El deshielo de los polos ocurre a mayor velocidad de la prevista.

Emisión de carbono fósil a la atmósfera desde el año 1800.

Emisión de carbono fósil a la atmósfera desde el año 1800.

El efecto invernadero lo hemos provocado nosotros, y podríamos estar condicionando la supervivencia de generaciones futuras porque estamos jugando con el planeta como si fuéramos auténticos aprendices de brujos irresponsables.

El deshielo de los Polos se acelera más de lo previsto

Las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida se están fundiendo de un modo bastante más irreversible y más acelerado de lo que se esperaba, ha advertido la agencia espacial norteamericana (NASA), tras cerca de veinte años de observaciones de sus satélites (1992-2009). El temido impacto del deshielo en el nivel del mar puede dejarse sentir mucho antes de lo que previeron los expertos de la ONU en 2007.

Desconocemos las repercusiones a largo plazo de las políticas energéticas actuales. El deshielo de los polos, favorecerá un aumento de la temperatura global por disminución de albedo.

En 2010, el deshielo de Groenlandia estableció un nuevo récord
Durante el año 2010, la capa de hielo que cubre Groenlandia se derritió a un ritmo récord. Este hecho podría ser el inicio de una subida importante del nivel del mar en las próximas décadas. Estas son las conclusiones de un estudio realizado el año pasado y financiado por la ONG ‘World Wildlife Fund’, la NASA y la fundación ‘National Science Foundation’.

En el año1950 las emisiones de CO2 a la atmósfera se dispararon como resultado de la actividad industrial. El resultado es el calentamiento global por efecto invernadero.

Un ejemplo de realimentación positiva sería la disminución del efecto albedo (reflexión de la radiación directa por el hielo blanco al exterior del planeta). Esto provoca más calentamiento global que a su vez provoca más deshielo, y así sucesivamente en un bucle sin fin, apartándonos de una situación de equilibrio climático a la cual podría ser imposible volver, y que podría poner en riesgo nuestra supervivencia como especie, dado que desconocemos cuáles serían las nuevas condiciones de equilibrio climático.

En estos momentos las políticas energéticas están cercanas a sufrir una fuerte reconversión que convendría anticipar, porque las consecuencias del abuso del consumo de energía contaminante son muy graves.

Si la extracción de petróleo continúa al mismo ritmo que los últimos años, las reservas mundiales durarían unos 50 años.

No es mucho, pero no deberíamos esperar tanto porque ya se han puesto en marcha varios mecanismos de realimentación positiva del calentamiento global.

Share

Esta entrada fue publicada en Medio-ambiente y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>