ámbito de las decisiones políticas. Es decir, si quieres el proyecto deberás pagarme un 4% o este proyecto se lo voy a dar a un familiar mío, son el tipo de decisiones que provocan que muchos proyectos cuesten el cuádruple de lo que costarían en condiciones normales, y que además terminen en rotundo fracaso.

Levantarse con la corrupción, acostarse con la miseria

Lo que los españoles sacan de la corrupción no es sólo el daño económico directo que ocasiona la malversación del dinero público y la elefantiasis administrativa, sino la pérdida de foco sobre los problemas reales de la economía, situación que agudiza nuestro empobrecimiento

Lo que está ocurriendo es que ante la crisis, se han dedicado a intentar paliar los problemas de aquellos que la causaron, porque poder financiero y poder político están totalmente amalgamados. Las terribles consecuencias pasan factura a los más débiles que después de quedarse sin trabajo y sin casa, empiezan a entender que tanto el PP como el PSOE forman parte de esa misma amalgama de poder político y financiero que les asfixia.

El presidente del PPSOE podría ser Rajoy, Zapatero, Aznar, Rubalcaba o Emilio Botín, y nada cambiaría. Todos ellos nos han tomado por tontos.

Es algo muy a tener en cuenta para futuras elecciones.

 

 

 

Derechas e izquierdas en España cómplices de la estupidización social.

La obsesión por empaquetar las ideas en dos bandos ideológicamente disjuntos donde cada idea es agitada como una bandera, conduce directamente a la estupidización social y al simplismo.

Los políticos empaquetan ideas para poder hacer su oferta ideológica, pero comprar ideas empaquetadas es una estupidez. Todas las ideologías se inventaron para manipular.

Anulación de la normalidad democrática mediante odios y miedos:
Para que una democracia funcione debe de existir normalidad democrática. Una sociedad envenenada con ideologías sin puntos de conexión entre ambas, conduce inexorablemente a la división social que es la fórmula que la ingeniería política ha usado para blindar el bipartidismo, cargarse la normalidad democrática y aparentar que las urnas sirven para algo.

El PP de Rajoy y el PSOE de Zapatero no han seguido una trayectoria tan diferente. Impuestos, gasto público, política antiterrorista, cultura, indultos a corruptos. Zapatero quiso congraciarse con los mercados, y Rajoy quiso congraciarse con la izquierda moderada.  No lo han conseguido porque ha primado el miedo y el odio que ellos mismos sembraron fomentando la crispación en temas enormemente sensibles desde ambos lados.

La fidelidad en ambos se ha fortalecido gracias al miedo mutuo. Miedos y odios van siempre de la mano.

Esta crispación social blinda la estabilidad y la fortaleza del bipartito a cambio de cargarse a España. Sus intentos por no perjudicar a España tanto de Zapatero como de Rajoy se diluyen en un océano de odios y miedos mutuos creados por ellos mismos.

Corrupción:
Todo lo que tocan PP y PSOE lo corrompen. En Andalucía ha ganado la izquierda, pese a que en esta comunidad la corrupción ha sido enorme. En el escándalo de los EREs, el  fondo de reptiles, ascendió a 648 millones de euros, de los cuales 560 se utilizaron para pagar las prejubilaciones.
Se ha premiado la corrupción en Andalucía de la misma forma que se ha premiado la corrupción en Valencia o el despilfarro en Cataluña.
La corrupción ha encontrado el medio de división social propicio para la impunidad de sus excesos. Estos han alcanzado, por acción o inacción, a las más altas instancias del poder. La corruptocracia es tan grande que se come casi toda la riqueza que los trabajadores generan.
La estupidización y fanatización de la sociedad:

España esta dividida en borregos rojos y borregos azules, que se odian mutuamente. Eso se ve desde fuera de España incluso con más claridad que aquí mismo.

La consecuencia es un descrédito internacional muy importante que nos penaliza económicamente en estos momentos en la valoración de nuestra situación económica y nuestra capacidad de salir de la crisis.

El odio y el miedo nos está arruinando socialmente y económicamente, pero a pesar de ello continuamos comprando los venenos que nos obsequian nuestros políticos con lo que ellos llamarían voto útil y que no es otra cosa que el voto del miedo. El peor de todos los votos porque anula la razón.

Así se explica que los borregos rojos votaran al PSOE en Andalucía, y que los borregos azules votaran al PP en Valencia, por poner un par de ejemplos claros.

A todo político que haga obsequio de crispaciones y de odios habría que mandarle al olvido. Me canso de decir que PP y PSOE no son iguales, pero sí que son igual de invotables.

#NoLesVotes #VotaAotros

 

 

Elecciones, qué asco.

Deberíamos estar en la fiesta de la democracia por excelencia, pero en vísperas electorales  España entra en un ambiente de descalificaciones y odios que asquea bastante. Este ambiente es el propicio para crispar a una sociedad y así manipularla.

No es mi objetivo en este artículo ser demasiado racional y objetivo. Me basta con desahogarme, porque estoy un pelín harto.

PP y PSOE se han convertido en maestros de la manipulación, y dedican el 99% de su esfuerzo político a eso y a sus chanchullos. El restante 1% lo dedican a gobernar para que parezca que hacen algo.

Volverá a ganar el bipartito PP-PSOE. Son los que llevan más tiempo en el poder. No son alternativa el uno del otro, pero eso es lo que venden ambos. No son lo mismo. Pero son igual de invotables. Han elevado el término de amiguismo a una nueva categoría de arte. En eso si estamos en la Champions League.

Hay una parte del país que vive de los chanchullos y de los favores y la otra que sufre por ello.

En vísperas electorales se dedican al arte del todo vale. Nos toman a todos por idiotas, pero masivamente la gente les vota por miedo a que gobierne la otra parte. Han educado a los españoles en la intolerancia y en el fanatismo político. Han reabierto las heridas más profundas. Han puesto una cadena a la justicia.

Usan del terrorismo, y de otros temas muy sensibles para sus campañas, evitando cuidadosamente ponerse de acuerdo en los temas de estado que requieren mayor consenso.

Y tú más, y tú lo hiciste antes. Cruce de acusaciones y denuncias ¡Cansinos!

PP y PSOE. Iros a la mierda los dos.  #votaaotros

Página 1 de 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén