La presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Ángeles Pedraza, cree que se podrían hacer «otro tipo de cosas para recordar el 11-M», y en efecto el documental es de pésimo gusto, pero yo voy a ser más contundente.

Dado el progresivo descrédito de la versión oficial, lo que va a hacer Telecinco es contribuir a un clima previo a la finalización de la sentencia contra Sánchez Manzano en el actual proceso instruido por la juez Coro Cillán.
Jamal Zougam

La historia dramatizada de Telecinco sobre el atentado del 11M basada en hechos probados judicialmente, evitará pronunciar el nombre del único condenado por la comisión de 193 asesinatos a 42.000 años de cárcel de los que ha de cumplir 40 en régimen de incomunicación y la sentencia ya es firme, dado que el tribunal supremo la ratificó y el TC no admitió siquiera el recurso. Se ha recurrido al tribunal de Estrasburgo, pero eso no hace menos firme ni menos dura la condena. Pasa 20 horas al día en la celda, lleva 7 años, y está enfermo.

A pesar de ello Telecinco no mencionará el nombre de Jamal Zougam porque está vivo y podría defenderse. De los que si hablará dando nombres es de los que ya no pueden hacerlo porque explotaron en Leganés.

Sobre la situación de Jamal Zougam os recomiendo 38 minutos de entrevista de Luis del Pino a sus abogados Francisco Andujar y Eduardo García. y en su Blog Luis del Pino comenta sobre la miniserie de Telecinco.

Creo que Luis del Pino ha sido un periodista muy denostado por muchos compañeros de profesión que prefirieron ver los toros desde la barrera. En especial le hicieron el vacío cuando terminó el juicio del 11M, pero poco a poco ha ido recuperando la credibilidad y su imagen simplemente manteniendo sus posturas y esperando a que nuevos hechos continúen conociéndose.

He de reconocer que en su momento yo también me creí la sentencia del macro-juicio pese a que cosas muy importantes no me cuadraban. Lo que más me extraño fue que no se dedujera testimonio contra un Sánchez Manzano que sembró sus intervenciones de absurdeces infumables.

El vídeo sobre el hallazgo de DNT me devolvió a la incredulidad absoluta en la versión oficial de donde nunca debí salir.

No pretendo acusar a nadie, porque son temas muy serios y muy delicados pero si que puedo expresar mi opinión sobre la situación judicial del 11M.

Ni la instrucción de Juan del Olmo, ni los tres jueces del macro-juicio con Bermúdez a la cabeza, ni el señor Garzón con el papelón del ácido bórico, me inspiran confianza. Sé que he nombrado a muchos jueces, pero es que ya soy incapaz de ver lo que hay que ver en muchos de ellos. Mi opinión sobre estos jueces es de lo peorcito.

Tampoco me parece razonable lo ocurrido con los jueces progresistas del TC que legalizaron a Bildu, y lo peor de todo es que si no confiamos en la justicia ¿Qué queda? ¡NADA! Porque así las cosas la gente puede terminar dando más valor a lo que publique Telecinco que lo que sentencie la juez Coro Cillán.

Jamal Zougam pieza clave que Telecinco no mencionará:
Creo en la inocencia de Jamal Zougam. Creo que su raza y regentar un negocio de venta de tarjetas fueron determinantes a la hora de servir de cabeza de turco y no comparto vuestro pesimismo.

Lo digo porque la consideración de Jamal Zougam como yihadista con anterioridad al 11-M, proviene de unas supuestas relaciones de su hermanastro Mohamed Chaoui con los hermanos Kamal y Mohamed Chatbi. Relaciones que nunca llegaron a ser demostradas.

Dado que creo en su inocencia, ese hombre debería salir de la cárcel, no sé cuándo, pero sería una barbaridad que cumpliera íntegra una condena tan dura cuando creo que no tuvo nada que ver.

Fue arrestado el 13M, no como autor, sino por colaboración con banda armada, por vender teléfonos móviles que se usaron en los atentados. Fue detenido porque se encontró un teléfono móvil en el interior de una mochila con explosivos aparecida en la comisaría de Vallecas sobre la cual no existe cadena de custodia.

La versión oficial dice que se vendió un grupo de tarjetas a un grupo de terroristas, y más tarde lo incluyen a él como terrorista. Es decir, dejan pistas documentales perfectas de lo que van a hacer autoinculpándose.

Más tarde aparecieron testigos que dijeron que le habían visto en los trenes con descripciones de ropa muy diferentes. Ha sido condenado como autor de los atentados únicamente por la existencia de testimonios que le sitúan en los trenes, aunque no colocando bomba alguna. Hay testigos que lo sitúan en otros escenarios que no fueron considerados creíbles por el tribunal. Los dos testigos que le acusaron, resulta que tienen relación entre ellos.

Según la versión oficial los autores del atentado debieron estar en Morata de Tajuña el día anterior preparando la bomba, pero Jamal Zoudam acudió al gimnasio de la plaza Elíptica a hacer deporte de 10 a 12 de la noche, y fue visto por varios testigos cuyos testimonios no fueron tomados en consideración, pero la policía lo sabía porque estuvo allí y al parecer incautaron los registros informáticos, que podrían haber servido de coartada a Jamal Zougam. Luego fue su casa y los miembros de su familia intentaron testificar a su favor, pero al parecer, el juez instructor no lo permitió. En la sentencia del macro-juicio se desacredita a estos testigos afirmando que no testificaron antes y no se menciona que intentaron hacerlo y que afirmaron que el Juez del Olmo lo impidió.

No hay pruebas físicas contra él, ni pruebas de comunicaciones telefónicas, pero las tarjetas de su tienda aparecieron en unos móviles que no necesitaban tarjeta para funcionar como despertador. La versión oficial dijo que se usaron como temporizadores. De haber sugerido otra cosa, faltaría por acreditar la llamada que activó las bombas. Al menos sabemos que eso no ocurrió.

Para inculpar a los islamistas se fue improvisando chapuza tras chapuza, pero coló. Yo pongo el énfasis en la actuación judicial porque son ellos los que tienen que velar por la verdad. Yo no veo la verdad del 11M por ninguna parte, y tengo que aguantar que Telecinco eche más mierda sobre el asunto y puede hacerlo porque existe una sentencia que considera ciertos hechos probados.

La sentencia dijo que: Toda o gran parte de los explosivos que explosionaron en los trenes el 11 de marzo y la que explosionó en el piso de Leganés fue Goma-2 ECO procedente de mina conchita. No se sabe con absoluta certeza la marca de la dinamita que explotó en los trenes, pero todo o gran parte de ella procedía de mina conchita., pero la conexión probatoria entre lo que explotó en los trenes y Mina Conchita no existe.

Las grabaciones de vídeo de la pericial que fue ocultada a la opinión pública y a las partes por el señor Gómez Bermúdez, muestran el desconcierto y la preocupación de los peritos de la Policía y la Guardia Civil cuando apareció de forma reiterada un componente que no está en la Goma-2 ECO y sí en el Titadyn. El jefe de la pericia, Alfonso Vega, exclamó: «Esto hay que confirmarlo… Entonces, en este caso… puede que haya otra carga explosiva. Y ya empiezo yo a dudar de los Tedax y a cagarme en la madre que los parió» / Mientras la sentencia dice que «los ftalatos son componentes de la Goma-2 ECO y no del Titadyn», los peritos coinciden en que «no los puedes atribuir a un explosivo» porque «son ubicuos, están en todas partes»

El señor Bermúdez tendría sus motivos para ocultar ese documento, y no digo que tuviera obligación de mostrarlo, ni de hacer las preguntas adecuadas a los peritos, pero así las cosas llegamos a que el tribunal considera probados unos hechos (los que veremos en Telecinco) que a mí me importan más que lo que diga un tribunal por alto que sea.

Ni se me pasa por la cabeza acusar a un sólo juez de prevaricación en base a la credibilidad que le merezcan unos testigos, pero yo opino que el señor Bermúdez ha quedado muy descolocado después de que se conociera la existencia de ese vídeo que intentó ocultar, porque gracias a eso quizás pensó que podía hacernos comulgar con unas ruedas de molino como la del Ftalato y la Goma-2 ECO. Ese temita plasmado en la sentencia, es la clave de todo, y se considera probado, pero como mínimo necesita una explicación. Es como si me dicen que el explosivo fue Goma-2 ECO porque apareció purpurina. No digo yo que no, pero me lo tendrán que explicar de forma que tenga algo de lógica.

PD:
Luis del Pino me comenta que ha leído mi artículo y escribe a su vez otro artículo en donde me da réplica a mí y a Luis Alvaro, sobre el tema delicado de hablar de Jamal Zoudam como si fuera una víctima. Entiendo perfectamente su postura y entiendo porque es un tema sensible para las víctimas. Jamal Zoudan tiene sobre él una sentencia firme y sería de pésimo gusto meterlo en un mismo saco con las víctimas del 11M. Insisto una vez más, se puede opinar que es un cabeza de turco y una víctima del sistema judicial, pero no se puede decir que sea una víctima del 11M. Un mínimo matiz como ese lo cambia todo.
Jamal Zougham y las víctimas del 11-M

PD 6-dic-2011:
Yo creo que si el único condenado como autor material de la masacre del 11M tuviera dinero, estaría libre.

Los testimonios oculares contra Zougham
Casimiro García Abadillo ha viajado a Rumanía para hablar con el testigo protegido R-10, uno de los tres testigos que sirvieron en el juicio de la Casa de Campo para afirmar que Jamal Zougham fue el colocador de una de de las bombas del 11-M.
[…]
El testigo protegido R-10 ni siquiera llegó a ratificar durante el juicio su declaración policial, por la sencilla razón de que no acudió a prestar testimonio a la Casa de Campo, por haber vuelto a Rumanía.
[…]
– en primer lugar, el testigo reconoce que no está 100% seguro de que fuera Zougham la persona que vio.
– en segundo lugar, el testigo dice que es falso que él reconociera fotográficamente a Zougham ante la Policía el día 16 de marzo, tal como la Policía sostiene.
– en tercer lugar, el testigo dice que la persona que él vio era de pelo muy liso, mientras que Zougham lo tiene bien rizado.