Crisis vs. estallido social.

Manifestacion Democracia Real Ya

Manifestacion Democracia Real Ya

Esperar a que todo se arregle solo:

Hace ya bastante que comenzó esta crisis que fue largamente anunciada por unos y negada por otros. Las mismas razones que impidieron evitarla están contribuyendo a empeorar el problema.

Las medidas actuales parecen ir encaminadas a conseguir lo mismo que cuando se negó la llegada de la crisis. Parece que están jugando a conseguir algo de tiempo para retrasar la peor parte de la crisis, pero eso se parece mucho a la fase de negación previa de la crisis esperando que no llegue.

El no atajar la raíz de nuestros males, podría convertir esta caída en una caída a cámara lenta, pero seguramente la haría más profunda y duradera.

¿Dónde están los culpables?

Sabemos quienes son los culpables de la crisis, y no sólo gozan de libertad, sino que se mantienen en activo medrando por sus propios intereses escasamente compatibles con el interés general. Ahora los llaman los mercados en un intento de despersonalizar a los culpables, pero sus políticas tienen nombres y apellidos aunque no siempre sean famosos.

¿Por qué se les permitió causar la crisis? ¿Por qué una vez causada la crisis, se les permite continuar en sus puestos?

Los políticos no son parte de la solución, son parte del problema:

Los políticos que gobiernan en las democracias actuales inmersas en una economía de mercado global, se han dado cuenta, de que estar a la cabeza de la productividad y de la competitividad tiene premio, pero no se han dado cuenta del precio que conlleva ese premio, porque eso lo paga una clase media venida a menos. Han elegido satisfacer a los mercados y explotar cada vez más a sus ciudadanos, y el resultado global es penoso.

Lo que no se dan cuenta, es que bajar cada vez más la calidad de vida de la clase media es algo insostenible.  La gente que apenas tenía tiempo para protestar por estar inmersa en un ambiente laboral bastante esclavizante, va pasando a una situación de paro masivo con gente muy cabreada y con mucho tiempo libre. Que la inmensa clase media pase a ser una clase cada vez más baja no es un asunto baladí.

Algunos dicen que no saldremos de esta crisis antes de 20 años, pero quizás esta pretendida caída de la economía a cámara lenta, dé paso a una dinámica mucho más explosiva.

Lo que más ayudaría a salir de esta crisis de forma más rápida sería llenar las cárceles de políticos corruptos, y de especuladores sin escrúpulos. Esto sería posible con un gobierno auténticamente demócrata.

La realidad es que nuestros gobiernos son aristocráticos, lobbycráticos, corruptocráticos, cleptopcráticos, y todo eso no deja espacio a una democracia real. Las instituciones ya apenas responden al interés general. Responden al interés de la clase política.

Estamos ante una nueva lucha de clases:

Estamos ante una inminente lucha de clases sociales, donde una minoría con poder (1%) se enfoca en asuntos como la democracia representativa, la productividad, el consumo, las fuerzas del orden, y en la competitividad, frente a otra clase social amplísima (99%) enfocada en las libertades, la democracia directa, la calidad de vida, la justicia, la salud, la educación, y la sostenibilidad.

Los porcentajes aludidos no pretenden ser exactos, es sólo una forma de ilustrar la idea y pretenden concienciar a una enorme masa dormida que no conoce su propio poder.

Parece absurdo que un 1% controle al 99%, pero siempre ha sido así, pero en mi opinión, será precisamente la falta de sostenibilidad y las injusticias lo que decidirá esta lucha de clases, y puede que no resulte agradable para esos estúpidos arrogantes del 1% que creen que tienen la solución a todo, y que no se dan cuenta de que son el problema de todo, no sólo del paro y de la dificultad del acceso a la vivienda, sino del cambio climático que está condenando a todo el planeta.

Si se dieran cuenta, las cárceles estarían llenas de personas a las que tienen por buena gente.

Por ejemplo una alcaldesa que promete austeridad y que se dispone a gastar un dinero que los madrileños no tenemos, en algo que no es de imperiosa necesidad, y que ni siquiera es seguro que se pueda conseguir, como lo es la candidatura a los juegos olímpicos.

Si los políticos estúpidos y arrogantes no son capaces de contener su natural tendencia a promover costosas memeces, alguien tendrá que hacerlo algún día, porque vamos de mal en peor.

Algunos tiranos en este año que acaba han terminado mal. Simplemente no han sabido medir el nivel de cabreo de sus súbditos, y en las democracias venidas a menos por la economía global, el nivel de cabreo también está alcanzando niveles peligrosos.

La falta de voluntad política para hacer justicia:

La única medida para salir de una crisis donde los políticos tienen mucha responsabilidad, no puede ser únicamente apretar el cinturón a la clase trabajadora, mientras reducen los beneficios sociales (salud,educación,justicia) o imponen el orden a porrazo limpio para controlar el descontento.

¿Qué les impide hacer justicia y penalizar a los culpables?

 

 

 

Share

Esta entrada fue publicada en Economía, Justicia, Política, sociedad, Todos los artículos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *